Conocerte, un día cualquiera

Una excitación cuántica, después de leerte.

Una belleza etérea me excita, confirmo al observarte.

Una eyaculación sobre paisajes de la antigüedad, hermosos y perdidos efebos que trascienden en profundas dimensiones abstractas.

Una charla trascendente, un café que suaviza las emociones, una ruta de senderismo por el acantilado, el aire de la costa en una playa, el sentimiento de libertad en la cima de un monte, una deliciosa cena en buena compañía, un concierto que despierta emociones latentes, una película en un cine a oscuras respirando el perfume maravilloso de la otra persona, una siesta en un lugar magnético, un sonido surreal, una mirada hipnótica y misteriosa que no termina, un abrazo que envenena de amor, un beso suave y dulce, las palabras y experiencias que se recuerdan.
Una actitud crítica, positiva y constructiva

Una faz hermosa y exótica, eternamente poesía maravillosa.

Anuncios

Viaje a Toulouse

Desde hacía unas semanas, Eder y yo, teníamos planeado viajar a algún lugar, aunque no teníamos muy claro a dónde. Habíamos hablado de visitar Sofía, en Bulgaria, Sevilla o Roma, en Italia, pero por determinadas circunstancias (mayor gasto, demasiada concentración de gente por la Feria, el clima…) desestimamos esas opciones.

Así que nos pusimos a mirar otras ciudades como opciones, y decidimos mirar la ciudad francesa de Toulouse, más conocida como ciudad rosa, otra opción interesante, que lo fue. Pues disfrutamos mucho conociéndola y descubriendo tantos lugares maravillosos en ella, como ahora explicaré.

El primer día, fue el sábado, 31 de marzo. Cogimos el bus para Hendaya, y allí con el tren SNCF francés, llegamos hasta Toulouse, casi dos horas más tarde de lo previsto, después de un retraso considerable de la compañía de transporte ferroviario.

Estación de tren en Bayonne

Cuando llegamos, sobre las cuatro de la tarde, dos horas más tarde de lo previsto, avisamos de que íbamos llegando al lugar, a los dueños del apartamento que habíamos alquilado para que supieran que habíamos llegado ya, y que si por alguna razón tenían prisa por irse, que nos dejaran las llaves y las instrucciones del mismo para localizarlo sin problema. No fue el caso tan desabrido y estuvieron esperándonos hasta nuestra llegada para contarnos un poco cómo funcionaban los utensilios de la casa y cualquier dato de interés general del viaje. Nos dejaron un mapa e información local, y nos dijeron dónde estaban algunos de los monumentos y  lugares más conocidos de la ciudad. Ya teníamos una pista, una ligera idea de cómo desenvolvernos en nuestra reciente estrenada visita.

Después de despedirnos de ellos, salimos del piso, habiendo dejado las maletas en el mismo, después de habernos mojado por la enorme cantidad de lluvia que había caído de repente en la calle, y salimos para realizar la compra de comida en un supermercado de Carrefour, para los cinco días que íbamos a estar en la ciudad.

Vista desde el apartamento, en la Rue Soufflot, Toulouse

Cuando volvimos, al igual que al salir, no llovía ni una gota, algo que, afortunadamente y para alegría nuestra, no volvería a ocurrir en todo el viaje.

Sin embargo, sabiendo que el día sería espléndido y soleado, sin realmente ningún sentido ni motivo, cada mañana que salíamos del apartamento, cogíamos el paraguas y lo metíamos en la mochila por si acaso llovía en algún momento durante el día.

Una librería en Carcassonne

Entre los sitios que visitamos, estuvimos viendo museos, tiendas de música, librerías antiguas (donde había reliquias literarias) y nuevas, también espacios artísticos, donde vendían pinturas, obras y objetos de arte muy diversos y originales, y una tienda de ropa a peso, donde compré unos zapatos negros italianos vintage, con punta.

Kilostock, tienda de ropa de segunda mano

En Toulouse visitamos los jardines japoneses, que me gustaron mucho por el toque oriental que tienen, ya que recuerdan a los de Kyoto, en Japón; también fuimos a visitar las iglesias y monumentos históricos y religiosos más representativos de la ciudad, como el museo de arte contemporáneo, Les Abattoirs,  y el de San Agustinos, el de Bellas Artes, que contiene arte desde la historia antigua hasta el siglo XX; aparte de los parques que tiene la ciudad, que son muy bonitos, donde paramos para comer algo y descansar de los largos recorridos en el camino.

