Anabel Otxoa, sexóloga (Bilbao, 1955- Ciudad de México, 2008)

En una entrevista dijo lo siguiente:

“¿Por qué tenerle miedo a la actitud de demostrar nuestra sexualidad? Les dire por qué. Siendo seres humanos, pensamos que separamos de una crítica de inconfundible odio racial o a la crítica que trata de construir un escalón nuevo al respeto a la vida tanto bisexual, homosexual, lésbica y transgénero, no ocultamos el mismo al género heterosexual y no tratamos de explorar lo bueno de la vida, porque no sólo establecemos en nuestro propio criterio bardas o paredes que no nos permiten, no nos ayudan a saber cómo reaccionar a respetar o a no causar daños psicológicos a estas personas maravillosas. Sin embargo, todos tenemos este criterio que podemos formarlo sanamente o podemos dejarlo en el olvido”.

Resultado de imagen de josu iturbe anabel otxoa

  • Respuestas para vivir una sexualidad inteligente y segura
  • Más respuestas para vivir una sexualidad inteligente y segura
  • Erotika Tanatika Libro de cuentos en coautoría con Josu Iturbe. Finalista del Premio Internacional de Literatura Erótica La Sonrisa Vertical.
  • Tras el falo Novela. Finalista del Premio Internacional de Literatura Erótica La Sonrisa Vertical.
  • La lengua muerta Poemario. Ediciones Imprevisibles (1998)
  • Mitos y realidades del sexo joven
  • La palabra común
  • Diccionario erótico, versiones y perversiones: Los claroscuros de la sexualidad humana
  • Vida en pareja
  • El conversador (2007)
  • El universo de la sexualidad (2008)
Anuncios

“Call me by your name” (Luca Guadagnino, 2017)

 

Volviendo al verano del año 1983, en un pueblo de Italia, un adolescente de 17 años vive con sus padres en un lugar idílico, lleno de luz y color, con un sol que resplandece cada día, se pasa el tiempo leyendo libros de filosofía y meditando con absoluta libertad, nadando en la piscina y escuchando música en su cuarto, como si estuviera perdiendo el tiempo en sus ensoñaciones veraniegas.

 

Resultado de imagen de call me by your name

Cuando llega Oliver, un ayudante de su padre en sus estudios de arqueología, nace una atracción, al principio fría y distante, pero que luego se desarrolla en un encuentro romántico.

La belleza y sensual juventud de Elio y el encuentro que tiene con Oliver, el profesor que le ayuda a su padre en los estudios de arqueología, es mágica.

Pero Elio necesita aceptar que las cosas no son como él desearía, y debe aprender de esa experiencia para futuras posibilidades.

Al final, su padre le recuerda que se tiene que quedarse con lo positivo que ha vivido para seguir su evolución vital y personal.

 

 

 

 

Sueños de colores

… Una corona para ponértela en la cabeza, y que los sueños salgan de ella llenos de colores, como pájaros que sobrevuelan tu imaginación de manera indefinida. Infinita.

No hay texto alternativo automático disponible.

Esa sensación etérea de lo novedoso, algo original y distinguido, que te conmueve; poesía inventada en recientes ocasiones con motivo del encuentro estelar entre nosotros dos, unos desconocidos que previamente hemos sido presentados en el salón principal de la historia de la belleza.

 

Besos en momentos, de eternos momentos

Me encanta hablar con alguien de este tema; me excita más que siendo todo más  explícito como muchas personas quieren.

El comienzo de un beso tímido, en la mejilla; tierno, en la oreja; en los labios; mejor siempre largo. Lentamente se mueven los labios; el viento de fondo mientras llueve afuera; el beso tiene su punto inocente. Naciendo, siendo, surgiendo de manera espontánea.

Resultado de imagen de beso gay

Me gusta ser eterno, intenso, visceral, en el momento del beso. Me apasiona besar despacio, sin prisa.

