“Un verano con Mónica” (Ingmar Bergman, 1953)

Resultado de imagen de un verano con monica  cafe

Cartel de la película

El encuentro de estos dos jóvenes comienza en un café, cuando empiezan a charlar sobre sus vidas poco interesantes y aburridas mientras toman algo de bebida y sobre el futuro ideal maravilloso que desean vivir. Poco a poco se van enamorando.

Parecen tener mucho en común, pues él es un chico llamado Harry, de 19 años, que trabaja en un almacén de vidrios en el que no está contento, y una chica llamada Mónica, que no aguanta a su padre porque es un alcohólico y violento.

Resultado de imagen de un verano con monica

Mónica tumbada descansando

Harry llega tarde habitualmente al trabajo y un día le echan; Mónica ha discutido con su padre, por lo que decide irse con Harry a la barca que él tiene. Ambos dejan sus trabajos porque están descontentos con la vida que tienen y deciden irse. Y sin pasar muchos días, deciden irse de viaje por el mar un verano para vivir una gran aventura en un ambiente libre y sin responsabilidades adultas. Un entorno idílico que parece no terminar, hasta que empiezan los conflictos.

Verano con Monica (1)

Bailando juntos en el embarcadero

Ella ya demuestra desde el principio, cuando le pregunta a ver si van al cine juntos para conocerse mejor, tener un carácter egoísta y narcisista con los demás. Él parece más tranquilo, tímido, pero algo más maduro para asumir los problemas de la vida.

En el trayecto se dan cuenta de que ella está embarazada y no se quedan nada sorprendidos, pues lo ven como algo natural. Deciden que quieren tener el bebé y casarse, como cualquier familia por tradición, de manera mutua. Proyectan realizar los planes de una familia tradicional: él trabajará y estudiará para conseguir un trabajo estable, y ella cuidará del hogar y de su hija.

Resultado de imagen de un verano con monica

Aunque cuando regresan, después de tener al bebé, es la tía la que cuida a la niña, pues él se pone a estudiar de manera asidua para ser ingeniero y poder mantenerla a ella y a su hija. Así que realiza numerosos viajes por ello, y no tienen tiempo de verse apenas. Mientras ella, se queda sola en Estocolmo, que aburrida, empieza a frecuentar bares por la noche conociendo a distintos hombres.

Resultado de imagen de un verano con monica

Harry y Mónica de vacaciones

Entonces, por casualidades de la vida, él llega antes de lo previsto, y se encuentra con un tipo que sale de su casa. Entiende que su mujer ha estado viéndose con más hombres. Cuando entra dentro discuten y le dice qué como han llegado a ese punto. Pero realmente ella no está preparada, quizá, para ser madre, ni llevar esa vida siendo tan joven. Coge su bolso y sale, cerrando enfadada la puerta, parece que se marcha.

En la escena final, Harry recuerda feliz todos esos momentos pasados del verano, con su hija en brazos, delante del almacén de vidrios donde trabajaba…

Resultado de imagen de un verano con monica pelicula

Es la primera película que le hace conocido como director de cine. Es el difícil paso de la adolescencia a la vida adulta de dos jóvenes  y el amor efímero que está destinado a perecer por la inmadurez.

Se intuye la influencia que tendrá en la nouvelle vague francesa, por ejemplo, en algunas escenas como cuando están de vacaciones y sonríen felices, ese espíritu libre de la pareja, en películas como “Jules et Jim” , o cuando Mónica va por el campo corriendo con el guiso robado de una familia, como un animal salvaje, se ve la ineludible influencia posterior en “L´enfant sauvage”  de Truffaut.

Anuncios

“Los ojos sin rostro” (Georges Franju, 1960 )

En París, en una mansión dentro de un misterioso bosque, Génessier, un médico cirujano desquiciado y obsesionado por el accidente que tuvo su hija (del que se siente culpable), porque quedó con malformaciones en la cara, destrozada casi completamente, decide raptar a chicas de una belleza similar a la de ella, con sus mismos ojos, corte y color de cabello, para intentar reponer y recuperar su bella y delicada piel facial a través del heteroinjerto, una técnica médica de trasplante de tejidos humanos.