Jardines japoneses en Toulouse

Al día siguiente, fuimos en tren a Carcassonne, la ciudad medieval, donde vimos un montón de fortalezas y edificios de la época y comimos unas galletas con trocitos de chocolate crujiente.

Fortalezas en Carcassonne

Al día siguiente estuvimos en Albi, donde nació y vivió el artista plástico Henri Toulouse-Lautrec, que comenzó a dibujar y pintar escenas del campo del lugar por influencia de un familiar, que le instruyó. Aunque más tarde emigró a París. Allí conoció la vida moderna, la noche de la ciudad y a sus habitantes, pintaba de una manera sensible, sin prejuicios, sobre toda esa escena de prostitutas, bohemios y artistas, gente que vivía en la calle, con los que compartía experiencias y aprendizajes.

Litografía, Museo de Toulouse- Lautrec, en Albi

A pesar de encontrarnos en Francia, decidimos comer en un restaurante coreano que Eder había encontrado interesante y bastante económico. Nos gustó mucho la comida del lugar, aunque no fuera lo típico de la comida francesa.

Boli Café, un restaurante coreano

Como recuerdo compramos unos imanes de la villa de Toulouse, con dibujos de flores violetas, unas plantas muy típicas allí, con las que realizan el sabor de los caramelos y los helados, decoran los vinos, las tiendas y las boutiques de la ciudad.

Inxeba- The wound (John Trengove, 2017)

Basada en la novela del escritor Thando Mggolozana: “A man who is not a man”, narra el ritual iniciático de los jóvenes en la adolescencia de la etnia xhosa, en Sudáfrica.

Resultado de imagen de the wound

The Wound, en castellano traducida como “La herida”, trata sobre la iniciación de los adolescentes, un ritual tradicional de circuncisión en el que pasan de ser niños a adultos, a ser hombres, dentro del sufrimiento e injusticia que eso les supone, por un maestro experimentado.

Resultado de imagen de the wound

Lo más habitual en este lugar, es que se conviertan en “hombres” y hagan lo que tienen que hacer como “hombres”, según la tradición cultural, es decir, tienen que ser fuertes, masculinos, no pudiendo mostrar las emociones, ni ninguna sensibilidad que les haga parecer afeminados. Lo que se requiere y pide es que sean buenos hombres, formen una familia.

Pero en este caso, el maestro del rito Xolani, que inicia a los jóvenes, es homosexual, al igual que uno de ellos, Vija. Se dan cuenta de que sienten atracción el uno por el otro y se besan. Y cuando el otro amigo Kwanda se entera, se convierte en un problema de miedo o incluso celos, del que tienen que salir para resolver ese conflicto, viéndolo como algo natural,  preguntándose para continuar con sus vidas.

Por lo tanto, Vija y Kwanda, en las escenas finales se preguntan: cómo si África no conociera el amor gay, ¿cómo el amor puede destruir una nación?, ¿cuál es el objetivo de tener un pene?, ¿pero es tan importante? Kwanda le dice a Vija que Xolani tiene esposa e hijos, que es un auténtico xhosa, que no va a cambiar.

Nelson Mandela, que luchó por conseguir los derechos humanos, por una igualdad entre todas las diversidades culturales, fue un sudafricano que rechazó ser jefe en una tribu xhosa.

Resultado de imagen de the wound

Como conclusión, quiero decir que la homosexualidad aún sigue -desafortunadamente – castigada y penada con cárcel o muerte en muchos países africanos (y fuera de África también), y que es un ejemplo para poder expresar lo que sienten algunas personas dentro de esas sociedades que no aceptan la diversidad sexual que existe. Con este tipo de películas, se trata de visualizar estas problemáticas y que la gente las pueda ir aceptando con el tiempo en esos lugares, para poder verlas como algo natural, en un mundo normalizado, sin prejuicios ni estereotipos, que por miedo a lo diferente, se crea un absurdo e innecesario dolor y sufrimiento.

Resultado de imagen de the wound

 

 

Grímsey (Richard García y Raúl Portero, 2017)

Bruno y Norberto han roto como pareja. Bruno quiere saber por qué le ha dejado su novio y decide ir a Grímsey, Islandia, a buscarle para tener alguna respuesta.

