Amistad versus sexo

Conocer alguien tranquilo y sencillo con conversación e inquietudes diversas como: la naturaleza, el senderismo, el monte, pasear por la playa, la meditación, la filosofía, la psicología, la antropología, el arte, la pintura, la música, la literatura, el cine, los viajes, la historia, conocer las diversas culturas que existen…
Alguien con el que pueda haber conexión para poder aprender juntos. No es que busque algo serio de primeras, porque mucha gente se asusta, pero la intención es poder compartir con alguien, que puedan aportarse cosas mutuas de manera recíproca y ver si eso puede continuar en el tiempo.
Me gusta dialogar, pero a veces se puede dudar de todo y no saber qué decir ni qué buscar por aquí: siendo borde te pueden ver como una persona no deseable, y siendo agradable te pueden tomar como demasiado inocente o bueno.. Gente normal masculina sencilla natural tranquila, sea sana y que mantenga conversación. Y si tenemos en común cosas mejor si puede ser algo mas que amistad genial, pero sexo por sexo no quiero encontrar.
Prefiero una buena amistad con el tiempo que sexo de un día y si te he visto ni me acuerdo. Por todo este rollo que suelto parece que tengo las cosas claras, pero tampoco es así. como todos tengo dudas y me equivoco mucho. Así que mejor ser uno mismo ante todo de forma natural: siendo honesto y sincero, porque creo que es una de las mejores maneras de vivir. Supongo que todo ocurre por algo y que si tiene que ser lo que sea será.

‘Pride’ (Matthew Warchus, 2014)

pride2014poster

En 1984 un grupo de mineros en huelga es apoyado por un grupo de gays y lesbianas en Gales, Reino unido. A pesar de los conflictos creados entre unos y otros, porque están en un pequeño pueblo, se consigue una mayor aceptación por parte de la sociedad.

En tono de comedia, las risas están aseguradas con el repertorio de canciones que la acompañan. Una historia para divertirse durante dos horas una tarde de primavera como la de hoy.

Anhelando la liofilización eterna

Querría ser eterno, liofilizarme, mantenerme como las momias egipcias de la antigüedad, por siempre bello y joven. Y sentir esa sensación de algo volátil y etéreo, como si fuera un aroma permanente, inacabable.

Los perfumes, como todas las cosas que no son ideas abstractas, conceptos, perecen, pierden su aroma con el paso de las horas. El tiempo no da tregua a lo que está vivo. Siempre hay un momento de muerte, de agotamiento y decadencia; el final comienza desde el nacimiento, desde el comienzo de un camino.

La belleza va pereciendo con el transcurso de los instantes, de los días, de los años. La semanas parece que pasan lentamente, cuando en realidad, son fugaces, pasando rápidamente: sólo por un instante se pueden percibir los sonidos eternos que se buscan en la eternidad constantemente.

Conversaciones de literatura y juegos de mesa

Desde pequeños han estado bastante unidos los dos primos. Ha sido siempre una relación cercana que con el paso del tiempo, por las circunstancias vitales, se han separado por temporadas. El otro día se volvieron a ver para visitar a su abuela, la cual estaba muy alegre de verles. Tenía una sonrisa y una mirada inusual últimamente. Se alegraron de verla de esa manera tan optimista y viva.

Después de la visita, tomaron un te con limón, entre charlas amenas de literatura y cine, básicamente. Los encuentros de este tipo amaba como el sabor del chocolate, la canela, como tantos aromas y sabores voluptuosos existen.

… En otro momento, los juegos como el trivial, que se basan en preguntas sobre política, sociedad, historia, se dan en las noches del sábado entre tres amigos. Se ríen y divierten como niños en un bar a la noche, bebiendo sangría con hielos, menos uno de ellos, que le ha dicho a la camarera que le quite los hielos porque no le debe de gustar tan fría la bebida.

La infancia añorada

El niño que fuimos está muerto, pero su cadáver todavía está fresco.

Recuerda su edad dorada, los cuatro años. Sabía comer solo ya, no se hacía pis y se sentaba como un adulto para su edad. Era un niño muy sensible y soñador. Pensaba como adulto que aún no era.

Recuerda que solía pasear con su abuela por el parque dando tumbos, saltando, riendo, hablando con las cosas y las personas que aparecían en su camino.

Había un riachuelo, un pequeño arrollo cerca de un túnel antiguo, cerrado ahora tras la crisis industrial de la zona, donde jugaba con el escaso agua que pasaba. A veces estaba seco el torrente. Era toda una aventura observar el agua, el ruido que hacía al pasar entre las piedras, entre las ramas de árboles caído…

Muchas tardes, muchos paseos, mucha imaginación en momentos de rosquillas caseras de la abuela, y el vaso azul, que llevaba colgado y llenaba en el manantial para beber agua que no sabía si era potable o no.

6 de marzo

Llueve afuera, o no lo recuerdas ya porque lo estás escribiendo una semana más tarde. Lo sucedido es historia como todos los acontecimientos que ocurren, pues pasan inevitablemente.

Cenas pizza de nuevo, en el mismo sofá, sentados, ves documentales sobre el petróleo y la crisis económica, algo de charla, siempre tan intenso todo en ti. Rehuyes de las cosas banales para formar parte de lo esencial, consumes conversaciones profundas que te hacen sentir vivo.