Conocerte, un día cualquiera

Una excitación cuántica, después de leerte.

Una belleza etérea me excita, confirmo al observarte.

Una eyaculación sobre paisajes de la antigüedad, hermosos y perdidos efebos que trascienden en profundas dimensiones abstractas.

Una charla trascendente, un café que suaviza las emociones, una ruta de senderismo por el acantilado, el aire de la costa en una playa, el sentimiento de libertad en la cima de un monte, una deliciosa cena en buena compañía, un concierto que despierta emociones latentes, una película en un cine a oscuras respirando el perfume maravilloso de la otra persona, una siesta en un lugar magnético, un sonido surreal, una mirada hipnótica y misteriosa que no termina, un abrazo que envenena de amor, un beso suave y dulce, las palabras y experiencias que se recuerdan.
Una actitud crítica, positiva y constructiva

Una faz hermosa y exótica, eternamente poesía maravillosa.

Anuncios

Grindr y el “neighbour”

Resultado de imagen de grindr simbolo

En alguna otra ocasión he hablado de las aplicaciones móviles gays para conocer o ligar y encontrar sexo con chicos, como en algunos momentos algunos buscan y/o encuentran, dependiendo de su estado de ánimo e impulsos sexuales. De las aplicaciones más usadas y conocidas hasta el momento, según mi percepción, Grindr es la que más se utiliza, seguido de Wapo, Badoo o Planet Gayromeo, entre otras. Luego quizá existen chats como el de Chueca, que ha sido desde hace muchos años muy conocido entre los usuarios habituales, porque era de las únicas opciones de conocer gente nueva, fuera del ambiente de los bares, pubs o discotecas gays (o también el “cruising”: la actividad sexual en sitios públicos como parques, playas…como en la película francesa “El desconocido en el lago”, de Alain Giraudie, 2013), pero creo que actualmente está en desuso. Pues las apps en los móviles son más efectivas y rápidas a la hora de buscar y encontrar, de saciar los apetitos básicos, de satisfacer las necesidades para algunos, pero de ocultarlas, esconderlas, para otros en su esfera social y personal, siendo un camino de lucha constante consigo mismos al no aceptarse o reprimir su atracción o emoción.

Resultado de imagen de el desconocido del lago

“El desconocido en el lago”, Alain Giraudie, 2013

Cada cual debe hacer lo que desee, lo que más le guste y apetezca en cada momento, pero, ante todo, siempre es más coherente y conveniente respetarse y ser fiel a uno mismo.

Un chico puede conocer a otro que vive en el mismo edificio y saber a cuántos metros está de distancia, pues funciona con un sistema de localización Gps. Sólo hay que activarlo y esperar a que se actualicen los perfiles de los chicos que se encuentran alrededor.

Pues eso mismo le ocurrió a un amigo. Me contó que hace varios días se encontró con un chico, vecino del mismo portal, que vivía al lado. Le salía conectado a muy pocos metros de distancia, por lo que tenía que encontrarse muy cerca.

Me contaba que durante varios días estuvieron hablando por la app y que le había enviado alguna foto comprometida, de su pene, imagino, y que un día quedaron de manera rápida y efímera para que le hiciera una felación según abría la puerta de su piso. Este chico le había dicho a mi amigo que era bisexual, pues vivía con una chica, con su novia, y como en ese momento no se encontraba ella dentro, le invitó. Después de hacer señales tocando la pared desde su salón, que estaba pegado a su casa.

Me decía que no fueron ni cinco minutos, que él quería eyacular en su boca pero que se negó, por falta de confianza y miedos varios que les entran a los chicos en esos momentos de incertidumbre y frialdad.

Finalmente, me comentó que la experiencia le agradó, aunque estuvo un poco inquieto por si llegaba alguien o si ocurría algún imprevisto en ese instante, pero que el morbo que sentía (supongo que el otro chico tambien, sino no lo habría hecho) ganó al miedo. Y que aunque pensaba que era una falta de respeto para su novia, él no tenía que tener ningún sentimiento de responsabilidad sobre el tema. Y no se sintió culpable, sino que vio en ello una constructiva experiencia de aprendizaje.

Pizza, American Horror Story y Sexo

Hace años, él era una cita constante en su vida. De la noche a la mañana, fueron de la nada al todo. Y después se apagó, de algún modo sin saber por qué. Quizá por las circunstancias personales de cada uno, que cambiaron algo.

