El Poeta

Anoche cerrabas los ojos llenos de luz, que me tienen encantado; fascinantes miradas en las luces del alma.

Te vas cuando vuelven solas las noches; ojos vacíos, llenan el pesar de las miradas adyacentes; el mar no puede escucharte.

La psicodelia nocturna: aparecen los bailes de medianoche. Me dejo llevar por el sonido espacial, la luna.

Las únicas bellezas eternas, son los dioses del Parnaso, como Venus o Apolo…

Todo eso pensaba mientras miraba desde la ventana un día otoñal. Las hojas caen, cómo envejece el cuerpo con el tiempo. O lo que es lo mismo: como el cuerpo envejece con el tiempo, las hojas caen.

Le dice:

– Me gustaría ser tan blanco que fuera capaz de desaparecer, con un parche en el ojo por haber podido revivir una segunda vez, una segunda oportunidad. La última, ya que después perece para siempre feliz.

Ella por la noche busca a su hijo en clubes clandestinos, le recuerdan a él, desaparecido hace más de un año. Le acaricia en sueños, le besa, duerme a su lado, mientras él: No, aún no, mañana- le dice cada día…

Otro día, 26, aparecida la noche ya, cenan pizza de queso con champiñones mientras se besan y acarician suavemente viendo la televisión en el salón. La conversación es sobre trabajo y varios temas diversos. El sofá está frío, la cama también. Encienden la pequeña estufa eléctrica pero parece tardar en calentar el lugar. El éxtasis llega, el cariño, la ternura y la pasión se esbozan, pero no parecen llegar a ser más que ilusiones vagas y lejanas del amor eterno. Quizá no se vuelvan a besar, quizá no se vuelvan ni a ver…

Anuncios

El periódico que no era robado

Como todas las mañanas cogía un periódico del montón que dejaba el repartidor en el suelo al lado del kiosko, porque a esa hora aún no lo habían abierto. Pero siempre le depositaba debajo del envío el dinero justo. El comerciante se asustaba y estaba preocupado, se preguntaba quién haría eso. Hasta que un día pudo conocer al señor que le cogía el periódico, y se resolvió el misterio escondido.

El amor y las redes sociales

– Yo tuve la suerte de conocer a alguien que merecía la pena. Y he estado muy a gusto. Se terminó. Pero tengo la esperanza de que volveré a encontrarlo
– Pues sí, la esperanza dicen que es lo ultimo que se pierde… Las cosas van y vienen continuamente… Nada permanece. La vida es una incertidumbre. Es lo único seguro.
– A veces si permanecen.
– ¿Qué permanece estable? Dime un ejemplo…
– Me refiero a las parejas. Existen parejas estables.
– Sí, claro. Los gays tenemos mala fama en cuanto a la estabilidad, por la llamada promiscuidad, pero supongo que sí que hay personas coherentes…

– Claro. Porque es que realmente si lo piensas, yo tengo muchísimos amigos heterosexuales que son igual de promiscuos.

– Como el que busca sexo primero antes de conocer, y dice que si surge pues ya se verá… Para conocer a alguien profundamente hace falta conocerle antes como amigo. Eso es lo que opino sobre ello.

– Y me apuesto el cuello a que muchas veces la vida heterosexual no es como la gay porque las chicas les paran los pies a los tíos un poco.. Porque si fuese por ellos…

– Sí, no hay duda que los heterosexuales también son promiscuos.

– Aunque también conozco a muchas chicas que son de armas tomar.

– Hoy en día la gente, la sociedad, es diferente. La religión no manda tanto y el hedonismo está a flor de piel. Existe una libertad desmesurada, pero va en contra de las personas en muchas ocasiones.
– Si. Todos queremos encontrar a alguien especial, pero al final estamos metidos en estas aplicaciones en las que puedes conocer a mucha gente, y eso hace que no te centres en nadie en particular. La gente te conoce hoy, le caes bien, pero mañana conoce a otro que le cae mejor y le gusta más… Y te deja de lado. Por eso es tan difícil. No es tanto por la promiscuidad, creo yo, sino porque estamos metidos en este mundo tecnológico, donde hay muchas opciones.

– Eso es, exacto, nadie tiene voluntad de profundizar porque hay mucha gente, mucho tráfico, mucha distracción. Y nadie se centra.

– Sip, pero también es verdad que no todo el mundo es así. Yo no me considero como así. Y como yo habrá muchos otros. Otra cosa es que coincida que justo esa otra persona me guste o le guste yo a él. Por ejemplo, yo no soy así, y tu tampoco… Pero fumo… Así que para ti tendré unos -167 millones d puntos menos…

– Opino lo mismo que tu. Poca gente ha hablado así conmigo sobre el tema. Y es lo que pensamos muchos. Pero cuesta profundizar por eso mismo que has dicho, por el hecho de que parece que como no hay que arriesgarse a errar, pues no doy más de mi mismo porque como no va a llegar a más, paso de inmiscuirme en esa persona, en conocerla mas, mejor…Y ya el conectar es lo que sigue… Pero son prejuicios, estereotipos… En el fondo no podemos seguir los prototipos que tenemos en la mente idealizados porque normalmente no existen como tal…

– Pues sí…

………………………….

