Acerca de Iker Yeled

Un chico con inquietudes culturales y sociales que comparte artículos interesantes sobre arte, cine, literatura y música. También interesado en la lucha por la igualdad social, por la diversidad sexual y minorías étnicas.

Sexualidades Diversas

Resultado de imagen de izanez centro municipal de basurto

Ayer estuve en una conferencia con la colaboración de la asociación Fekoor, que trata a personas con diversidad funcional (discapacidad física) e Izanez, una asociación que se dedica a la atención y cultivo de las sexualidades diversas en la discapacidad, en el Centro Municipal de Basurto, en Bilbao.

Resultado de imagen de sexualidades diversas

La charla comenzaba con la introducción y colaboración de Patricia Pérex Coto, una trabajadora social y sexóloga, y Roberto, un trabajador social con diversidad funcional que continuaba (después de ella) dando su punto de vista sobre el asunto en la conferencia.

Comenzaron comentando que todos los seres humanos son sexuados y que tienen el derecho a reconocer la sexualidad como algo natural. Pues creen que es un hecho, no un derecho como tal.

Basándose en que la sexualidad es diversa, muy compleja y que existen incertidumbres en ella, que es un proceso natural y constante, lleno de vivencias, relatos, experiencias que van sucediendo a lo largo de la vida, la sexualidad es un valor a cultivar.

Se centraron en qué mensajes reciben las personas con diversidad funcional, en si se reconocen sus derechos a ser sexuales y si se les facilita poder desarrollar la sexualidad.

También dijeron que lo importante es conocerse, aceptarse y expresarse. Y que el lenguaje nos esclaviza con las palabras que utilizamos, los prejuicios y los miedos que tenemos.

El miedo al sexo está introducido en nuestras mentes por causa de la educación. También gracias a la moral y/o la religión, el concepto de sexo es un tabú aún en la sociedad actual. Se ha visto como un aspecto negativo, y por eso se ha ocultado. Y mucho más en ciertos colectivos sociales como las mujeres, el LGBTIQ+, las personas con diversidad funcional o en minorías étnicas o de cualquier tipo.

Por lo que es importante reconstruirse, promoviendo valores positivos sobre la sexualidad en las personas, respetando sus ritmos individuales y dándoles autonomía, sin tener, por ejemplo, una actitud infantil con ellos.

Por todo ello, se ha negado a estas personas la sexualidad, la erótica. Y se les debe informar y dar las mismas opciones que a las personas que no tienen ningún tipo de discapacidad. Sobre todo esa privacidad e intimidad que en muchas ocasiones no tienen.

La personas no olvidan el deseo porque es algo innato en ellas. Así que se necesita una buena comunicación y tratar la sexualidad como algo natural para promover un desarrollo personal adecuado.

Otro aspecto que tuvieron en cuenta es no dar toda la importancia a lo genital. La sexualidad es amplia y no se limita a la penetración. Existen muchos juegos preliminares y prácticas que nutren esa experiencia sexual, en el caso de tener una enfermedad, en la vejez o la incapacidad. La sexualidad es transversal; el placer es humano al igual que el deseo, universal.

Existen muchos tipos de sentirse hombre o mujer, alejándose de los modelos normativos y heteropatriarcales construidos. Las personas deben sentirse felices de expresar su sexualidad de manera libre.

Anuncios

Dando una vuelta

Esta mañana ha salido el sol. A pesar del frío que hace, pues hace poco que ha empezado el otoño en esta latitud del norte, he salido a dar una vuelta como en muchas otras ocasiones, vestido con mi conjunto de camiseta de manga corta azul, pantalón corto negro y las sneakers (zapatillas de deporte) transpirables.

En un momento dado, de vuelta del recorrido matinal, yendo por el bidegorri (camino rojo, en euskera) paseando, de repente, me encuentro de frente en dirección contraria, a un par de señoras que le dice una a la otra caminando:

– Ayer comí un tomate. Hoy voy a comer otro también porque dicen que es muy bueno para los huesos y para la piel (lo dice mientras estira los brazos mirando a su amiga).

Más tarde, uno con la bici ha hecho unos saltos sobre el césped que podría haberse caído, pero supongo que él sería consciente del control que tenía al hacerlo.

Vivencias de personas un día que tengo un día cualquiera dando una vuelta.

Cruce de sonrisas

Esta tarde cuando me disponía a cruzar el paso de peatones para coger el autobús, un coche, en el que un chico joven, se ha detenido amablemente para dejarme cruzar.

Según ha parado su coche, he podido cruzar y le he sonreído y agradecido con la mano.

Él también me ha mirado y ha sonreído.

Creo que hay muchas personas con buena intención y que saben respetar a los demás.

Me he sentido muy feliz por ver que hay gente amable y con empatía en una sencilla acción diaria como esa.

Aprendizaje personal

Una persona puede ser sensible y ser muy fuerte anímicamente, por ejemplo. De hecho suele ser así. Las personas que no expresan sus emociones suelen tener problemas psicológicos y tendencia a tener miedos.