Quedaban para cenar pizza, que compraban en el supermercado del barrio, y veían series en la televisión de su casa.

A veces eran pizzas de cuatro quesos, que es la que más le gustaba a uno de ellos; otras veces, de otros sabores diferentes, pero siempre eran congeladas o refrigeradas en el frigorífico, o también, para variar, ensaladas preparadas ya.

Para desayunar compraban cereales o galletas, y cuando uno de ellos se quedaba más tiempo en su casa (porque después ya iba derecho al trabajo) comía pasta o cualquier cosa que preparaba en su casa con él.

Eran American Horror Story o Looking, las series que vieron durante aproximadamente un año. Cada semana, los sábados o los viernes se juntaban en su casa. Y el gato, la compañía eterna de ambos, incluso algunas veces, se les unía en la alcoba.

Resultado de imagen de sensualidad homosexual pintura

“Intimacy with Christ 3” Richard Scott

Hablaban durante horas, se reían a menudo y bromeaban sobre el sexo, que después tenían de manera alocada incluso. Aunque era bastante romántica la escena, con la pasión del momento, se llegaba a tener instantes de gran emoción sexual. Pero la sensualidad era imperante.

Después de casi un año volvieron a charlar, pero no han vuelto a verse. Aunque anhelan de manera poética el reencuentro. Tal vez no fuera similar ya.

Incertidumbre

Recorriendo un camino en un parque del pueblo llamado Aldi, cerca de Toulouse, en Francia.

… Y más cosas – me decía.

– Quiero hacer mi vida, no estar con mis padres, quiero un trabajo más estable. Y tener mi espacio vital; cocinar mi propia comida, hacer yo mismo las cosas… que las hago, pero no me siento del todo realizado aún; sentir que soy libre, que no dependo de ellos.

– Me encanta sentir esa sensación de estar, de ser independiente, de vivir sin tiempo y sin presiones ante los demás. Sin depender de nadie. Aunque ¿acaso es posible no depender de nadie? Supongo que no, que es inevitable depender de los demás para socializar en esta sociedad. Por lo tanto, no somos libres del todo.

– A veces quieres salir, ir a algún sitio y no volver; otras quedarte. Salir, cambiar, hacer cosas diferentes. Ese es el deseo anhelado incombustible que tienes.

Inxeba- The wound (John Trengove, 2017)

Basada en la novela del escritor Thando Mggolozana: “A man who is not a man”, narra el ritual iniciático de los jóvenes en la adolescencia de la etnia xhosa, en Sudáfrica.

Resultado de imagen de the wound

The Wound, en castellano traducida como “La herida”, trata sobre la iniciación de los adolescentes, un ritual tradicional de circuncisión en el que pasan de ser niños a adultos, a ser hombres, dentro del sufrimiento e injusticia que eso les supone, por un maestro experimentado.

Resultado de imagen de the wound

Lo más habitual en este lugar, es que se conviertan en “hombres” y hagan lo que tienen que hacer como “hombres”, según la tradición cultural, es decir, tienen que ser fuertes, masculinos, no pudiendo mostrar las emociones, ni ninguna sensibilidad que les haga parecer afeminados. Lo que se requiere y pide es que sean buenos hombres, formen una familia.

Pero en este caso, el maestro del rito Xolani, que inicia a los jóvenes, es homosexual, al igual que uno de ellos, Vija. Se dan cuenta de que sienten atracción el uno por el otro y se besan. Y cuando el otro amigo Kwanda se entera, se convierte en un problema de miedo o incluso celos, del que tienen que salir para resolver ese conflicto, viéndolo como algo natural,  preguntándose para continuar con sus vidas.

Por lo tanto, Vija y Kwanda, en las escenas finales se preguntan: cómo si África no conociera el amor gay, ¿cómo el amor puede destruir una nación?, ¿cuál es el objetivo de tener un pene?, ¿pero es tan importante? Kwanda le dice a Vija que Xolani tiene esposa e hijos, que es un auténtico xhosa, que no va a cambiar.

Nelson Mandela, que luchó por conseguir los derechos humanos, por una igualdad entre todas las diversidades culturales, fue un sudafricano que rechazó ser jefe en una tribu xhosa.

