La herida sensual y poética

En el escenario cercano a una cala de un césped aparentemente seco, verdoso y no demasiado confortable, se encuentran dos sujetos que se conocen hace ya unos cuantos meses, como en otras ocasiones. Aunque se quedan en un campo de hierba más apartados para tumbarse, tomar el sol y charlar,

y se acurrucan,

y se abrazan,

y se dan calor en la tarde soleada, arriba, entre arbustos, ramas y plantas,

en el campo donde crecen los juncos, en el suelo pintado de verde del verano que ha pasado, y el otoño que está empezando lentamente, porque aún se ven los restos del sol perezoso.

Aunque empieza el frío del otoño que se va acercando, el calor va naciendo con sensaciones eróticas, suaves, dulces…

Aparecen los abrazos con los besos que se funden,

se confunden entre caricias; los movimientos de las manos y los pies van aumentando con el tiempo, relamiendo y jugando sin miedo;

el deseo aumenta cada vez más, hasta llegar al momento de mayor placer;

la extinción de la conciencia durante unos instantes sin memoria.

El intenso y eterno suicidio indómito, salvaje, primitivo, animal,  mental y espiritual se transforma en sensaciones permanentes fuera del tiempo y del espacio.

Anuncios

“God´s own Country” (Francis Lee, 2017)

Johnny, un joven inglés que vive en un pueblo en el campo, trabaja en el campo en el entorno de la ganadería con su padre y su abuela.

Resultado de imagen de god's own country

Tiene reprimida su homosexualidad, así que se emborracha y queda con chicos para tener sexo. Le cuesta mucho expresar sus emociones y las gestiona con una actitud violenta y llena de odio.

Como necesitan ayuda en el trabajo con los animales en el campo, pues su padre está enfermo, llega a su casa llega un joven rumano para colaborar en esas actividades.

Resultado de imagen de god's own country

Gheorghe, es un trabajador rumano muy sencillo y amable. Nada que ver con la personalidad y actitud de Johnny. Pero cuando se conocen nace una conexión entre ellos y aunque Johnny lo reprime y les cuesta expresarlo, sabe que lo siente también.

Resultado de imagen de Alec Secăreanu

Después de unos conflictos, parecen dejarse, pero el amor y la atracción continúan, por lo que renuevan su relación, viviendo juntos.

“Una mujer fantástica” (Sebastián Lelio, 2017)

Marina y Orlando viven juntos. Ella es bailarina y cantante, pero también transexual. Él tiene muchos años más que ella.

Resultado de imagen de mujer fantastica pelicula

Un día él se encuentra mal y le lleva al hospital, pero después de un tiempo perece por un aneurisma.

La familia de Orlando no acepta a Marina, pues considera que ella no pertenece a la familia y que es una aberración esa relación. De hecho, le acusan de posible asesina, culpable de la muerte de Orlando.

Resultado de imagen de mujer fantastica

Marina se siente rechazada y está desconsolada por el hecho de que no la aceptan, aunque mucho más aún, por considerarla culpable de esa muerte. Cuando ella realmente siente que él ha sido su pareja porque se querían y no algo imaginado o inventado por ella para aprovecharse.

Resultado de imagen de mujer fantastica pelicula

Pero pocas personas la respetan. Básicamente, su profesor de baile que le asesora y algunos de sus amigos.

Tras la incineración de Orlando, ella continúa su vida como una gran mujer, con el perro y sigue con la música, cantando una ópera feliz.

Resultado de imagen de mujer fantastica pelicula

Abusos por homosexualidad

Todavía siguen existiendo muchos prejuicios y estereotipos sociales sobre la homosexualiad y, en general, sobre la diversidad sexual y las minorías étnicas. Continúa estando presente en la mente del inconsciente colectivo el miedo al qué dirán los demás. Todavía sigue teniendo mucha importancia en nuestra sociedad.

A pesar del avance generacional que ha habido en la educación, se sigue teniendo mucha desconfianza hacia lo que no se considera habitual o normal. Existen obstáculos a la hora de relacionarse y tratar temas sobre la homosexualidad, la bisexualidad o la transexualidad… Es decir, aunque se ha empezado a aceptar de manera generalizada la diversidad sexual y a las minorías, rechazadas hasta ahora, se siguen discriminando e ignorando a las personas que no entran dentro de la “norma”, en la heteronormatividad.

