No hay lágrimas de papel

Me pregunto por qué mantenemos las mismas costumbres: por la tradición, por ser algo que en la familia ha estado siempre ahí, por miedo al qué dirán…

Se debería entender que eso no es lo más importante. Que lo importante, en realidad, es ser uno mismo, poder ser libre. Decidir lo que uno quiere en cada momento, sería lo ideal.

Anuncios

‘La gran belleza’ (Paolo Sorrentino, 2013)

“Basta con cerrar los ojos. Está en la otra parte de la vida”

Louis-Ferdinand Céline.

Te llevan hacia parajes desconocidos donde no encuentras tu lugar, donde desconoces la esencia de las cosas que más te importan. No sabes hacia dónde, pero te enseñan los lugares más desolados del mundo y no los puedes ni recordar, porque no has vivido en esa época romántica, idílica.

Sales del tren y te sumerges entre árboles medio secos, en pasajes de un mundo que fue y ya no es.

Y sigues viviendo dentro de una burbuja llena de bruma, completamente obnubilado por un sueño eterno

“Viajar es útil, ejercita la imaginación…Todo lo demás es desilusión y fatiga… Nuestro viaje es enteramente imaginario. Ahí reside su fuerza”, continúa Céline…

“Vas de la vida a la muerte. Estás en la otra parte de la vida. Sólo quieres cerrar los ojos”, continúas tu…

Image

Y piensas que la belleza de la auténtica sensibilidad es la sensibilidad de la belleza…

Intentando desaparecer entre los pensamientos

El otoño que termina; nubes oscuras se acercan; tu mirada me envuelve.

Quiero creer que existes más allá de mis sueños. El tema constante en mi vida no desaparece. La vida sigue soñando que es real. El sueño sigue creyendo que es eterno en los pensamientos. Desaparece entre las nubes. No me importa si nunca se consigue realizar, pues la mirada sigue pensando que está enamorada de algo inusual, de algo eterno, real y verdadero. Y eso es lo que importa.

– ¿Dónde están esa inocencia de cuando era un niño?

– Parece que ha desaparecido para no volver.

– ¿Dónde están esas sensaciones ahora tan desconocidas?

– Algunas veces me vienen ráfagas, recuerdos, pero no logro unirlos.

Pero el azar no desaparece entre viajes constantes. Viajo en nubes de colores. Los trenes pasan y me sigo perdiendo. Es difícil porque no encuentro las estaciones que me llevan hacia ti. Cuando creo que llego a lograrlo, no las alcanzo.

Leyendo y escribiendo

libros3

Leer y escribir como medios de ganarse la vida es un hecho bastante controvertido. A mí, como a muchas personas más, me gustaría poder conseguir eso. A veces me lo he planteado de forma seria. Pero nunca lo he conseguido hasta ahora. Sobre todo porque no he sido constante presentándome a concursos, enviando a editoriales los escritos… etc.

Creo que todo puede ser posible si uno se convence de ello. Si una persona pone energía y esfuerzo en algo, seguramente sea capaz de lograr sino todos, al menos,  muchos de sus sueños. Pero la pereza, la inconstancia y tantas otras cosas llevadas por el cansancio, y el tedio en muchas ocasiones, no permiten lograr ese anhelo.