Resultado de imagen de the wound

Como conclusión, quiero decir que la homosexualidad aún sigue -desafortunadamente – castigada y penada con cárcel o muerte en muchos países africanos (y fuera de África también), y que es un ejemplo para poder expresar lo que sienten algunas personas dentro de esas sociedades que no aceptan la diversidad sexual que existe. Con este tipo de películas, se trata de visualizar estas problemáticas y que la gente las pueda ir aceptando con el tiempo en esos lugares, para poder verlas como algo natural, en un mundo normalizado, sin prejuicios ni estereotipos, que por miedo a lo diferente, se crea un absurdo e innecesario dolor y sufrimiento.

Resultado de imagen de the wound

 

 

Victim (Basil Dearden, 1961)

Una película de suspense, un thriller, que refleja el chantaje que sufrían los homosexuales en Gran Bretaña hasta los años 60 del pasado siglo (a pesar de que las leyes ya no son así, sigue existiendo la homofobia en muchos casos). Realizada en blanco y negro parece una película negra de gángsters, dando un toque de angustia y tristeza.

Se dice que la producción de este largometraje ayudó a eliminar la ley contra los homosexuales en el país. Si es cierto, es una gran noticia tenerla como referente por la lucha de los derechos humanos y por los colectivos de la diversidad sexual.

Se centra en un hombre que es abogado y está casado con una mujer, un matrimonio heterosexual habitual de la época. A pesar de que él siente atracción por los hombres, su mujer le acepta y se encuentran casados. Pero cuando se descubren ciertas conductas le hacen chantajes y surgen conflictos entre ellos, poniéndose en riesgo.

Resultado de imagen de victim 1961

Es la primera película británica que dice la palabra “homosexual” en el cine, ya que era ilegal ser homosexual en esa época aún, donde se refleja cómo se hacían chantajes y se juzgaba, se penaba con cárcel, a las personas por sentir y vivir de una manera diferente, haciendo caso omiso y no respetando la diversidad sexual. En la historia algunos personajes reaccionan con normalidad, pero la mayoría sienten asco, repulsa y odio por la orientación del protagonista. Incluso su mujer, aunque le quiere y sabe previamente que es gay, en los momentos en los que se enfada con él, le dice comentarios poco ortodoxos.

El actor, Dirk Bogarde, muy reconocido en esos años en el cine británico, se arriesgó a interpretar ese papel tan polémico dados los prejuicios de la época sobre el tema de la homosexualidad.  Sin embargo, consiguió más éxito, siendo una de sus mejores representaciones, sin ser algo negativo para su carrera cinematográfica.

En definitiva, creo que es un ejemplo muy bien elaborado para poder observar cómo la sociedad londinense de esa época entendía este asunto. Afortunadamente estos sucesos ocurren en menor frecuencia, pero todavía sigue habiendo homofobia. La educación en el respeto y la tolerancia, como siempre, debe ser lo más importante para reconstruir los valores humanos.

Grímsey (Richard García y Raúl Portero, 2017)

Bruno y Norberto han roto como pareja. Bruno quiere saber por qué le ha dejado su novio y decide ir a Grímsey, Islandia, a buscarle para tener alguna respuesta.

Resultado de imagen de grimsey pelicula

En este largo e intenso viaje, un gran sentimiento de incertidumbre y de angustia le acompaña por no saber qué ocurre. Con la ayuda de un guía local catalán que vive allí, que conoce muy bien el lugar, recorre de sur a norte el país, llegando a Grímsey, en el círculo polar ártico donde se encuentra Norberto.

Al llegar allí, le ve, le observa, pero descubre que se encuentra bien y tranquilo. Por lo tanto, entiende que no le necesita, que esa etapa ha pasado y nuevos cambios estarán por llegar. Es consciente de que ha sido un largo recorrido que ha tenido que realizar como un aprendizaje, un camino personal.

Imagen relacionada

Saló o los 120 días de Sodoma (Pier Paolo Pasolini, 1975)

Imagen relacionada

Pier Paolo Pasolini

Estamos ante una adaptación al cine del director italiano Pasolini, basada en una obra del escritor y filósofo francés Marqués de Sade, que habla sobre el sexo y la homosexualidad, el fascismo, el control y manipulación que ejercen unos poderes sobre otros, aniquilando su libertad y expresión, sometiendo a los individuos “más débiles”, como un ejemplo de la última etapa del fascismo de Mussolini que tuvo lugar en la República de Saló en Italia a finales de 1943.