Resultado de imagen de los ojos sin rostro

Christine, la hija del cirujano

Mientras tanto, Christine, la hija, que tiene un andar muy sutil, misterioso, pues da pasos elegantes, y posa como una esfinge, se muestra atenta, con ilusión por recuperar la belleza de su cara, pero mantiene una emoción triste por lo que está haciendo su padre. Desde que tuvo el accidente, se oculta bajo una máscara, con la que se encuentra todo el día escondida en la mansión, sin relacionarse con nadie, para no mostrar las secuelas del accidente causado por su padre. Éste le somete a unas pruebas de injertos de pieles (de otras chicas jóvenes secuestradas que no son voluntarias a tal experimento), pero sin conseguir mucho éxito.

Resultado de imagen de los ojos sin rostro

La policía se va dando cuenta de que están desapareciendo muchas chicas jóvenes con las mismas características de Christine, y encuentra a una sospechosa, pero no logran saber bien quién es.

En la escena final, como ya no cree que sea posible volver a tener la belleza de su rostro, libera a los perros, a los pájaros y a la próxima víctima, que su padre tenía encerrados para investigar, y sale de la mansión con la máscara, con los animales libres en el bosque, un espacio surrealista e idílico, creado por el director con su imaginación.

Los Ojos Sin Rostro3

Se considera una película de terror, o fantástica, por su tinte oscuro y extraño en las escenas en las que el médico manipula la piel de las chicas para utilizarlas en la mejora del perfil de la cara de su hija. Pero en cada intento que hace, no encuentra la solución para mantener esa belleza, pues se estropea y no se regenera, creando una necrosis facial.

Incomprendida por la crítica y por el público, hasta pasadas unas décadas no se ha considerado de culto. Es una historia poética donde las haya, pues expresa muchas emociones como el miedo al rechazo, la pérdida de la autoestima al sufrir un cambio en la vida.

Paulina Kael, crítica de cine la calificó como:“la película de terror más elegante que se haya hecho jamás”. Y estoy de acuerdo con ella, porque tiene mucha elegancia toda la trama narrativa.

Todo es como un poema al visionarla: es un plano de ojos, una mirada, donde se mezclan las sensaciones de rechazo y compasión, el amor por cuidarla, la muestra de fragilidad y empatía ante la máscara que su padre le ha creado, para mantener su imagen eternamente hermosa, mientras investiga con la piel de otra chica para ponérsela a ella, sin éxito.

“El fantasma de la libertad” (Luis Buñuel, 1974)

Resultado de imagen de el fantasma de la libertad

En esta película, titulada en el francés original “Le fantôme de la liberté”, el director representa varios relatos de diferentes personas en un entorno de enorme surrealismo, donde las situaciones son extremadamente bizarras y el sentido del absurdo en todos los acontecimientos prevalece sobre el conjunto de la realidad.

Resultado de imagen de el fantasma de la libertad

Son relatos que tienen una linealidad, es decir, una conexión uno con el otro, ya sea por un personaje o una historia diferente que continúa, pero que por el sentido del humor y la falta de lógica, crean un ambiente de irrealidad de manera azarosa.

Resultado de imagen de el fantasma de la libertad

Es la historia de unos padres que pierden a su hija de manera inexplicable delante de toda la clase, en la escuela, mientras la profesora y ellos, se quedan sorprendidos, aunque, en realidad, la niña se encuentra delante de ellos, pero no la logran percibir por motivos desconocidos; un cura que dice que si rezara la gente, todo estaría bien, o al menos el mundo estaría algo mejor de lo que se encuentra; un hombre y una mujer tienen una relación sadomasoquista delante de los huéspedes de un hotel en el que se hospedan; un hombre en un parque da unas imágenes a una niña (arquitecturas y esculturas de algún viaje fotografiadas) y su madre se las quita porque cree que es un pederasta que le da fotografías pornográficas; un hombre entra en un cementerio asegurando que es un jefe de policía e intenta abrir y profanar la tumba de su hermana que está muerta porque previamente ha hablado por teléfono con ella y ésta le ha dicho que vaya a buscarla… mientras él, estaba con una señora que se parecía a su hermana tocando el piano en un bar, sin ropa interior superior, con los pechos al aire, desnuda.

