Las posibilidad infinitas de amar

La poesía y la vida dicen que el amor debe ser bienestar. Pero el bienestar es estar bien. Y, ¿qué es estar bien? Estar bien significa no depender de alguien, no sentir miedo ni celos cuando se está en una relación, del tipo que sea. Si se está bien, se está en paz con el mundo y con todas las cosas. Esa sensación de tranquilidad es la deseada, la amada y adecuada para sentirse una persona serena. Pero, ¿por qué se tienen miedos e inseguridades? Ese momento cuando se siente miedo, inseguridad, desconfianza es cuando se va hacia otros lugares donde la paz no habita, donde los sueños se empiezan a debilitar porque están débiles sus bases; la creencia de que son posibles va desapareciendo, se piensa que no son muy posibles y se pierde la esperanza de encontrar el camino hacia donde se encuentran.

Hay que entender que la vida es un proceso de desarrollo en el que intervienen muchos factores: sociales, culturales, biológicos, familiares, personales, laborales, de todo tipo. Es un conjunto de características que por sí solas no pueden transformarse ni evolucionar. Aunque lo importante es encontrar el equilibrio en ello para aprender. Todo se basa en un constante aprendizaje.

De Iñaki

​Cuantos momentos bonitos se pierden en busca de un placer que se desvanece veloz, en busca de una inmediatez efímera que se pierde en el mismo momento de encontrarla, falsa pasión soñada, pero no encontrada. Vivamos los pequeños momentos de la vida, esa mirada complaciente en una tarde de picnic, ese suspiro al saber que tienes un amigo que te acompaña en el camino de la vida, ese gesto pícaro sin palabras que significa tanto solo para quien entiende lo que estás pensando…