Cuesta cuando alguien no acepta que la vida es dual, voluble, variable.

Pensamos que todo puede ser eterno, mantenerse en el tiempo y no cambiar, pues aceptar que todo cambia es difícil. No queremos que lo haga y nos molesta, nos frustra.

Yo también doy muchas vueltas a las cosas. Y a veces pensar no resulta ser tan saludable.

Porque nos han educado que siendo chicos no se puede llorar, y todos esos prejuicios.

Nos han enseñado a no expresar, y he aprendido que lo importante es expresar porque así puedes gestionar las sensaciones, sentimientos, pensamientos y las emociones de una manera natural.

Y no pretendo ser mejor que nadie, pero intento encontrar personas que vean la vida de esa forma, que me comprendan.

Cada cual puede elegir hacer lo que desee.

El que llora realmente es más fuerte que el que se reprime por ser un hombre masculino. Depende todo de la educación.

Claro que puedes cambiar. Puedes reconstruir tu manera de ver las cosas. Y pensar o vivir de acuerdo a esas ideas. Pero mucha gente no lo intenta.

El problema siempre es la educación.

Desde niños nos construyen así. Cada persona tiene su propia evolución. Una misma debe ser consciente y aprender de ello, con su aprendizajes y socialización. Es muy importante socializar.

La herida sensual y poética

En el escenario cercano a una cala de un césped aparentemente seco, verdoso y no demasiado confortable, se encuentran dos sujetos que se conocen hace ya unos cuantos meses, como en otras ocasiones. Aunque se quedan en un campo de hierba más apartados para tumbarse, tomar el sol y charlar,

y se acurrucan,

y se abrazan,

y se dan calor en la tarde soleada, arriba, entre arbustos, ramas y plantas,

en el campo donde crecen los juncos, en el suelo pintado de verde del verano que ha pasado, y el otoño que está empezando lentamente, porque aún se ven los restos del sol perezoso.

Aunque empieza el frío del otoño que se va acercando, el calor va naciendo con sensaciones eróticas, suaves, dulces…

Aparecen los abrazos con los besos que se funden,

se confunden entre caricias; los movimientos de las manos y los pies van aumentando con el tiempo, relamiendo y jugando sin miedo;

el deseo aumenta cada vez más, hasta llegar al momento de mayor placer;

la extinción de la conciencia durante unos instantes sin memoria.

El intenso y eterno suicidio indómito, salvaje, primitivo, animal,  mental y espiritual se transforma en sensaciones permanentes fuera del tiempo y del espacio.

“Demián” de Herman Hesse

Emil discierne y aprende, tras reflexionar, gracias a los diálogos filosóficos que tiene con Demián, que la vida tiene un mundo permitido, el bueno, y otro prohibido, el considerado negativo, escondido, pero que hay que aceptar y saber gestionar ambos, integrándolos como una totalidad natural del ser humano que es.

Resultado de imagen de demian ediciones mexicanos unidos

Se va dando cuenta, gracias a la influencia educativa y experimental con su amigo Demián, de que lo que considera malo o negativo, lo que es un pecado (por causa de lo prohibitivo y pecaminoso aprendido de la religión) es humano del mismo modo que lo considerado bueno o positivo. Y que, en general, los profesores, los padres y los religiosos… en definitiva, el mundo los adultos, lo prohibido, lo tienen reprimido y no dejan experimentarlo. Porque tienen miedo no son capaces de gestionarlo ni aceptarlo como parte vital.

Discierne también que es importante para él ser feliz entender todas esas cuestiones de las que dudaba por ignorancia. Que no debe dejarse influenciar por lo aprendido, que debe reconstruir su propia existencia y ser libre de prejuicios y miedos de los que ha sido preso hasta haber conocido a su amigo Demián.

Es una novela escrita en el año 1919, por Herman Hesse, que leí en 2007 por primera vez, y la segunda vez que he tomado contacto ha sido ahora, en septiembre del año 2018,  Y no sé por qué, pero es el momento en el que visto la enorme relación que ha tenido siempre la religión en la literatura, desde tiempos muy antiguos. Y que aún ahora, sigue teniendo en muchos textos, aunque ya menos por la existencia de una sociedad más laica.

“The Swedish Theory of Love” (Erik Gandini, 2015)

Erik Gandini es un director italiano/sueco que ha realizado un documental titulado en castellano: “La teoría sueca del amor”. Trata sobre el individualismo que se vive actualmente en uno de los países más desarrollados del mundo: Suecia, y sobre los problemas que eso crea en la sociedad.

Imagen relacionada

Escena del documental de varios habitantes en Suecia

Suecia tiene el modelo de vida más alto del planeta, según algunos estudios. Pero viven en soledad, por ser autónomos e independientes. Sufren más depresión que en Etiopía, por ejemplo, donde viven con muy poco y aun así sonríen y viven la vida de una manera más feliz.