Resultado de imagen de el fantasma de la libertad

Escena de sadomasoquismo

También están dos amantes, tía y sobrino que ella rehúsa de acostarse con él, pero al final cede después de intentarlo. Aparecen un gallo, un avestruz, un cartero que entrega a un matrimonio en su habitación una carta en su propia cama, una cena de

Resultado de imagen de el fantasma de la libertad

El hombre se agacha para recoger algo

desconocidos que se sientan sobre unos retretes y van al baño a comer; un médico al que le cuesta decir a su paciente que tiene cáncer, pero finalmente al decírselo, le ofrece un cigarro, y éste le da una bofetada.

Resultado de imagen de el fantasma de la libertad

Mujer tocando el piano

Un conjunto de sucesos surrealistas que puestos en conjunto forman una obra muy interesante, una muestra de culto surrealista.

Grindr y el “neighbour”

Resultado de imagen de grindr simbolo

En alguna otra ocasión he hablado de las aplicaciones móviles gays para conocer o ligar y encontrar sexo con chicos, como en algunos momentos algunos buscan y/o encuentran, dependiendo de su estado de ánimo e impulsos sexuales. De las aplicaciones más usadas y conocidas hasta el momento, según mi percepción, Grindr es la que más se utiliza, seguido de Wapo, Badoo o Planet Gayromeo, entre otras. Luego quizá existen chats como el de Chueca, que ha sido desde hace muchos años muy conocido entre los usuarios habituales, porque era de las únicas opciones de conocer gente nueva, fuera del ambiente de los bares, pubs o discotecas gays (o también el “cruising”: la actividad sexual en sitios públicos como parques, playas…como en la película francesa “El desconocido en el lago”, de Alain Giraudie, 2013), pero creo que actualmente está en desuso. Pues las apps en los móviles son más efectivas y rápidas a la hora de buscar y encontrar, de saciar los apetitos básicos, de satisfacer las necesidades para algunos, pero de ocultarlas, esconderlas, para otros en su esfera social y personal, siendo un camino de lucha constante consigo mismos al no aceptarse o reprimir su atracción o emoción.

Resultado de imagen de el desconocido del lago

“El desconocido en el lago”, Alain Giraudie, 2013

Cada cual debe hacer lo que desee, lo que más le guste y apetezca en cada momento, pero, ante todo, siempre es más coherente y conveniente respetarse y ser fiel a uno mismo.

Un chico puede conocer a otro que vive en el mismo edificio y saber a cuántos metros está de distancia, pues funciona con un sistema de localización Gps. Sólo hay que activarlo y esperar a que se actualicen los perfiles de los chicos que se encuentran alrededor.

Pues eso mismo le ocurrió a un amigo. Me contó que hace varios días se encontró con un chico, vecino del mismo portal, que vivía al lado. Le salía conectado a muy pocos metros de distancia, por lo que tenía que encontrarse muy cerca.

Me contaba que durante varios días estuvieron hablando por la app y que le había enviado alguna foto comprometida, de su pene, imagino, y que un día quedaron de manera rápida y efímera para que le hiciera una felación según abría la puerta de su piso. Este chico le había dicho a mi amigo que era bisexual, pues vivía con una chica, con su novia, y como en ese momento no se encontraba ella dentro, le invitó. Después de hacer señales tocando la pared desde su salón, que estaba pegado a su casa.

Me decía que no fueron ni cinco minutos, que él quería eyacular en su boca pero que se negó, por falta de confianza y miedos varios que les entran a los chicos en esos momentos de incertidumbre y frialdad.

