Long time ago

Han pasado muchos meses sin escribir en el blog. La verdad que me fascina leer, escribir y todo lo relacionado con la cultura, pero lo había dejado de lado, medio olvidado. Espero poder continuar cada cierto tiempo escribiendo por aquí. Me agrada poder compartir mis emociones y vivencias con los demás.

Han pasado muchas cosas en estos meses, desde el fallecimiento de mi abuela, hasta el comienzo de un nuevo curso de Educación Infantil, una formación de la que estoy aprendiendo bastantes cosas interesantes.

Perfumes eternos

… Amar un perfume es amar algo etéreo, sublime y perecedero…un perfume se lleva en el cuerpo para verlo morir, como una flor cortada, pues nos entrega su belleza y luego se diluye en el espacio. Pocos saben que la magia al usar una fragancia  se esconde en un suspiro y un instante sublime que, aunque no dure por siempre, nos entrega espacios de felicidad…

Me fascina el mundo de los perfumes. Creo que siempre he sentido algo especial por las colonias, esencias, olores. Es algo subliminal, etéreo y sublime. Me sumerjo en mundos inhóspitos.

Vuelta a lo analógico de la lengua escrita. Diarios.

Los diarios, aquellos libros escritos por uno mismo donde se expresa lo que uno siente, las emociones, los pensamientos.

Me pregunto todo el tiempo todas las cosas que pienso. Pienso en lo analógico de la vida no hace muchos años, cuando salíamos a la calle, hablábamos con las personas de manera natural, sin interferencias tecnológicas como los móviles, los artilugios virtuales que nos invaden la existencia.

Retorno

Hace muchos meses que no escribo nada por aquí. La gente me pregunta qué es lo que ha pasado, y respondo que no ha ocurrido nada especial. Sólo que no he escrito en todo este tiempo en el blog. Quizás con el tiempo he necesitado hacerlo menos; tal vez no me preocupo tanto por plasmar las cosas que siento y pienso como antes. Pero sinceramente sé que me gusta escribir y expresar lo que mi mente crea y mi cuerpo siente en cada instante. Puede ser que el tiempo sea flexible y no tenga manera de cogerlo, atraparlo, de mantener ese ritmo que hace años tenía escribiendo sobre él. Pero me sigue transportando a otros lugares el escribir, el contenido, que crea las vivencias que tengo.