Resultado de imagen de salo

Es una expresión del sexo, el sadismo y el dolor, en sus más extremas y delirantes  expresiones, y por otro lado, del control y la manipulación, aludiendo al fascismo de Mussolini, o el nazismo del Holocausto con Hitler en Alemania y/o también podría relacionarse con la idea de la banalidad del mal que Hannah Arendt menciona cuando habla en sus estudios sobre Eichmann, pues el argumento para maltratar o cometer un homicidio carece de empatía y de discernimiento.

Resultado de imagen de saló o los 120 días de sodoma

Ante todo esto, viene la idea de que el mal se crea, se produce, porque se es una mala persona y no se tienen valores humanos (como la falta de empatía, respeto, amor o compasión), o porque se ignora y se sigue una idea que se cree verdadera.

Imagen relacionada

Estos hechos son actuaciones que no se tendrían que haber permitido, acontecimientos que no deberían haber existido en ningún momento histórico de la humanidad, pero que fueron apoyados por políticos indecentes e indolentes (que carecen de empatía) que permitieron llegar a un punto de manipulación creando genocidios extremos, inhumanos; sin embargo, esto ocurrió de esta manera, por la convicción ciega en unas ideas que les habían inducido en sus vidas, pues estaban obsesionados, eran fieles a su filosofía, haciendo caso a los mandatos de sus superiores y a las responsabilidades de su trabajo, manipulados por unas ideas que creían eran verdaderas, por falta de reflexión, de juicio crítico, llegando a un exterminio como el que ocurrió en la Alemania nazi. Pero en ningún caso son inocentes por haber cometido tales crímenes.

Resultado de imagen de saló o los 120 días de sodoma

En la película de Pasolini, se refleja, desde otro punto de vista, el control y manipulación que estos señores en una mansión sofisticada, tienen sobre los jóvenes, maltratandoles y privándoles de su libertad mediante prácticas sexuales de sadismo, golpeando el cuerpo desnudo con latigazos, y filias varias, como la coprofagia, cuando se ponen en el salón a degustar las heces por placer de los señores, como si de un manjar suculento, exquisito y exótico se tratara.

Resultado de imagen de saló o los 120 días de sodoma

También se percibe el deseo y el placer sexual de una manera sarcástica y ambivalente, en el momento que los dos jóvenes se encuentran en una habitación en la cama,  teniendo una relación sexual, terminando en el suelo, deslizándose de la cama por la pasión desenfrenada del instante, hacia el suelo, al final de la película. Se trata de una escena homoerótica muy sensual muy interesante de contemplar, donde se expresa que el amo y su “amigo” están siempre disponibles para el otro; el deber de ser suyo y pedirlo cuando quiera, como un dominio sobre él.

Imagen relacionada

Después en una de las habitaciones de la mansión, encuentran a una pareja haciendo el amor y les asesinan de un disparo, primero al chico y después a la chica, que yace sin vida sobre una silla.

Posteriormente, en otra escena en el jardín, los jóvenes, cómplices de los señores, ayudan a quemar de manera sádica con la llama de unas velas los pechos de una dulce adolescente, que grita por el dolor del fuego, y más tarde, a otro, inocente también, le torturan y le cortan la lengua y un ojo.

Imagen relacionada

El poder concede privilegio, permiso, supremacía, potestad, licencia, vigor, energía para manipular o interpretar lo que le interesa y someter al resto de la sociedad para lograr su propio interés; obtener beneficios aprovechándose de lo que puede manipular, destruyéndolo si hace falta.

polemica

Creo que tanto el director de cine Pier Paolo Pasolini como la filósofa Hannah Arendt, han expresado con sus ideas en el arte una idea sobre el mal, sobre el poder y manipulación que la sociedad ha vivido y que no es ser malo o bueno, sino la idea que se tiene que hace que esos individuos lleguen a realizar esas barbaridades inhumanas, contra todo lo que se considera moral – o éticamente- humano.

