Mira cómo late mi corazón…

Bueno, creo que la cama de  fuego, esto… de lava, está cerrada. Cuando la veas le pides las llaves para poder verla y después me dices cómo es. Pero tu pídele las llaves, ¿vale?
Mira cómo late mi corazón…. pero miraaaa… ¿no ves? A ver ahora tu corazón… 
-¿Lo oyes?
– Claro.
Tus orejas que pequeñas son… cuando seas viejo se harán más pequeñas aún, como unos bastoncillos, así de pequeñas.
Ahora vamos a dormir…

Anuncios

Quiero dar amor…

… Me siento lleno de amor pero no sé cómo… no sé quién… no sé cuál… no sé dónde… no sé por qué no… Quiero darlo… Quiero regalar ese amor a alguien especial, pero no parezco encontrar a esa persona…
Sé que no debo adornar las palabras, pero tengo ganas de estar con alguien… Nunca me he sentido a gusto con alguien del todo…
Cuando a alguien le atraigo; a mí no me atrae… o viceversa. O en ambos casos no hay “feeling”: casi mejor, ya que así ninguna persona lo pasa mal.
Me encantaría encontrar a esa persona que me complemente y me comprenda profundamente. Tengo muchas ganas por compartirlo todo con ella.
No sé cómo vendrá… cómo será… Siempre he imaginado cómo debía ser… Pero quizá ese es el problema. Algo tendrá que haber en común para que haya conexión… sino no tiene sentido todo esto.
… Quiero dar mi amor, mi alma gemela… pero no la encuentro en este paisaje lleno de árboles y agua.

Iones

Leyendo dentro de tu alma, encuentro lunas llenas,
llenas son tus palabras, leyendo en tu karma.
Ilusiones magnéticas, tus gestos me muestran… lo que no contemplas.
Me siento tan sereno a tu lado, tan grande, tan eterno, cumpliendo mis sueños, recibo los dones
que un día siguieron el rastro de tu cabello.
Vidas y vidas resuenan en tu silencio,
sonrisas del viento, sonrisas de cientos de miles de años me representan aquí, en este espacio.

Sentimientos encontrados… Luv N.

Cuando uno es de una manera parece extraño que se sienta de otra manera diferente a como es. A veces ocurren estas cosas y te preguntas por qué ocurren, por qué si eres así, en este momento determinado te sientes asá. Es para mí muy complejo este tema ya que me toca personalmente muy dentro y el terremoto interior de uno mismo lleva al crecimiento personal siempre.
Siempre se dice que de las crisis se aprende, que son para evolucionar y para mejorar en esta vida. En ellas creo como algo positivo, constructivo. No pienso que las cosas que salen como no me gusta que salgan, sean negativas. Tendemos a creerlo siempre, pero no es así. De ellas se aprende lo que no vemos, lo que no estamos acostumbrados a observar desde ese punto de vista, nos sirve para cambiar y mejorar.

NYC

Vivo en las afueras de una ciudad muy grande. Me cuesta despertarme por las mañanas para ir a trabajar porque tardo casi dos horas en llegar. Y sólo de pensarlo me arrepiento de haber cogido ese trabajo tan lejano a mi entorno habitual. Todos los días cojo el metro para ir y volver del trabajo y como estoy en una pequeña casita suburbana, me desplazo diariamente hasta el centro, haciendo varios transbordos entre líneas de metro y buses.
Mi vida es bastante tranquila. Vivo solo en mi pequeña casa de campo en las afueras de una gran ciudad. Me dedico a escribir cuentos para niños de siete a ocho años. Sé que es bastante extraño la franja de edad, ya que te podrás preguntar por qué no escribo en general libros para niños de cualquier edad… Te respondo; pues porque siempre he soñado con llegar a esa edad y no seguir creciendo. Me dijeron una vez que a los siete, a lo sumo ocho años, se pierden la inocencia de manera repentina… Y creí profundamente a la persona que me lo comentó.
El no volver a crecer es algo innato en mí, el mantenerme siendo pequeño como un niño que vive sin miedo… Me dijeron una vez que todos los niños cuando se convierten en adultos, es decir, cuando sobrepasan la edad de los ocho años, se hacen huraños y dejan de comprender la vida como algo mágico. Descubren el dolor, la maldad y todas las cosas que hacen daño al mundo. Por eso el mundo está lleno de personas llenas de odio, porque no creen en la magia de la vida, porque la han perdido completamente… Se han vuelto locos.
A veces las personas dicen que el único loco que existe en el mundo soy yo, pero creo que no es así. Tengo mis argumentos para decirlo. Hay algo interno en mí que me dice que voy por el buen camino, por el camino de una verdad que va más allá de lo comprensible. Y eso ya me sirve para creer en ello.
Decidí vivir solo porque nadie entendía mi filosofía de vida. No suelo ser muy sociable y mis metas difieren de las de los demás.

¿Eres un pasaje incierto?



Me levanto pronto por la mañana con el sonido del despertador.


Ayer me compré unas playeras por la tarde por veinte euros en una tienda. Me gustan tanto que me las pongo hasta para estar en casa. Mi gato me dice que no es adecuado eso, pero le digo que me apetece probarlas para ver si me hacen daño para poder descambiarlas después.

Después de la pequeña siesta, con playeras incluidas, me pongo a merendar y salgo a la calle sin vestirme. Me pongo un abrigo pero se me olvidan las lentillas viejas y no percibo que hay poca luz afuera. Entonces miro a mi alrededor y percibo la oscuridad más oscura inimaginable.  

” Creo en fantasmas… ¿Acaso tu no crees en ellos? “

Me despierto del largo sueño irreemplazable.