Por lo que siempre se ha pensado que alguien homosexual estaba enfermo (hasta el año 1973, hace unas pocas décadas lo consideraba la ciencia) pero sin ningún motivo real.

También se decía, en general, que estas personas, cuando trabajan con la infancia, en el ámbito educativo, o en el social, son más proclives a cometer abusos, y tener más posibilidades de ser violadores, maltratadores y/o cometer actos de ese tipo en centros escolares, sociales o de cualquier ámbito.

Todos esos pensamientos son falsos y no permiten que la sociedad avance hacia la aceptación, respeto y tolerancia de estos colectivos excluidos y rechazados.  Porque no hay ninguna teoría que lo confirme.

Lo más importante es educar desde la infancia en valores que defiendan la libertad de elegir lo que se desea, lo que se quiere/siente que se es en la vida. Y no se debería haber permitido herir y hacer sufrir a personas que tienen esa diferencia, pues todos somos únicos y aportamos distintas opciones en cada realidad.

La diferencia aumenta las capacidades de las personas. Por lo tanto, ésta enriquece y aporta más creatividad en la sociedad.

Conocerte, un día cualquiera

Una excitación cuántica, después de leerte.

Una belleza etérea me excita, confirmo al observarte.

Una eyaculación sobre paisajes de la antigüedad, hermosos y perdidos efebos que trascienden en profundas dimensiones abstractas.

Una charla trascendente, un café que suaviza las emociones, una ruta de senderismo por el acantilado, el aire de la costa en una playa, el sentimiento de libertad en la cima de un monte, una deliciosa cena en buena compañía, un concierto que despierta emociones latentes, una película en un cine a oscuras respirando el perfume maravilloso de la otra persona, una siesta en un lugar magnético, un sonido surreal, una mirada hipnótica y misteriosa que no termina, un abrazo que envenena de amor, un beso suave y dulce, las palabras y experiencias que se recuerdan.
Una actitud crítica, positiva y constructiva

Una faz hermosa y exótica, eternamente poesía maravillosa.

Grindr y el “neighbour”

Resultado de imagen de grindr simbolo

En alguna otra ocasión he hablado de las aplicaciones móviles gays para conocer o ligar y encontrar sexo con chicos, como en algunos momentos algunos buscan y/o encuentran, dependiendo de su estado de ánimo e impulsos sexuales. De las aplicaciones más usadas y conocidas hasta el momento, según mi percepción, Grindr es la que más se utiliza, seguido de Wapo, Badoo o Planet Gayromeo, entre otras. Luego quizá existen chats como el de Chueca, que ha sido desde hace muchos años muy conocido entre los usuarios habituales, porque era de las únicas opciones de conocer gente nueva, fuera del ambiente de los bares, pubs o discotecas gays (o también el “cruising”: la actividad sexual en sitios públicos como parques, playas…como en la película francesa “El desconocido en el lago”, de Alain Giraudie, 2013), pero creo que actualmente está en desuso. Pues las apps en los móviles son más efectivas y rápidas a la hora de buscar y encontrar, de saciar los apetitos básicos, de satisfacer las necesidades para algunos, pero de ocultarlas, esconderlas, para otros en su esfera social y personal, siendo un camino de lucha constante consigo mismos al no aceptarse o reprimir su atracción o emoción.

Resultado de imagen de el desconocido del lago

“El desconocido en el lago”, Alain Giraudie, 2013

Cada cual debe hacer lo que desee, lo que más le guste y apetezca en cada momento, pero, ante todo, siempre es más coherente y conveniente respetarse y ser fiel a uno mismo.

Un chico puede conocer a otro que vive en el mismo edificio y saber a cuántos metros está de distancia, pues funciona con un sistema de localización Gps. Sólo hay que activarlo y esperar a que se actualicen los perfiles de los chicos que se encuentran alrededor.

Pues eso mismo le ocurrió a un amigo. Me contó que hace varios días se encontró con un chico, vecino del mismo portal, que vivía al lado. Le salía conectado a muy pocos metros de distancia, por lo que tenía que encontrarse muy cerca.