Resultado de imagen de grimsey pelicula

En este largo e intenso viaje, un gran sentimiento de incertidumbre y de angustia le acompaña por no saber qué ocurre. Con la ayuda de un guía local catalán que vive allí, que conoce muy bien el lugar, recorre de sur a norte el país, llegando a Grímsey, en el círculo polar ártico donde se encuentra Norberto.

Al llegar allí, le ve, le observa, pero descubre que se encuentra bien y tranquilo. Por lo tanto, entiende que no le necesita, que esa etapa ha pasado y nuevos cambios estarán por llegar. Es consciente de que ha sido un largo recorrido que ha tenido que realizar como un aprendizaje, un camino personal.

Imagen relacionada

Saló o los 120 días de Sodoma (Pier Paolo Pasolini, 1975)

Imagen relacionada

Pier Paolo Pasolini

Estamos ante una adaptación al cine del director italiano Pasolini, basada en una obra del escritor y filósofo francés Marqués de Sade, que habla sobre el sexo y la homosexualidad, el fascismo, el control y manipulación que ejercen unos poderes sobre otros, aniquilando su libertad y expresión, sometiendo a los individuos “más débiles”, como un ejemplo de la última etapa del fascismo de Mussolini que tuvo lugar en la República de Saló en Italia a finales de 1943.

Resultado de imagen de salo

Es una expresión del sexo, el sadismo y el dolor, en sus más extremas y delirantes  expresiones, y por otro lado, del control y la manipulación, aludiendo al fascismo de Mussolini, o el nazismo del Holocausto con Hitler en Alemania y/o también podría relacionarse con la idea de la banalidad del mal que Hannah Arendt menciona cuando habla en sus estudios sobre Eichmann, pues el argumento para maltratar o cometer un homicidio carece de empatía y de discernimiento.

Resultado de imagen de saló o los 120 días de sodoma

Ante todo esto, viene la idea de que el mal se crea, se produce, porque se es una mala persona y no se tienen valores humanos (como la falta de empatía, respeto, amor o compasión), o porque se ignora y se sigue una idea que se cree verdadera.

Imagen relacionada

Estos hechos son actuaciones que no se tendrían que haber permitido, acontecimientos que no deberían haber existido en ningún momento histórico de la humanidad, pero que fueron apoyados por políticos indecentes e indolentes (que carecen de empatía) que permitieron llegar a un punto de manipulación creando genocidios extremos, inhumanos; sin embargo, esto ocurrió de esta manera, por la convicción ciega en unas ideas que les habían inducido en sus vidas, pues estaban obsesionados, eran fieles a su filosofía, haciendo caso a los mandatos de sus superiores y a las responsabilidades de su trabajo, manipulados por unas ideas que creían eran verdaderas, por falta de reflexión, de juicio crítico, llegando a un exterminio como el que ocurrió en la Alemania nazi. Pero en ningún caso son inocentes por haber cometido tales crímenes.

Resultado de imagen de saló o los 120 días de sodoma

En la película de Pasolini, se refleja, desde otro punto de vista, el control y manipulación que estos señores en una mansión sofisticada, tienen sobre los jóvenes, maltratandoles y privándoles de su libertad mediante prácticas sexuales de sadismo, golpeando el cuerpo desnudo con latigazos, y filias varias, como la coprofagia, cuando se ponen en el salón a degustar las heces por placer de los señores, como si de un manjar suculento, exquisito y exótico se tratara.

Resultado de imagen de saló o los 120 días de sodoma

También se percibe el deseo y el placer sexual de una manera sarcástica y ambivalente, en el momento que los dos jóvenes se encuentran en una habitación en la cama,  teniendo una relación sexual, terminando en el suelo, deslizándose de la cama por la pasión desenfrenada del instante, hacia el suelo, al final de la película. Se trata de una escena homoerótica muy sensual muy interesante de contemplar, donde se expresa que el amo y su “amigo” están siempre disponibles para el otro; el deber de ser suyo y pedirlo cuando quiera, como un dominio sobre él.

Imagen relacionada

Después en una de las habitaciones de la mansión, encuentran a una pareja haciendo el amor y les asesinan de un disparo, primero al chico y después a la chica, que yace sin vida sobre una silla.

Posteriormente, en otra escena en el jardín, los jóvenes, cómplices de los señores, ayudan a quemar de manera sádica con la llama de unas velas los pechos de una dulce adolescente, que grita por el dolor del fuego, y más tarde, a otro, inocente también, le torturan y le cortan la lengua y un ojo.

