Mesa redonda: “Transexualidad y sujeto político del feminismo”

 

La imagen puede contener: 2 personas, texto

El 31 de octubre, a las 19 horas, en La Morada, Bilbao, estuve en una conferencia sobre la transexualidad y el feminismo, donde se trataron diversos temas en un ambiente de respeto.

Acudieron activistas de la diversidad sexual como militantes, una sexóloga y la presidenta de la asociación de familias de menores transexuales llamada Chrysallis, para exponer desde sus propias perspectivas sus diferentes discursos sobre el concepto de género, identidad, sexo…

Creo que es importante conocer y respetar los distintos puntos de vista de cada persona. Sobre todo, entender que se tienen diferentes experiencias y relatos que les caracterizan. Por lo tanto, es algo necesario de observar que cada cual debe vivir su vida como desee, sin que nadie de su alrededor como su familia, por ejemplo, o un conjunto de leyes, determinen su vida.

Cada persona, debería poder tener la libertad de identificarse como quisiera sin ningún obstáculo que le impidiera expresarse de manera natural.

 

 

Anuncios

Festival de cortos

Ayer, día lluvioso y con un viento muy fuerte, me animé y fui a ver un festival de cortometrajes que se celebraba en la Escuela de Música Andrés Isasi de Getxo. Un edificio construido en el año 1929, con una arquitectura preciosa, de un estilo similar en sus formas y decoración, a mi parecer, al menos por el poco tiempo que lo pude observar, al teatro Arriaga de Bilbao, en el que no había entrado anteriormente.

Resultado de imagen de escuela de musica de getxo

Proyectaron unos veinte cortometrajes de artistas amateurs o estudiantes de cine o arte, de diferentes temáticas e intereses.

Al finalizar la proyección, los presentadores del evento se despidieron agradeciendo a la asistencia su compañía y la convidaron a un café en la entrada del edificio en la salida.

Unas bebidas que se encontraban, curiosamente al ser cafés, frías, pero venía muy bien la degustación como colofón.

La causalidad es un instante

La ley de Murphy, esa ley que sabe que justo en ese momento cuando menos te lo esperas, surge, entre estupefacción y sorpresa, lo imprevisto.

Puedes estar meses sin encontrar nada y justo lo encuentras en el menos adecuado momento; una entrevista desafortunada en el día menos favorable…

El día más aconsejable para tí, en el que mejor podría ocurrir eso que anhelabas, pasa desapercibido.

Sin embargo, la fecha que menos te esperas surge en el instante menos convincente posible, más alejado de lo deseado, desafortunado.

La lucha de la razón por la causalidad en la vida es el azar inconveniente que produce y seduce cada situación existente.

Comienza con la última decisión, donde no sabes qué decidir, hacia dónde dirigirte. Pues ambas cosas te interesan, pero sólo una puedes elegir en ese azar de la vida inconstante.

El inconsciente te seduce, te dirige hacia parajes que no conoces aún. Te dice una cosa ahora, pero después espera otra.

Te pierdes entre decisiones opuestas; momentos insalvables, pensamientos obsoletos. Es un conjunto de ideas expuestas sobre un tiempo infinito que despierta de su sueño frustrado en un pasado no creado todavía, no deseado.

Te llaman de una empresa para hacer una entrevista de tu perfil profesional. Pero tu tienes unos viajes pendientes que no quieres cancelar. Les comentas que has estado todo un verano esperando a esa oportunidad, pero nunca, ninguna apareció.

El verano en la playa anhelante de acción. Durante el otoño programabas planes que no entraban en esa cuestión; eran una llama de desconexión. Pero no los querías dejar por obligación. Disfrutar era la razón…

Decidías, después de todas esas consecuencias desafortunadas, de esos hechos ocurridos, dejabas que la vida fluyera a su ritmo. Te dejabas llevar por el sonido de las olas del mar, al ritmo de la marea, que inundara tus sueños de vitalidad, de bondad, de sinceridad y vida, olvidándote de la maldad, de la mortalidad, de la ligereza de las experiencias casuales que se viven como instantes que desaparecen lentamente en el espacio indeterminado.

Un día más en la tempestad humana

Esta mañana, de nuevo, después de desayunar, para airearme y realizar algo de ejercicio, he salido a pasear como otras veces. Ahora que no trabajo y tengo más tiempo libre puedo dedicarle ese espacio al paseo al aire libre.

Desde que hace unos meses empecé a salir por el “bidegorri” (camino rojo) a pasear, me he dado cuenta de que es algo que me viene bien, porque consigo estar más relajado y tener más calmada la mente.

A pesar del frío que hace ya por las mañanas, me he puesto un pantalón corto deportivo y una camiseta. También suelo llevar una chaqueta sport que me pongo, aunque me la suelo quitar después de un rato andando, porque se suda.

Además, llevo unas gafas de sol graduadas que utilizo para ir a la playa desde hace dos años, y una gorra para evitar la luz que de frente me da en la cara. Pues sólo las gafas puestas no me evitan ese destello molesto. De este detalle me he dado cuenta no hace mucho, un par de días, al ser consciente de que el sol me reflejaba en los ojos con un fogonazo fuerte cuando se encontraba enfrente del camino.

Ni siquiera llevo las llaves ni el teléfono móvil. Muy pocas veces los llevo, porque es más cómodo al andar.

El aire, el viento, la brisa, el cálido calor que da el sol, me hace sentir tranquilo y confortable. Es como ir flotando por el ambiente.

Sexualidades Diversas

Resultado de imagen de izanez centro municipal de basurto

Ayer estuve en una conferencia con la colaboración de la asociación Fekoor, que trata a personas con diversidad funcional (discapacidad física) e Izanez, una asociación que se dedica a la atención y cultivo de las sexualidades diversas en la discapacidad, en el Centro Municipal de Basurto, en Bilbao.