Resultado de imagen de saló o los 120 días de sodoma

El concepto que se tiene de bien o de mal es la moral la que dice qué significado tiene, pero más allá de ésta está el sentido común. Cada persona tiene una perspectiva diferente de la vida, de la realidad, y si te ponen un límite, una presión para realizar un acto, quizá lo hagas sin pensarlo demasiado, sin ver esas consecuencias futuras ni discernir en absoluto, ante esa oportunidad de recibir un beneficio por ello, cuando en realidad, estás destruyendo algo.

Resultado de imagen de hannah arendt

Pueden ser ejemplos para ayudar a construir una mirada crítica con uno mismo y con la realidad que se vive, a discernir un poco mejor, desde distintas perspectivas, abrir la mente de prejuicios y temores, para poder profundizar y llegar a entenderlo mejor desde el punto de vista de las personas que lo han hecho. Aunque no se esté de acuerdo nada de lo ocurrido, poder empatizar con su pensamiento en ese momento determinado.

Nos ayudan a pensar, como decía Hanna Arendt: “necesito y quiero comprender las cosas para saber”.

Visitando Madrid

Como ya no tenía que trabajar el lunes de nuevo en el comedor, y suponía que no me iban a llamar esta semana (casualmente me han llamado hoy para ir a trabajar), decidí irme unos días por ahí para desconectar, pues me apetecía salir de aquí. Ya que siempre viene bien dejar la rutina para volver con nuevas experiencias vitales y renovarse de nuevo.

Así que hablé con mi amigo J. para visitarle en Santander de nuevo, que había estado hace unas semanas. Me comentó que le parecía bien quedar, pero me propuso ir a Madrid porque él tenía vacaciones esa semana. Así que no lo pensé demasiado, y compramos billetes de tren para ir desde allí. Pasé una noche en su ciudad y después salimos para Madrid.

Empecé el viaje en Santander, y de allí fuimos en el tren el lunes hasta Madrid, en la estación de tren de Chamartín, después cogimos la línea azul, la número 1 del metro, hasta Gran Vía, donde nos bajamos para ir a la calle Hortaleza, al hostal donde nos alojamos. No volvimos a coger el metro hasta la vuelta el día 14 de febrero, el día de los enamorados, a las 14 horas.

Cine/Teatro Capitol, C/ Gran Vía 41, Madrid

Recorrimos el barrio de Chueca, fuimos al teatro Capitol, donde vimos el musical titulado “El amor sigue en el aire” de Félix Sabroso, en el que actúan Alaska, Mario, Bibiana Fernández y Manuel Bandera; también entramos en distintos estudios de diseño y decoración muy interesantes, mirando discos, vinilos, libros y pinturas y obras plásticas en diferentes tiendas de arte.

Diferentes vinilos de bandas nacionales e internacionales

Estuve envolviéndome de cultura en la librería mítica de temática LGBTI de Madrid, llamada Berkana, que después de tantos años continúa abierta, a pesar de que últimamente ha descendido su atractivo por el desarrollo de la tecnología y las nuevas formas de comunicación.

Aun así, afortunadamente, muchas personas se acercan a ella a diario a ojear y comprar sus libros, películas y demás material cultural sobre la diversidad sexual en formato de papel, o en video. Muchas personas son conscientes del valor del formato analógico, tradicional, y el interés que tiene para nostálgicos y fans de lo antiguo.

Librería Berkana, C/Hortaleza 62, Madrid

También estuvimos tomando algo en Mama Inés Café, donde estaba la exposición del artista autodidacta navarro, Javier Melús, que desde muy joven ha pintado todo lo que ve y le ha interesado sobre diversos temas de la cultura popular realizando collages, como con el slogan de Coca Cola, un cómic, con dibujos animados (Bob Esponja, The Pink Panther), o con la revista de moda (Vogue) en este caso (como se puede observar en la imagen de abajo).

Mama Inés Café, C/ Hortaleza 22, Madrid (Exposición de Javier Melús)

Por la noche nos acercamos al Boyberry, un pub, para saludar a un amigo de J., con el que estuvimos hablando y un rato tomando algo, que es uno de los lugares más conocidos de la ciudad actualmente.

Existe un cuarto oscuro, donde los chicos pueden tener sexo, “glory holes”, y algunos días realizan fiestas temáticas, como la del “20×20”, vendiendo más económica la bebida a los más jóvenes, por ejemplo, también hay una zona chill out con camas, un sitio tranquilo para charlar, entre otras cosas, para el colectivo homosexual que allí se anima a asistir.