Imagen relacionada

El poder concede privilegio, permiso, supremacía, potestad, licencia, vigor, energía para manipular o interpretar lo que le interesa y someter al resto de la sociedad para lograr su propio interés; obtener beneficios aprovechándose de lo que puede manipular, destruyéndolo si hace falta.

polemica

Creo que tanto el director de cine Pier Paolo Pasolini como la filósofa Hannah Arendt, han expresado con sus ideas en el arte una idea sobre el mal, sobre el poder y manipulación que la sociedad ha vivido y que no es ser malo o bueno, sino la idea que se tiene que hace que esos individuos lleguen a realizar esas barbaridades inhumanas, contra todo lo que se considera moral – o éticamente- humano.

Resultado de imagen de saló o los 120 días de sodoma

El concepto que se tiene de bien o de mal es la moral la que dice qué significado tiene, pero más allá de ésta está el sentido común. Cada persona tiene una perspectiva diferente de la vida, de la realidad, y si te ponen un límite, una presión para realizar un acto, quizá lo hagas sin pensarlo demasiado, sin ver esas consecuencias futuras ni discernir en absoluto, ante esa oportunidad de recibir un beneficio por ello, cuando en realidad, estás destruyendo algo.

Resultado de imagen de hannah arendt

Pueden ser ejemplos para ayudar a construir una mirada crítica con uno mismo y con la realidad que se vive, a discernir un poco mejor, desde distintas perspectivas, abrir la mente de prejuicios y temores, para poder profundizar y llegar a entenderlo mejor desde el punto de vista de las personas que lo han hecho. Aunque no se esté de acuerdo nada de lo ocurrido, poder empatizar con su pensamiento en ese momento determinado.

Nos ayudan a pensar, como decía Hanna Arendt: “necesito y quiero comprender las cosas para saber”.

Exposición de Bruce Davidson

Ayer me pasé por la exposición de Bruce Davidson, un fotógrafo que retrata a los individuos que viven en lugares suburbanos y con situaciones difíciles del siglo XX, expuesta en la Sala Rekalde, en Bilbao.

Este artista retrata el mundo marginal, introduciéndose en la vida de esas personas como si fuera uno de ellos, mostrando las emociones que tienen esas personas que observa.

Los viajes que realiza le permiten reflejar momentos determinados en París: un parque donde está una señora llamada Margaret Fauché, que es viuda de Léon Fauché, un pintor impresionista; como también en USA, en el circo Clyde Beatty o en las calles del Harlem, en Nueva York, donde muestra las dificultades sociales de la población y la lucha por los derechos civiles haciendo estudios fotográficos al público que escucha a Martin Luther King en sus discursos, mientras que la mayoría de los fotógrafos da más importancia haciendo fotos al propio Luther King.

Imagen relacionada

La viuda de Montmartre (1956)

Resultado de imagen de selma march fotografo davidson

Selma March (1965)

Resultado de imagen de luther king davidson

Martin Luther King, en una conferencia de prensa en Alabama (1962)

Cuando visita Alabama y Mississippi, vive en primera persona el conflicto de la lucha por los derechos civiles que se están consiguiendo en el país.

Resultado de imagen de bruce davidson fotografo

Calle 100 Este (1966-1968)

La población inmigrante del Harlem, retratada en sus circunstancias de la vida diaria nos transmite esa situación tan difícil que viven.

Resultado de imagen de bruce davidson fotografo

Resultado de imagen de bruce davidson fotografo

La juventud libre de la clase media norteamericana reflejada en instantes fugaces, denota un espíritu libre.

Resultado de imagen de bruce davidson fotografo la viuda montmartre

El enano

Se centra en las situaciones cotidianas de los personajes del circo, no en hacer fotografías de lo que ocurre dentro del mismo.

Resultado de imagen de bruce davidson fotografo

Resultado de imagen de bruce davidson fotografo

Cafetería Garden (1973-1976)

En  esta imagen, cuando realiza un documental sobre el escritor Isaac Bashevis Singer, muestra los acontecimientos en una cafetería de las personas judías, que como él,  habían venido después de la guerra a la ciudad.  Le contaban las historias que habían vivido y se identificaba con ellos por su cercanía.

Bruce Davidson

También colabora con las revistas de moda Vogue o Life, para poder documentar proyectos que tiene de larga duración.