Finalmente, me comentó que la experiencia le agradó, aunque estuvo un poco inquieto por si llegaba alguien o si ocurría algún imprevisto en ese instante, pero que el morbo que sentía (supongo que el otro chico tambien, sino no lo habría hecho) ganó al miedo. Y que aunque pensaba que era una falta de respeto para su novia, él no tenía que tener ningún sentimiento de responsabilidad sobre el tema. Y no se sintió culpable, sino que vio en ello una constructiva experiencia de aprendizaje.

Pizza, American Horror Story y Sexo

Hace años, él era una cita constante en su vida. De la noche a la mañana, fueron de la nada al todo. Y después se apagó, de algún modo sin saber por qué. Quizá por las circunstancias personales de cada uno, que cambiaron algo.

Quedaban para cenar pizza, que compraban en el supermercado del barrio, y veían series en la televisión de su casa.

A veces eran pizzas de cuatro quesos, que es la que más le gustaba a uno de ellos; otras veces, de otros sabores diferentes, pero siempre eran congeladas o refrigeradas en el frigorífico, o también, para variar, ensaladas preparadas ya.

Para desayunar compraban cereales o galletas, y cuando uno de ellos se quedaba más tiempo en su casa (porque después ya iba derecho al trabajo) comía pasta o cualquier cosa que preparaba en su casa con él.

Eran American Horror Story o Looking, las series que vieron durante aproximadamente un año. Cada semana, los sábados o los viernes se juntaban en su casa. Y el gato, la compañía eterna de ambos, incluso algunas veces, se les unía en la alcoba.

Resultado de imagen de sensualidad homosexual pintura

“Intimacy with Christ 3” Richard Scott

Hablaban durante horas, se reían a menudo y bromeaban sobre el sexo, que después tenían de manera alocada incluso. Aunque era bastante romántica la escena, con la pasión del momento, se llegaba a tener instantes de gran emoción sexual. Pero la sensualidad era imperante.

Después de casi un año volvieron a charlar, pero no han vuelto a verse. Aunque anhelan de manera poética el reencuentro. Tal vez no fuera similar ya.

Viaje a Toulouse

Desde hacía unas semanas, Eder y yo, teníamos planeado viajar a algún lugar, aunque no teníamos muy claro a dónde. Habíamos hablado de visitar Sofía, en Bulgaria, Sevilla o Roma, en Italia, pero por determinadas circunstancias (mayor gasto, demasiada concentración de gente por la Feria, el clima…) desestimamos esas opciones.

Así que nos pusimos a mirar otras ciudades como opciones, y decidimos mirar la ciudad francesa de Toulouse, más conocida como ciudad rosa, otra opción interesante, que lo fue. Pues disfrutamos mucho conociéndola y descubriendo tantos lugares maravillosos en ella, como ahora explicaré.

El primer día, fue el sábado, 31 de marzo. Cogimos el bus para Hendaya, y allí con el tren SNCF francés, llegamos hasta Toulouse, casi dos horas más tarde de lo previsto, después de un retraso considerable de la compañía de transporte ferroviario.

Estación de tren en Bayonne

Cuando llegamos, sobre las cuatro de la tarde, dos horas más tarde de lo previsto, avisamos de que íbamos llegando al lugar, a los dueños del apartamento que habíamos alquilado para que supieran que habíamos llegado ya, y que si por alguna razón tenían prisa por irse, que nos dejaran las llaves y las instrucciones del mismo para localizarlo sin problema. No fue el caso tan desabrido y estuvieron esperándonos hasta nuestra llegada para contarnos un poco cómo funcionaban los utensilios de la casa y cualquier dato de interés general del viaje. Nos dejaron un mapa e información local, y nos dijeron dónde estaban algunos de los monumentos y  lugares más conocidos de la ciudad. Ya teníamos una pista, una ligera idea de cómo desenvolvernos en nuestra reciente estrenada visita.