Me contaba que durante varios días estuvieron hablando por la app y que le había enviado alguna foto comprometida, de su pene, imagino, y que un día quedaron de manera rápida y efímera para que le hiciera una felación según abría la puerta de su piso. Este chico le había dicho a mi amigo que era bisexual, pues vivía con una chica, con su novia, y como en ese momento no se encontraba ella dentro, le invitó. Después de hacer señales tocando la pared desde su salón, que estaba pegado a su casa.

Me decía que no fueron ni cinco minutos, que él quería eyacular en su boca pero que se negó, por falta de confianza y miedos varios que les entran a los chicos en esos momentos de incertidumbre y frialdad.

Finalmente, me comentó que la experiencia le agradó, aunque estuvo un poco inquieto por si llegaba alguien o si ocurría algún imprevisto en ese instante, pero que el morbo que sentía (supongo que el otro chico tambien, sino no lo habría hecho) ganó al miedo. Y que aunque pensaba que era una falta de respeto para su novia, él no tenía que tener ningún sentimiento de responsabilidad sobre el tema. Y no se sintió culpable, sino que vio en ello una constructiva experiencia de aprendizaje.

Pizza, American Horror Story y Sexo

Hace años, él era una cita constante en su vida. De la noche a la mañana, fueron de la nada al todo. Y después se apagó, de algún modo sin saber por qué. Quizá por las circunstancias personales de cada uno, que cambiaron algo.

Quedaban para cenar pizza, que compraban en el supermercado del barrio, y veían series en la televisión de su casa.

A veces eran pizzas de cuatro quesos, que es la que más le gustaba a uno de ellos; otras veces, de otros sabores diferentes, pero siempre eran congeladas o refrigeradas en el frigorífico, o también, para variar, ensaladas preparadas ya.

Para desayunar compraban cereales o galletas, y cuando uno de ellos se quedaba más tiempo en su casa (porque después ya iba derecho al trabajo) comía pasta o cualquier cosa que preparaba en su casa con él.

Eran American Horror Story o Looking, las series que vieron durante aproximadamente un año. Cada semana, los sábados o los viernes se juntaban en su casa. Y el gato, la compañía eterna de ambos, incluso algunas veces, se les unía en la alcoba.

Resultado de imagen de sensualidad homosexual pintura

“Intimacy with Christ 3” Richard Scott

Hablaban durante horas, se reían a menudo y bromeaban sobre el sexo, que después tenían de manera alocada incluso. Aunque era bastante romántica la escena, con la pasión del momento, se llegaba a tener instantes de gran emoción sexual. Pero la sensualidad era imperante.

Después de casi un año volvieron a charlar, pero no han vuelto a verse. Aunque anhelan de manera poética el reencuentro. Tal vez no fuera similar ya.

Incertidumbre

Recorriendo un camino en un parque del pueblo llamado Aldi, cerca de Toulouse, en Francia.

… Y más cosas – me decía.

– Quiero hacer mi vida, no estar con mis padres, quiero un trabajo más estable. Y tener mi espacio vital; cocinar mi propia comida, hacer yo mismo las cosas… que las hago, pero no me siento del todo realizado aún; sentir que soy libre, que no dependo de ellos.

– Me encanta sentir esa sensación de estar, de ser independiente, de vivir sin tiempo y sin presiones ante los demás. Sin depender de nadie. Aunque ¿acaso es posible no depender de nadie? Supongo que no, que es inevitable depender de los demás para socializar en esta sociedad. Por lo tanto, no somos libres del todo.

– A veces quieres salir, ir a algún sitio y no volver; otras quedarte. Salir, cambiar, hacer cosas diferentes. Ese es el deseo anhelado incombustible que tienes.

Inxeba- The wound (John Trengove, 2017)

Basada en la novela del escritor Thando Mggolozana: “A man who is not a man”, narra el ritual iniciático de los jóvenes en la adolescencia de la etnia xhosa, en Sudáfrica.

Resultado de imagen de the wound

The Wound, en castellano traducida como “La herida”, trata sobre la iniciación de los adolescentes, un ritual tradicional de circuncisión en el que pasan de ser niños a adultos, a ser hombres, dentro del sufrimiento e injusticia que eso les supone, por un maestro experimentado.