Captura de pantalla 2016-10-02 a la(s) 17.00.16

Central Park (1992-1995)

Con empatía y respeto, sin juzgar, con mucha humanidad y emoción siempre refleja lo que se vive, la vida y las diversas experiencias de las personas que transitan en el Central Park de Nueva York.

006 Bruce Davidson

Bandas de Brooklyn (60´s)

 

Resultado de imagen de bruce davidson fotografo

Inglaterra/ Escocia (60´s)

Visitando Madrid

Como ya no tenía que trabajar el lunes de nuevo en el comedor, y suponía que no me iban a llamar esta semana (casualmente me han llamado hoy para ir a trabajar), decidí irme unos días por ahí para desconectar, pues me apetecía salir de aquí. Ya que siempre viene bien dejar la rutina para volver con nuevas experiencias vitales y renovarse de nuevo.

Así que hablé con mi amigo J. para visitarle en Santander de nuevo, que había estado hace unas semanas. Me comentó que le parecía bien quedar, pero me propuso ir a Madrid porque él tenía vacaciones esa semana. Así que no lo pensé demasiado, y compramos billetes de tren para ir desde allí. Pasé una noche en su ciudad y después salimos para Madrid.

Empecé el viaje en Santander, y de allí fuimos en el tren el lunes hasta Madrid, en la estación de tren de Chamartín, después cogimos la línea azul, la número 1 del metro, hasta Gran Vía, donde nos bajamos para ir a la calle Hortaleza, al hostal donde nos alojamos. No volvimos a coger el metro hasta la vuelta el día 14 de febrero, el día de los enamorados, a las 14 horas.

Cine/Teatro Capitol, C/ Gran Vía 41, Madrid

Recorrimos el barrio de Chueca, fuimos al teatro Capitol, donde vimos el musical titulado “El amor sigue en el aire” de Félix Sabroso, en el que actúan Alaska, Mario, Bibiana Fernández y Manuel Bandera; también entramos en distintos estudios de diseño y decoración muy interesantes, mirando discos, vinilos, libros y pinturas y obras plásticas en diferentes tiendas de arte.

Diferentes vinilos de bandas nacionales e internacionales

Estuve envolviéndome de cultura en la librería mítica de temática LGBTI de Madrid, llamada Berkana, que después de tantos años continúa abierta, a pesar de que últimamente ha descendido su atractivo por el desarrollo de la tecnología y las nuevas formas de comunicación.

Aun así, afortunadamente, muchas personas se acercan a ella a diario a ojear y comprar sus libros, películas y demás material cultural sobre la diversidad sexual en formato de papel, o en video. Muchas personas son conscientes del valor del formato analógico, tradicional, y el interés que tiene para nostálgicos y fans de lo antiguo.

Librería Berkana, C/Hortaleza 62, Madrid

También estuvimos tomando algo en Mama Inés Café, donde estaba la exposición del artista autodidacta navarro, Javier Melús, que desde muy joven ha pintado todo lo que ve y le ha interesado sobre diversos temas de la cultura popular realizando collages, como con el slogan de Coca Cola, un cómic, con dibujos animados (Bob Esponja, The Pink Panther), o con la revista de moda (Vogue) en este caso (como se puede observar en la imagen de abajo).

Mama Inés Café, C/ Hortaleza 22, Madrid (Exposición de Javier Melús)

Por la noche nos acercamos al Boyberry, un pub, para saludar a un amigo de J., con el que estuvimos hablando y un rato tomando algo, que es uno de los lugares más conocidos de la ciudad actualmente.

Existe un cuarto oscuro, donde los chicos pueden tener sexo, “glory holes”, y algunos días realizan fiestas temáticas, como la del “20×20”, vendiendo más económica la bebida a los más jóvenes, por ejemplo, también hay una zona chill out con camas, un sitio tranquilo para charlar, entre otras cosas, para el colectivo homosexual que allí se anima a asistir.

Este tipo de locales y fiestas, son diversas opciones a realizar para este público en algunas ciudades europeas (como en el Kit-Kat Club de Berlín), por muchas personas puede ser criticado y rechazado, visto como algo obsceno e inmoral, pero debe ser respetado (siempre que haya respeto entre las personas que lo realizan y dentro de la legalidad) y tolerado como cualquier otra práctica sexual o cultural  existente.

Boyberry, C/ Valverde 3, Madrid

También comimos en un restaurante llamado Vivares, muy interesante. Un menú con una comida muy buena y los camareros muy agradables.