Después de despedirnos de ellos, salimos del piso, habiendo dejado las maletas en el mismo, después de habernos mojado por la enorme cantidad de lluvia que había caído de repente en la calle, y salimos para realizar la compra de comida en un supermercado de Carrefour, para los cinco días que íbamos a estar en la ciudad.

Vista desde el apartamento, en la Rue Soufflot, Toulouse

Cuando volvimos, al igual que al salir, no llovía ni una gota, algo que, afortunadamente y para alegría nuestra, no volvería a ocurrir en todo el viaje.

Sin embargo, sabiendo que el día sería espléndido y soleado, sin realmente ningún sentido ni motivo, cada mañana que salíamos del apartamento, cogíamos el paraguas y lo metíamos en la mochila por si acaso llovía en algún momento durante el día.

Una librería en Carcassonne

Entre los sitios que visitamos, estuvimos viendo museos, tiendas de música, librerías antiguas (donde había reliquias literarias) y nuevas, también espacios artísticos, donde vendían pinturas, obras y objetos de arte muy diversos y originales, y una tienda de ropa a peso, donde compré unos zapatos negros italianos vintage, con punta.

Kilostock, tienda de ropa de segunda mano

En Toulouse visitamos los jardines japoneses, que me gustaron mucho por el toque oriental que tienen, ya que recuerdan a los de Kyoto, en Japón; también fuimos a visitar las iglesias y monumentos históricos y religiosos más representativos de la ciudad, como el museo de arte contemporáneo, Les Abattoirs,  y el de San Agustinos, el de Bellas Artes, que contiene arte desde la historia antigua hasta el siglo XX; aparte de los parques que tiene la ciudad, que son muy bonitos, donde paramos para comer algo y descansar de los largos recorridos en el camino.

Jardines japoneses en Toulouse

Al día siguiente, fuimos en tren a Carcassonne, la ciudad medieval, donde vimos un montón de fortalezas y edificios de la época y comimos unas galletas con trocitos de chocolate crujiente.

Fortalezas en Carcassonne

Al día siguiente estuvimos en Albi, donde nació y vivió el artista plástico Henri Toulouse-Lautrec, que comenzó a dibujar y pintar escenas del campo del lugar por influencia de un familiar, que le instruyó. Aunque más tarde emigró a París. Allí conoció la vida moderna, la noche de la ciudad y a sus habitantes, pintaba de una manera sensible, sin prejuicios, sobre toda esa escena de prostitutas, bohemios y artistas, gente que vivía en la calle, con los que compartía experiencias y aprendizajes.

Litografía, Museo de Toulouse- Lautrec, en Albi

A pesar de encontrarnos en Francia, decidimos comer en un restaurante coreano que Eder había encontrado interesante y bastante económico. Nos gustó mucho la comida del lugar, aunque no fuera lo típico de la comida francesa.

Boli Café, un restaurante coreano

Como recuerdo compramos unos imanes de la villa de Toulouse, con dibujos de flores violetas, unas plantas muy típicas allí, con las que realizan el sabor de los caramelos y los helados, decoran los vinos, las tiendas y las boutiques de la ciudad.

Incertidumbre

Recorriendo un camino en un parque del pueblo llamado Aldi, cerca de Toulouse, en Francia.

… Y más cosas – me decía.

– Quiero hacer mi vida, no estar con mis padres, quiero un trabajo más estable. Y tener mi espacio vital; cocinar mi propia comida, hacer yo mismo las cosas… que las hago, pero no me siento del todo realizado aún; sentir que soy libre, que no dependo de ellos.

– Me encanta sentir esa sensación de estar, de ser independiente, de vivir sin tiempo y sin presiones ante los demás. Sin depender de nadie. Aunque ¿acaso es posible no depender de nadie? Supongo que no, que es inevitable depender de los demás para socializar en esta sociedad. Por lo tanto, no somos libres del todo.

– A veces quieres salir, ir a algún sitio y no volver; otras quedarte. Salir, cambiar, hacer cosas diferentes. Ese es el deseo anhelado incombustible que tienes.