Resultado de imagen de sexualidades diversas

La charla comenzaba con la introducción y colaboración de Patricia Pérex Coto, una trabajadora social y sexóloga, y Roberto, un trabajador social con diversidad funcional que continuaba (después de ella) dando su punto de vista sobre el asunto en la conferencia.

Comenzaron comentando que todos los seres humanos son sexuados y que tienen el derecho a reconocer la sexualidad como algo natural. Pues creen que es un hecho, no un derecho como tal.

Basándose en que la sexualidad es diversa, muy compleja y que existen incertidumbres en ella, que es un proceso natural y constante, lleno de vivencias, relatos, experiencias que van sucediendo a lo largo de la vida, la sexualidad es un valor a cultivar.

Se centraron en qué mensajes reciben las personas con diversidad funcional, en si se reconocen sus derechos a ser sexuales y si se les facilita poder desarrollar la sexualidad.

También dijeron que lo importante es conocerse, aceptarse y expresarse. Y que el lenguaje nos esclaviza con las palabras que utilizamos, los prejuicios y los miedos que tenemos.

El miedo al sexo está introducido en nuestras mentes por causa de la educación. También gracias a la moral y/o la religión, el concepto de sexo es un tabú aún en la sociedad actual. Se ha visto como un aspecto negativo, y por eso se ha ocultado. Y mucho más en ciertos colectivos sociales como las mujeres, el LGBTIQ+, las personas con diversidad funcional o en minorías étnicas o de cualquier tipo.

Por lo que es importante reconstruirse, promoviendo valores positivos sobre la sexualidad en las personas, respetando sus ritmos individuales y dándoles autonomía, sin tener, por ejemplo, una actitud infantil con ellos.

Por todo ello, se ha negado a estas personas la sexualidad, la erótica. Y se les debe informar y dar las mismas opciones que a las personas que no tienen ningún tipo de discapacidad. Sobre todo esa privacidad e intimidad que en muchas ocasiones no tienen.

La personas no olvidan el deseo porque es algo innato en ellas. Así que se necesita una buena comunicación y tratar la sexualidad como algo natural para promover un desarrollo personal adecuado.

Otro aspecto que tuvieron en cuenta es no dar toda la importancia a lo genital. La sexualidad es amplia y no se limita a la penetración. Existen muchos juegos preliminares y prácticas que nutren esa experiencia sexual, en el caso de tener una enfermedad, en la vejez o la incapacidad. La sexualidad es transversal; el placer es humano al igual que el deseo, universal.

Existen muchos tipos de sentirse hombre o mujer, alejándose de los modelos normativos y heteropatriarcales construidos. Las personas deben sentirse felices de expresar su sexualidad de manera libre.

Dando una vuelta

Esta mañana ha salido el sol. A pesar del frío que hace, pues hace poco que ha empezado el otoño en esta latitud del norte, he salido a dar una vuelta como en muchas otras ocasiones, vestido con mi conjunto de camiseta de manga corta azul, pantalón corto negro y las sneakers (zapatillas de deporte) transpirables.

En un momento dado, de vuelta del recorrido matinal, yendo por el bidegorri (camino rojo, en euskera) paseando, de repente, me encuentro de frente en dirección contraria, a un par de señoras que le dice una a la otra caminando:

– Ayer comí un tomate. Hoy voy a comer otro también porque dicen que es muy bueno para los huesos y para la piel (lo dice mientras estira los brazos mirando a su amiga).

Más tarde, uno con la bici ha hecho unos saltos sobre el césped que podría haberse caído, pero supongo que él sería consciente del control que tenía al hacerlo.

Vivencias de personas un día que tengo un día cualquiera dando una vuelta.

Cruce de sonrisas

Esta tarde cuando me disponía a cruzar el paso de peatones para coger el autobús, un coche, en el que un chico joven, se ha detenido amablemente para dejarme cruzar.

Según ha parado su coche, he podido cruzar y le he sonreído y agradecido con la mano.

Él también me ha mirado y ha sonreído.

Creo que hay muchas personas con buena intención y que saben respetar a los demás.

Me he sentido muy feliz por ver que hay gente amable y con empatía en una sencilla acción diaria como esa.

Aprendizaje personal

Una persona puede ser sensible y ser muy fuerte anímicamente, por ejemplo. De hecho suele ser así. Las personas que no expresan sus emociones suelen tener problemas psicológicos y tendencia a tener miedos.

Cuesta cuando alguien no acepta que la vida es dual, voluble, variable.

Pensamos que todo puede ser eterno, mantenerse en el tiempo y no cambiar, pues aceptar que todo cambia es difícil. No queremos que lo haga y nos molesta, nos frustra.

Yo también doy muchas vueltas a las cosas. Y a veces pensar no resulta ser tan saludable.

Porque nos han educado que siendo chicos no se puede llorar, y todos esos prejuicios.

Nos han enseñado a no expresar, y he aprendido que lo importante es expresar porque así puedes gestionar las sensaciones, sentimientos, pensamientos y las emociones de una manera natural.

Y no pretendo ser mejor que nadie, pero intento encontrar personas que vean la vida de esa forma, que me comprendan.

Cada cual puede elegir hacer lo que desee.

El que llora realmente es más fuerte que el que se reprime por ser un hombre masculino. Depende todo de la educación.

Claro que puedes cambiar. Puedes reconstruir tu manera de ver las cosas. Y pensar o vivir de acuerdo a esas ideas. Pero mucha gente no lo intenta.

El problema siempre es la educación.

Desde niños nos construyen así. Cada persona tiene su propia evolución. Una misma debe ser consciente y aprender de ello, con su aprendizajes y socialización. Es muy importante socializar.