De primero pedí risotto, de segundo unas albóndigas de bacalao con ensalada, y de postre una tarta de queso con mermelada de frambuesa muy deliciosa. El menú bastante económico: 11, 40 euros.

Y por la noche, estuvimos la última noche, en el bar Lakama, tomando una cerveza con otro amigo de J.

Resultado de imagen de lakama madrid

Lakama, C/ Gravina 4, Madrid

 

 

Visita a Santa Águeda

El 5 de febrero, es Santa Águeda, el Agate Deuna en euskera, Ágata en italiano, significa la buena, la virtuosa, que es una festividad que se celebra en nuestro entorno para conmemorar la memoria de esta santa, a la cual amputaron los pechos y la quemaron. Aunque luego resucitó con ayuda de la visión de San Pablo.

Ahora siempre se la recuerda como a una santa que ayuda en partos complicados, problemas en la lactancia o patología en los pechos.

 

Imagen relacionada

Santa Águeda, Zurbarán

 

Desde que era pequeño, cuando vivía en Zorroza, uno de los barrios más alejados de la ciudad de Bilbao, iba con los amigos y sus madres, vecinos con los que jugaba en el barrio durante toda mi infancia: Mikeldi, Sandra, Pili, Cristina, Lorena, Alex, Iratxe…

Según salíamos de casa, bajábamos y cruzábamos la carretera principal que va hacia Balmaseda, dejando atrás el edificio de la empresa de colchones “Flex”, donde cogíamos palés para hacer casetas en las huertas y campas de Siete Campas donde vivíamos, pero eso es otra historia, que quizá otro día cuente.

Pues, como decía, pasando por el que era conocido como el puente de “goma”, por Castrejana, que me daba un poco de miedo cruzarlo, porque se movía (ahora no sé si sigue existiendo) y subíamos al monte; o bien, íbamos por Cruces, que era un camino más tranquilo, por carretera asfaltada. Un año hasta fuimos por los tubos que transportan agua, de color verde, que sobrevuelan el río Cadagua. A mí ese día me asustó por lo peligroso que era ir siendo tan pequeños. Pero nuestras madres no parece que vieran el peligro en ello…

Hoy, de nuevo, después de muchos años sin ir, he ido con mi madre, mi prima Amaia y mis tíos, desde Portugalete en metro hasta Cruces, y luego ya andando hasta la ermita. No ha llovido más que al inicio un poco del paseo; después ha salido hasta el sol, aunque el día era frío.

Para finalizar la jornada, hemos comido en casa de mis primos con los niños, que no habían subido (y se han quedado con su padre) al monte pensando que llovería.

CSNY Déjà Vu (Bernard Shakey, 2008)

Crosby, Stills, Nash and Young, es uno de los grupos que ha marcado historia y ha conseguido un gran éxito en la fama del rock, desde los años 60, al igual que otros como, por ejemplo: The Beatles, The Rolling Stones, The Doors, Pink Floyd, o artistas en solitario como David Bowie, Patti Smith, Kate Bush…

Resultado de imagen de Crosby, Stills, Nash & Young

En aquellos tiempos, en los que había un deseo y una ilusión por el amor libre, la libertad sexual o la paz mundial en todo el planeta, muchas bandas de música transmitieron todas esas emociones y esperanzas con todo el desenfreno que tuvo lugar en aquella época.

Todos estos grupos musicales (y muchas personas anónimas que les seguían – fans, fanáticos, incondicionales, admiradores, idólatras, groupies…- en las masas sociales que se crearon en la segunda mitad del S.XX) quisieron cambiar el mundo de una manera pacífica, promoviendo mensajes de respeto, amor o tolerancia entre todas las etnias o las diversidades culturales. Luego, también aparecieron gurús que eran adorados como dioses, como maestros de algo que aún no se sabía qué significaba, que querían cambiar el mundo de la misma manera, por arte de magia. Pero con el tiempo eso cambió, incluso muchos desaparecieron, para no volver jamás, y otros, convirtiéndose en adultos y conservadores empresarios, pasando de ser hippies a yuppies, perdiendo la esencia de la rebeldía que habían tenido en su juventud idealista, soñadora e inocente.

