Pizza, American Horror Story y Sexo

Hace años, él era una cita constante en su vida. De la noche a la mañana, fueron de la nada al todo. Y después se apagó, de algún modo sin saber por qué. Quizá por las circunstancias personales de cada uno, que cambiaron algo.

Quedaban para cenar pizza, que compraban en el supermercado del barrio, y veían series en la televisión de su casa.

A veces eran pizzas de cuatro quesos, que es la que más le gustaba a uno de ellos; otras veces, de otros sabores diferentes, pero siempre eran congeladas o refrigeradas en el frigorífico, o también, para variar, ensaladas preparadas ya.

Para desayunar compraban cereales o galletas, y cuando uno de ellos se quedaba más tiempo en su casa (porque después ya iba derecho al trabajo) comía pasta o cualquier cosa que preparaba en su casa con él.

Eran American Horror Story o Looking, las series que vieron durante aproximadamente un año. Cada semana, los sábados o los viernes se juntaban en su casa. Y el gato, la compañía eterna de ambos, incluso algunas veces, se les unía en la alcoba.

Resultado de imagen de sensualidad homosexual pintura

“Intimacy with Christ 3” Richard Scott

Hablaban durante horas, se reían a menudo y bromeaban sobre el sexo, que después tenían de manera alocada incluso. Aunque era bastante romántica la escena, con la pasión del momento, se llegaba a tener instantes de gran emoción sexual. Pero la sensualidad era imperante.

Después de casi un año volvieron a charlar, pero no han vuelto a verse. Aunque anhelan de manera poética el reencuentro. Tal vez no fuera similar ya.

Anuncios