Consumismo

Me parece algo muy injusto,

algo sumamente absurdo.

En la sociedad de consumo en la que vivimos, en algunas ocasiones, no parecen existir los límites y el exceso nos convierte en auténticos seres efímeros que se dispersan sin control por el espacio vital y personal.

Por eso mismo mucha gente se suicida, come con ansiedad o consume drogas de forma desmesurada; es adicta a los juegos de apuestas o gasta dinero sin pensar, compulsivamente. Por ejemplo: gastos en ropa o en objetos inservibles, perecederos, que se quedan obsoletos en poco tiempo porque no son útiles o se aburre de tenerlos. Esto se llama obsolescencia programada.

Zygmunt Bauman (que nació en Poznań, Polonia, en noviembre del año 1925 y murió en enero de 2017 en Leeds, Gran Bretaña) fue un sociólogo y filósofo de la posmodernidad que clasificó el concepto de “vida líquida”,  refiriéndose a ese estado efímero de permanencia de los automóviles, electrodomésticos, de las relaciones personales, de los trabajos… En definitiva, de cualquier cosa sustituible en el mundo actual.

Papelera llena: restos de basura

Creo que estamos yendo hacia una sociedad individualista, alocada, llena de incertidumbre en sus pensamientos y falta de discernimiento o coherencia en sus actitudes.

Es un objetivo necesario conseguir la educación global en valores humanos, que se ofrezcan y desarrollen las capacidades y aptitudes necesarias para mejorar y aprender en la vida y lograr una sociedad con diversidad de opiniones, sexualidades, formas de entender la realidad cultural, igualitaria y crítica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s