Conocerte, un día cualquiera

Una excitación cuántica, después de leerte.

Una belleza etérea me excita, confirmo al observarte.

Una eyaculación sobre paisajes de la antigüedad, hermosos y perdidos efebos que trascienden en profundas dimensiones abstractas.

Una charla trascendente, un café que suaviza las emociones, una ruta de senderismo por el acantilado, el aire de la costa en una playa, el sentimiento de libertad en la cima de un monte, una deliciosa cena en buena compañía, un concierto que despierta emociones latentes, una película en un cine a oscuras respirando el perfume maravilloso de la otra persona, una siesta en un lugar magnético, un sonido surreal, una mirada hipnótica y misteriosa que no termina, un abrazo que envenena de amor, un beso suave y dulce, las palabras y experiencias que se recuerdan.
Una actitud crítica, positiva y constructiva

Una faz hermosa y exótica, eternamente poesía maravillosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s