Allí trabaja un médico sueco, que con su buena intención y sabiduría, y muy pocos recursos materiales y económicos, realiza intervenciones quirúrgicas y cura a muchos pacientes del lugar.

Imagen relacionada

Médico trabajando en Etiopía

En esta sociedad en la que vivimos, parece que todo es perecedero, porque se construyen los objetos y las relaciones de manera frágil, por lo que tienden a desaparecer o desgastarse de forma constante, obsolescencia programada lo llaman.

Imagen relacionada

Pasajeros en un metro de Suecia

También está en el documental entrevistado Z. Bauman, el gran sociólogo, que trata el tema del mundo líquido, el amor líquido, el trabajo o, en general, la vida líquida, donde todo es bastante efímero y volátil.

A causa del neoliberalismo, creado por el creciente capitalismo se han llegado a crear conflictos en las sociedades más desarrolladas, del llamado primer mundo. Actualmente, la gente de clase más baja, con dificultades económicas en éste, se denomina el cuarto mundo, pues carecen de muchos recursos al igual que en el llamado tercer mundo.

Resultado de imagen de la teoria sueca del amor

Zygmunt Bauman

Por lo tanto, se debería pensar en cómo se puede modificar este desequilibrio, este desajuste humano, a la hora del crecimiento económico en la sociedad. Si en realidad sólo existe un interés económico- político de los que gobiernan y/o si se está haciendo de manera inadecuada.

Y me pregunto si realmente el mundo se quiere construir con valores humanos como el amor, justicia, respeto, tolerancia y democracia para lograr una igualdad real entre todas las culturas tan diversas que existen en el planeta.

Duermevela

Noches de insomnio,

los sueños no aparecen.

Días cansados,

noches pensando en el miedo

Inseguridad en el sueño.

Aguas en ríos, piscinas, mares y pantanos,

Alturas en montes, barrancos, puentes rascacielos,

Arañas en paredes, en suelos,

Pánico incierto.

Me nubla la vista el cielo,

Luz cegadora,

entiendo

La censura y el franquismo

El totalitarismo es un sistema de poder dominante sobre una sociedad a través de la propaganda y la manipulación con una policía secreta o ciertos grupos secretos, que anulan la libertad de expresión y los derechos individuales de las personas.

Resultado de imagen de totalitarismo

El fascismo, franquismo, nazismo… Todas esas palabras que hablan de totalitarismos, dictaduras que censuran, anulan o asesinan las ideas y las vidas de millones de personas, no se entenderían con la existencia de un pensamiento crítico, en el que cada persona pensara de manera autónoma, libre.

Aún hoy en día, las sociedades viven dentro de una censura en muchos ámbitos, de cualquier tipo: laboral, familiar/ personal o en el entorno de la vida social.

Se supone que la democracia y la justicia, elaborados términos muy valorados, se han construido para conseguir la igualdad de las personas en el mundo. Sin embargo, todavía no es posible hablar de haberlos logrado, pues continúan siendo restringidos en muchos lugares y anulados en otros tantos.

Amor adolescente en el tren

Esta tarde, mientras iba en el tren sentado, leyendo una novela francesa titulada “La mujer de la libreta roja”, del escritor Antoine Laurain (que trata sobre un hombre que se encuentra un bolso tirado en la calle sin cartera ni teléfono, sin datos para poder saber de quién es, abandonado, sobre un cubo de basura), he observado, como lo hacía en la historia Laurent con Laure -a través de los objetos que se encontraban dentro de su misterioso bolso abandonado, después de haber sido robado a Laure, por algún ladrón sin escrúpulos- a una pareja de adolescentes encariñados, besándose y acariciándose lentamente, de manera inocente.

Imagen relacionada

Al verles así de acaramelados y enamorados, me he emocionado y he notado un enorme sentimiento de empatía por el hecho de lo bonito y romántico que puede ser el amor al principio- y después también.

Mientras tanto, en ese momento, leía que Chloe, la hija de Laurent, el protagonista del libro que estaba leyendo al mismo instante que les miraba de vez en cuando emocionado, encontraba a Laure en su puesto de trabajo gracias a los datos que le dio su padre para que la pudiera encontrar. Laure trabajaba de doradora (restauradora de piezas de arte).

El libro aún no ha terminado de ser leído, pero la historia de amor espero que continúe por mucho tiempo. Me gustaría pensar que seguirán así durante muchos años, embelesados, fascinados por esa magia que es sentir el amor: querer y ser querido de manera correspondida; y distraídos de las preocupaciones, de los conflictos de la vida contemporánea, que sigan soñando con esa maravillosa esperanza y consigan encontrar (y poder mantener) ese fascinante sueño, esa bonita ilusión.

Me gusta pensar en esas sensaciones, sentir que son posibles, que hay personas que sienten de forma auténtica, que viven el instante siendo conscientes de lo humildes y vulnerables o frágiles que somos como personas, como cuerpos finitos.

Quizá el alma exista y sea eterna, pero de momento no lo sabemos. El amor es lo único que nos hace felices y nos salva del odio o el miedo.