Resultado de imagen de the wound

Lo más habitual en este lugar, es que se conviertan en “hombres” y hagan lo que tienen que hacer como “hombres”, según la tradición cultural, es decir, tienen que ser fuertes, masculinos, no pudiendo mostrar las emociones, ni ninguna sensibilidad que les haga parecer afeminados. Lo que se requiere y pide es que sean buenos hombres, formen una familia.

Pero en este caso, el maestro del rito Xolani, que inicia a los jóvenes, es homosexual, al igual que uno de ellos, Vija. Se dan cuenta de que sienten atracción el uno por el otro y se besan. Y cuando el otro amigo Kwanda se entera, se convierte en un problema de miedo o incluso celos, del que tienen que salir para resolver ese conflicto, viéndolo como algo natural,  preguntándose para continuar con sus vidas.

Por lo tanto, Vija y Kwanda, en las escenas finales se preguntan: cómo si África no conociera el amor gay, ¿cómo el amor puede destruir una nación?, ¿cuál es el objetivo de tener un pene?, ¿pero es tan importante? Kwanda le dice a Vija que Xolani tiene esposa e hijos, que es un auténtico xhosa, que no va a cambiar.

Nelson Mandela, que luchó por conseguir los derechos humanos, por una igualdad entre todas las diversidades culturales, fue un sudafricano que rechazó ser jefe en una tribu xhosa.

Resultado de imagen de the wound

Como conclusión, quiero decir que la homosexualidad aún sigue -desafortunadamente – castigada y penada con cárcel o muerte en muchos países africanos (y fuera de África también), y que es un ejemplo para poder expresar lo que sienten algunas personas dentro de esas sociedades que no aceptan la diversidad sexual que existe. Con este tipo de películas, se trata de visualizar estas problemáticas y que la gente las pueda ir aceptando con el tiempo en esos lugares, para poder verlas como algo natural, en un mundo normalizado, sin prejuicios ni estereotipos, que por miedo a lo diferente, se crea un absurdo e innecesario dolor y sufrimiento.

Resultado de imagen de the wound

 

 

Victim (Basil Dearden, 1961)

Una película de suspense, un thriller, que refleja el chantaje que sufrían los homosexuales en Gran Bretaña hasta los años 60 del pasado siglo (a pesar de que las leyes ya no son así, sigue existiendo la homofobia en muchos casos). Realizada en blanco y negro parece una película negra de gángsters, dando un toque de angustia y tristeza.

Se dice que la producción de este largometraje ayudó a eliminar la ley contra los homosexuales en el país. Si es cierto, es una gran noticia tenerla como referente por la lucha de los derechos humanos y por los colectivos de la diversidad sexual.

Se centra en un hombre que es abogado y está casado con una mujer, un matrimonio heterosexual habitual de la época. A pesar de que él siente atracción por los hombres, su mujer le acepta y se encuentran casados. Pero cuando se descubren ciertas conductas le hacen chantajes y surgen conflictos entre ellos, poniéndose en riesgo.

Resultado de imagen de victim 1961

Es la primera película británica que dice la palabra “homosexual” en el cine, ya que era ilegal ser homosexual en esa época aún, donde se refleja cómo se hacían chantajes y se juzgaba, se penaba con cárcel, a las personas por sentir y vivir de una manera diferente, haciendo caso omiso y no respetando la diversidad sexual. En la historia algunos personajes reaccionan con normalidad, pero la mayoría sienten asco, repulsa y odio por la orientación del protagonista. Incluso su mujer, aunque le quiere y sabe previamente que es gay, en los momentos en los que se enfada con él, le dice comentarios poco ortodoxos.

El actor, Dirk Bogarde, muy reconocido en esos años en el cine británico, se arriesgó a interpretar ese papel tan polémico dados los prejuicios de la época sobre el tema de la homosexualidad.  Sin embargo, consiguió más éxito, siendo una de sus mejores representaciones, sin ser algo negativo para su carrera cinematográfica.

En definitiva, creo que es un ejemplo muy bien elaborado para poder observar cómo la sociedad londinense de esa época entendía este asunto. Afortunadamente estos sucesos ocurren en menor frecuencia, pero todavía sigue habiendo homofobia. La educación en el respeto y la tolerancia, como siempre, debe ser lo más importante para reconstruir los valores humanos.