Entrevista de trabajo

Cuando envió un currículum vitae por email (o mediante su página web) a una empresa para decirles que me interesa su oferta de trabajo, ya desde ese instante que lo escribo, empieza en mi mente y mi cuerpo (pues lo somatizo) cierta ansiedad por el qué pasará.

Los pensamientos pueden con mi mente y siento una leve tensión nerviosa por la incertidumbre de si me van a llamar para una entrevista o no.

Cuando me llaman, si me llaman (que de todos los currículum vitae que envío no lo hacen) tengo la misma tensión, aunque algo más moderada, ya que he pasado la fase de envío, y ahora se han puesto en contacto conmigo para darme una cita para la entrevista.

Si me pillan en la calle o en algún lugar en el que no puedo apuntar la dirección ni fecha y hora de la entrevista, me pongo más nervioso aún, y le preguntó a ver si puede enviarme por email los datos porque no tengo boli para anotarlo en ese momento; si estoy en casa tranquilo o en un sitio en el que puedo apuntarlo, me siento tenso pero mucho menos.

A veces, incluso he cogido mal los datos de los nervios que me entran, o se me olvidan y vuelvo a preguntarlos después.

Cuando llego al lugar de la entrevista, suelo estar con bastante antelación para evitar llegar tarde. Si tengo que esperar, mantengo la ansiedad, pero me encuentro mejor que si por cualquier motivo que sea, como por el retraso del transporte, tráfico… que son circunstancias adversas. Aunque llegue rápido para evitar la tardanza.

Otras voy tranquilo y me sorprendo de no tener ansiedad antes de la entrevista. Pero son las ocasiones menos habituales.

Normalmente aparece una tensión nerviosa, donde los pensamientos nacen y se desarrollan con el miedo y la inseguridad latente, que permanecen hasta llegar al lugar… Y para más tarde, desaparecer al salir del mismo, relajándome, volviendo todo mi estado emocional a cierta normalidad, reaparece un equilibrio mental.

Anuncios

Rutina

– Para desayunar por las mañanas, siempre suelo comer fruta, que suele ser un kiwi y un plátano, acompañado de bebida de soja (a veces de avena u otro tipo vegetal) y copos de avena, galletas o alguna otra cosa.

– Yo tomé un café por aquí y para casa. Hacía mucho frío.

… Hace hace mucho que no tengo. Antes tenía geranios y pensamientos, creo que los regaba mi madre. Pero aquí no tenemos la terraza que teníamos en la otra casa.

En verano salíamos afuera y comíamos en ella, mi hermano y yo. Eran otros tiempos.

Aloe vera también he tenido, es bueno para la piel.

“Dodes ‘Ka-Den” (Akira Kurosawa, 1970)

Resultado de imagen de dodes kaden

Esta obra maravillosa de cine japonesa, está dirigida por el gran conocido director Akira Kurosawa,  en el año 1970. Es la primera película en color que realiza. Es una crítica a la sociedad japonesa de la época, donde existen pobreza y problemas entre algunos estratos sociales.

El comienzo es una oda de humor surrealista inesperada: un hombre con una diversidad funcional corre por un lugar lleno de basura y caótico,  imaginando que es un tren recorriendo su mundo particular, cantando “Dodes´ka-den”  que es el sonido que hace un tren cuando circula por las vías.

Resultado de imagen de dodes kaden

Relata las diferentes vivencias de distintas personas dentro de la ciudad desarrollada en la que viven ciudadanos con pocos recursos económicos en la sociedad avanzada de Japón, mezclados la pobreza con la violencia, el sexo, la soledad.

El relato de un niño que vive con su padre en un coche abandonado en la calle, que tiene hambre y busca en la basura algo para comer. Su padre medio trastornado, sueña con un futuro mejor para él, por ejemplo, una casa, pero su vida dura no entiende de eso.

Resultado de imagen de dodes kaden

Como trabajaba con mucha sensibilidad la textura y el color en las imágenes, le llamaban “el pintor del celuloide”.

Me ha gustado mucho verla, aunque te deja un sentimiento de tristeza porque a veces no se solucionan los conflictos y quedan mucho tiempo por conseguir los objetivos que se tienen para mejorar las condiciones de las vidas humanas.