Este tipo de locales y fiestas, son diversas opciones a realizar para este público en algunas ciudades europeas (como en el Kit-Kat Club de Berlín), por muchas personas puede ser criticado y rechazado, visto como algo obsceno e inmoral, pero debe ser respetado (siempre que haya respeto entre las personas que lo realizan y dentro de la legalidad) y tolerado como cualquier otra práctica sexual o cultural  existente.

Boyberry, C/ Valverde 3, Madrid

También comimos en un restaurante llamado Vivares, muy interesante. Un menú con una comida muy buena y los camareros muy agradables.

De primero pedí risotto, de segundo unas albóndigas de bacalao con ensalada, y de postre una tarta de queso con mermelada de frambuesa muy deliciosa. El menú bastante económico: 11, 40 euros.

Y por la noche, estuvimos la última noche, en el bar Lakama, tomando una cerveza con otro amigo de J.

Resultado de imagen de lakama madrid

Lakama, C/ Gravina 4, Madrid

 

 

Visita a Santander

Como ahora no trabajo y tengo más tiempo libre, decidí salir de aquí; dejar, abandonar mi habitación durante dos días para despejarme del polvo, por haber estado sin salir de este mundo, por haber estado trabajando en ese horario a jornada completa, complicado para poder hacer planes diferentes. Y como hacía mucho que no hacía una escapada corta a un lugar cercano, decidí irme a Santander a visitar a un amigo.

Cuando llegué, después de dejar la mochila (pues acostumbro a llevar poco equipaje en los viajes por comodidad), dimos una vuelta por el barrio pesquero, que no conocía aún, y comimos unas rabas y unas gambas, en El Vivero, un restaurante muy conocido de la zona.

Resultado de imagen de el vivero santander

El Vivero, Santander

Después nos acercamos a La Gallofa, una mezcla de pastelería, panadería y heladería, para tomar un zumo natural. Aunque yo no quise tomar nada porque estaba lleno, y sólo pidió uno él.

Resultado de imagen de la gallofa santander

La Gallofa

El lugar era acogedor, y la decoración me gustó bastante. Se veía que estaba cuidada y que era un sitio bastante habitual de la gente que vive ahí y de los turistas que lo visitan a diario.

Me gusta perderme por las calles de las ciudades cuando las recorro sin saber por dónde voy. Es una sensación única que me hace sentirme tranquilo y feliz en ese momento de libertad, al estar andando por espacios nuevos y conocer a gente diferente.

Resultado de imagen de bowie

David Bowie

 

Resultado de imagen de amy winehouse

Amy Winehouse

Resultado de imagen de maria jimenez joven

María Jiménez

Imagen relacionada

Rocío Jurado

Por la mañana, antes de haber salido a comer, en el salón de la casa, decorado con cuadros y pinturas de los artistas que más adora como David Bowie, María Jiménez y Rocío Jurado, que no las conozco demasiado, pero para él son unas diosas maravillosas; al igual que Amy Winehouse, que la tiene en un cuadro colgada, una especie de collage con flores, en forma de calavera y con la melena alborotada, como solía salir en escenario, su cabeza revuelta, perdida en sueños que se han transportado a otros planos…

Ponemos música, y escuchando una recopilación de canciones de Mecano, me pongo a bailar y a saltar como si me hubiera tomado alguna sustancia estupefaciente o fuera un ritual mágico de alguna tribu salvaje de la selva o África.Estas cosas representan muchas de las ilusiones y sueños que tenemos y de las que nos gustaría poder tener o experiencias que vivir, acercándonos más a nuestros sueños, a todas esas ilusiones que anhelamos desde que éramos más pequeños, cuando no existian tantos miedos o las responsabilidades eran escasas o no existían, siendo temores menores.

Toda esa iconografía cultural que tenemos y que nos fascina nos conmueve, nos revuelve y nos hace ser más felices, mientras vemos esas películas, observamos esos cuadros y pinturas, leemos esas historias en libros de papel, de manera analógica o digital, aunque, evidentemente, aún preferimos lo analógico, pues podemos oler el aroma del papel (olor a nuevo o viejo/antiguo, que es como avainillado, según leí hace tiempo en un lugar) disfrutando del placer del tacto y el olfato.