Consciencia como camino del ser

Observar la serenidad: el camino encontrado y buscado en algún lugar alejado de la mente consciente. Sabemos trascender esas cosas que nos hacen sufrir y pasar malos momentos.

– Me gusta mucho la canción de Deep Forest, titulada ‘India’.
– Sí, es un buen grupo. Te gustarán los clásicos como The Doors, The Beatles, Pink Floyd, ¿no?
– Jejeje, sí. Eres bueno leyendo a las personas…

———-

– Uno me ha borrado del Skype ahora, después de hablar durante un rato como contigo. Es algo que me enoja. ¿A ti no te pasa a veces? La gente es muy poco consecuente y educada. Me siento mal siempre que pasa eso, me pregunto por qué hacen eso.

– Pues la gente no es mala, hay malas gentes, es diferente. Lo hacen porque hay cosas que no entienden muchas veces.

– Al verme por cam se fue. ¿Qué no entienden? Me dijo: me tengo que ir, y se fue.

– Ay, tranquilo, igual no volverás a saber de él.

– Sé que así acumula mal karma. ¿Crees en el karma?
– No pasa nada.
– Es el ego el que sufre, no yo.
– Mmm sí, karma, puede ser que sí.
– Me interesa mucho la filosofía oriental, la meditación, todo eso. Por eso la mente es importante dominarla… Deep Forest es un grupo que me gusta mucho. Como Enya, Kitaro… y la psicodelia de los sesenta.
– Kitaroooo… ¡Cásate conmigo! ¡Eres el hombre indicado para mi!
– ¿Le conoces?
– Pon fecha y me voy a España… Sí, es muy bueno, y aunque estuvo casado con una hija de los mafiosos Yakuza, me sigue gustando mucho.
-“Tenemos que aprender a ver en la aparente muerte de la semilla su transformación en planta”, dijo Thich Nhat Hanh. Me gusta mucho ese autor vietnamita. He leído de él…
– Lo conocí por Cirque Ingenieux.
– No sabía su historia con la familia Yakuza.
– Thich Nhat Hanh!!! De verdad que nos tenemos que casar…

– Yo también. En este momento estoy leyendo algo más o menos parecido: ‘El Libro Tibetano de la Vida y la Muerte’, de Sogyal Rimpoche. Muy bueno.

– Sí. Osho también, Krisnamurthi… La india es un destino al que quería ir, junto a Japón. El zen, el tao, todo eso desde muy pequeño me ha interesado: leyendo, meditando con incienso en casa. Ahora lo tengo algo olvidado, pero sigo creyendo en ello. Aunque no practico demasido, debería volver a centrar mi ser en ello, porque el mundo actual nos está llevando por el exceso. El hedonismo y el capitalismo está demacrando nuestro ser.

–  (Icono de un sol).

– Paz y amor… ¿Has leído ‘Ami el niño de las estrellas’? Es un libro de un venezolano, llamado Enrique Barrios, que me encanta. Como  ‘Juan Salvador Gaviota’ de Bach. O ‘Siddhartha de Herman Hesse’ y ‘El alquimista’ de Paulo Coelho también…