Sin embargo, algunas bandas de músicos, como CSNY, han mantenido ese espíritu y esa ilusión por el cambio del mundo (desconozco si sigue la misma profundidad en sus ideas tal como eran, pero en principio, parece que mantienen sus principios y valores) hacia estados de bienestar, paz y felicidad. Parece que confían en que a pesar del capitalismo (en el que ellos están también), y la existencia de las guerras, la de Vietnam, en su momento, posteriormente, la de Irak o Afganistán, se puede modificar la conciencia de la sociedad en el mundo.

Quizá en los años sesenta no se consiguió demasiado; tal vez fue un sueño que no se pudo realizar, pero ahora ellos han continuado, de nuevo, intentándolo, creyendo en ese posible, real y cercano cambio. En donde no existan las guerras y la sociedad esté llena de tolerancia y paz. Porque si se intenta conseguir algo, es importante ser constante en el cambio.

 

 

Emails entre Ana e Iker

Un día me responde diciéndome en un email:
Gracias por los links, en algunas cuentas de facebook sí lo dejan abierto, sí que se puede entrar aunque no estés registrado, pero en esa no (me imagino que es la tuya personal).
Hace tiempo tenía una cuenta vacía en facebook que usaba sólo para eso, para poder entrar, pero la eliminé: me llamaba Mikel Truffaut (y pone unas sonrisas, bromeando por el juego de haberse puesto el nombre del director francés).
Pero bueno, ya he visto el otro link, sí, esa era la piscina que había visto que te decía que había patos. !Qué bonita! (se refiere a una película francesa futurista, art déco, de los años 20, de la que escribí el otro día titulada: L´inhumaine).

Metrópolis, la primera vez que la ví fue hace mogollón de años en la cinemateca que había en el museo de Bellas Artes. Flipé, porque no era como ahora que tenemos acceso a clásicos y rarezas por internet, y además con veintipocos años, no había visto nada parecido, me asombró. Fritz Lang aparece ya de mayor, y como personaje en mi segunda película preferida: “El desprecio” (Jean- Luc Godard, 1963).

 

Yo también me alegro mucho de que tengamos una amistad que ha nacido de comprender que la vida vale la pena por las sensaciones y emociones que es capaz despertar la belleza del sentimiento de una película, una imagen, la literatura, y cualquier expresión estética.

Todo nos parece interesante, y el día que eso no pase estaremos muertos. Yo ya sé a qué te refieres; yo también siento eso; yo también me alegro mucho de haberte encontrado, a ti y a tu sensibilidad, a seguir así.

Que descanses y empieces un buen día mañana con tu super desayuno (le había comentado que últimamente he empezado a desayunar avena con bebida de soja- avena, almendra…- con frutas: plátano, kiwi, manzana, uvas pasas; y le añado germen de trigo, levadura de cerveza, canela en polvo… dependiendo del día voy variando los productos).

Besos y un abrazo, Iker.

Buenos días:

Amaneciendo en un día lluvioso y frío, como es habitual en esta época del año aquí, he leído tu mensaje tranquilamente al mirar en la aplicación de gmail que tengo instalada en el móvil.
La verdad es que sí, una atmósfera genial tienen todas estas películas por su narrativa, su formato, su ambiente, su música (su banda sonora), sus actores y actrices… todo en conjunto conforma una obra de culto, para mantenerse en la posteridad.

En la eternidad, claro, supongo, si existe, deben de encontrarse muchas grandes obras del ámbito artístico- cultural, tanto cinematográfico, literario, musical, arquitectónico, incluso de la danza y de las ideas (filósofos) de muchas personas. Creo que lo que nos hace cambiar y disfrutar en la vida, es todo eso que nos conmueve al verlo, oírlo, leerlo… En definitiva, al sentirlo y vivirlo de manera intensa, natural. Es un acto poético en sí mismo, un continuum de hechos muy bonito.
Bueno, y después de todo este pensamiento filosófico, comentarte que la película de ayer no la vimos entera, porque aparte de que se hacía tarde, pues estuvieron hablando bastante antes de proyectarla, duraba dos horas largas, y no nos pareció tan interesante como habíamos pensado.
La historia está bien, y según dicen, es una película precursora de la nouvelle vague francesa, con tiene elementos de ese tipo, pero se me hizo algo pesada. Aunque la decoración y la atmósfera muy buenas en el París y Londres de los años cuarenta de la segunda guerra mundial. Por lo tanto, a la charla posterior no nos quedamos. Quizá alguna otra de las que darán, me guste más…

Espero que pases buen día.

Un abrazo, cuídate.