– Adoro a H. Hesse. Me acuerdo aún cuando leí ‘Demián’. Me dejó como ido por muchos días pensando en que yo encontrara un amigo igual. Y de alguna manera llegó: ahora tengo 12 años de amistad con este sujeto.Y caray, he aprendido muchas cosas.
– ‘Sobre las ruedas’, ‘El lobo estepario’, ‘Demián’… Sí, ese personaje misterioso me identificaba con él. Yo también quería eso, pero nunca lo he logrado. O eso creo… No sé, creo que esa gente espiritual siempre está ahí, pero no sabemos encontrarla o no sucede lo necesario para hallarla… Siempre he creído en el mas allá, en las energías y todo eso; siempre he pensado que la gente así no cometía errores, que eran perfectos, equilibrados, pero sé que no es así, porque muchos producen problemas y se exceden. La gente está desequilibrada en esos ámbitos del mismo modo.
– Luego de algunos años leí ‘Siddhartha’, y comencé a buscar mi propio camino del guerrero.
– Pero siempre desaparece la gente espiritual que acabo encontrándome por el camino. Y no sé por qué. Pensaba que algún día podría encontrar a alguien… y mantener esa relación. Pero resulta difícil…
– Igual opino, la gente comete errores todo el tiempo, pero bueno, es natural, no somos perfectos.
– Es un camino eterno… Al igual que con el sexo mezclado con la espiritualidad, el tantra, etc. Sobre cómo equilibrar la energía sexual, que se dice la más potente.
– Yo me considero muy afortunado por mi familia y mis amigos. Hay gente muy especial. No pude rodearme de mejores personas.
– El sexo y la espiritualidad es algo que me interesa mucho siempre.
– Sí, pero ellos fueron los indicados para mi.
– Mi madre sí lo comprende; mi padre quizá no lo entiende tan bien, pero no importa. Siempre lo tomo como lección karmica, como el yin y el yang en ellos. Dos extremos para aprender en la vida, un aprendizaje continuo… Hacía mucho que no hablaba así con alguien, y eso que durante todos estos años he estado intentando conocer gente. La he ido encontrando pero siempre desaparecen, se acaban desvaneciendo las relaciones, se va perdiendo el contacto. Pero lo acepto… O llegan personas que no creías ni pensabas que fueran como pensabas. Entonces crees que tienen que ser de otra forma porque no te atraen. En el amor, por ejemplo, alguien te atrae físicamente pero no espiritualmente o viceversa. Cómo hallar esa persona serena, ecuánime… Quiza no existe… Es mi búsqueda eterna, mi yo, mi centro.

Como ves me he abierto mucho… Pero me has dado buena vibración, onda, o como quieras llamarlo. Y por eso sé que lo entenderás…
– Opino que a veces dejamos que el ego nos hable más de la cuenta, y buscamos a gente que no existe por considerar que es lo que nos merecemos. Sí, entiendo, hablamos el mismo código…

—————————————————————-

– Jarmusch… Me fascina esa película: vampiros vistos desde un punto de vista tan diferente… Nada que ver con el mundo del vampiro.

– No sabes lo mucho que me gusta esa película!!!

– Cultura a tope. Me encanta. Es lo que quiero tener: gente impregnada de voluptuosa cultura.

– Jojojojo full culture XD.
– Una bacanal cultural de arte, música, cine y literatura. Enamorarme de esa gente tan profunda. Entrar (o estar) en éxtasis. Cuesta mucho ver en la realidad gente así, pero sé que sí la hay…

Pensamientos perdidos en Madrid

El sol brilla entre la mirada perdida del pensamiento. El frío permanece latente.

El pensamiento recuerda cosas olvidadas. Las cosas renacen, salen a la luz, se iluminan.

El domingo, último día del viaje, en el rastro de La Latina, veo un piercing, una falsa dilatación, con el dibujo de una estrella que me gusta mucho, y lo compro. Cuesta 2,50 euros. Un recuerdo más de la ciudad y sus vivencias.

(Al día siguiente me perforo la oreja en una farmacia, día 5 de enero, lunes, y me lo pongo una semana más tarde, cuando quito el pendiente de la farmacia, después de haberse curado la herida. Hacía diez años que no me ponía en la oreja nada; diez años que tengo el tattoo en el pie izquierdo, el mantra escrito en sánscrito).

En una marquesina en Tirso de Molina, hay un cartel en el que pone: “no hay gente fea sino mal iluminada”, recordando que la belleza es eterna, que es algo interior, porque lo exterior es superfluo, efímero, volátil, desaparece después de un tiempo.

Madrid en invierno está muy iluminado por las fiestas de Navidad.

Visitamos el Parque del Retiro, siempre un lugar muy especial, donde se encuentran personajes variopintos que bailan, cantan, tocan instrumentos como la gaita gallega, que es el que observamos en ese momento. Sus barcos ondean en el lago.

En el Palacio de Cristal hay una exposición de marionetas, titulada ‘El hacedor de marionetas’, de Janet Cardiff & George Bures Miller, que bailan dentro de una furgoneta. Bastante surrealista, una mágica escena. También visitamos el Centro de Arte Reina Sofía, donde vemos la obra ‘Atomic-Circus’, de Patricia Gadea, una artista de la movida madrileña, feminista, muy crítica con el sistema capitalista y hegemónico de la sociedad del siglo XX.

06-gadea_0

El sol brilla pero el día frío permanece a su pesar. Comen en ‘Eat is Wok’, un lugar bastante pequeño en la calle Huertas.

El templo Debob, cerrado como otras veces, no se ha podido por dentro, pero sí por fuera con el lago que tiene; dicen que tampoco es muy interesante. Aunque tengo la esperanza de verlo algún día abierto. Los Jardines Sabatini es la próxima parada, junto al Palacio Real y la Plaza de Oriente, donde reposan las estatuas de personajes históricos como reyes. Después, girando hacia la izquierda, un recorrido por la calle Mayor hasta la Plaza Mayor y Sol. Andando por la calle Atocha, hasta el Prado y El Retiro.