El sonido del latido del corazón, escuchándolo, de forma sensual, despacio; oliéndolo sin saber cómo es su olor, es casi ilógico pero real. Después, aparece ese momento maravilloso de lluvia, de agua escuchándose en la noche, en el tierno silencio.

Está desarrollándose esa sensación, esa emoción tan especial que me hace ser consciente del ritmo que hay. Me recuerda a la poesía que contemplo en las miradas sin final, al observar los silencios que  me conmueven, las palabras susurradas…

La respiración, suave, lenta, intensa, eterna, no efímera, la que permanece constante, sin prisa, sin agobios… La voz, la mirada profunda, sería algo mágico.

A thing of beauty is a joy for ever.

 

He titulado este post, refiriéndome a una frase que escribe en inglés Álvaro Pombo en su libro titulado “Contra natura”.

Me parece genial poder disfrutar de pasajes en los que me traslado a otros lugares, en libros y novelas donde me puedo identificar con esos personajes, personas de gran sensibilidad, de gran belleza, de un sentido enorme de la estética.

Los libros que leemos nos fascinan con sus diálogos llenos de sabiduría; palabras que te transportan hacia lugares donde la estética y la belleza son estados emocionales que no dejan de existir, donde no perecen, pues en ellos la belleza es eterna, atemporal.

Leyendo el libro “Contra natura” de Álvaro Pombo, me identifico con lo que dice, con algunos de los personajes y las situaciones que aparecen.

Resultado de imagen de contra natura

Me ha gustado mucho descubrir su literatura, su obra. Tengo ganas de leer más libros escritos por él, para aprender y conocer su profundo pensamiento. Creo que es interesante la manera que tiene de describir y expresar las emociones y los acontecimientos, utilizando palabras y términos, que me hacen crecer y abrir nuevos horizontes, nuevas formas de expresión.

Decadencias

Ese ambiente pasado y decadente me fascina. 

Me fascinan las ruinas, verlas todas superpuestas en ese lugar insípido y olvidado por la historia.

Me encantan los espacios que habitan en las ruinas, espacios solitarios y abandonados. Entendía que todo era perfecto en ese sitio, y que recordaba el pasado como si fuera presente demolido.

Conversaciones de literatura y juegos de mesa

Desde pequeños han estado bastante unidos los dos primos. Ha sido siempre una relación cercana que con el paso del tiempo, por las circunstancias vitales, se han separado por temporadas. El otro día se volvieron a ver para visitar a su abuela, la cual estaba muy alegre de verles. Tenía una sonrisa y una mirada inusual últimamente. Se alegraron de verla de esa manera tan optimista y viva.

Después de la visita, tomaron un te con limón, entre charlas amenas de literatura y cine, básicamente. Los encuentros de este tipo amaba como el sabor del chocolate, la canela, como tantos aromas y sabores voluptuosos existen.

… En otro momento, los juegos como el trivial, que se basan en preguntas sobre política, sociedad, historia, se dan en las noches del sábado entre tres amigos. Se ríen y divierten como niños en un bar a la noche, bebiendo sangría con hielos, menos uno de ellos, que le ha dicho a la camarera que le quite los hielos porque no le debe de gustar tan fría la bebida.

Consciencia como camino del ser

Observar la serenidad: el camino encontrado y buscado en algún lugar alejado de la mente consciente. Sabemos trascender esas cosas que nos hacen sufrir y pasar malos momentos.

– Me gusta mucho la canción de Deep Forest, titulada ‘India’.
– Sí, es un buen grupo. Te gustarán los clásicos como The Doors, The Beatles, Pink Floyd, ¿no?
– Jejeje, sí. Eres bueno leyendo a las personas…

———-

– Uno me ha borrado del Skype ahora, después de hablar durante un rato como contigo. Es algo que me enoja. ¿A ti no te pasa a veces? La gente es muy poco consecuente y educada. Me siento mal siempre que pasa eso, me pregunto por qué hacen eso.

– Pues la gente no es mala, hay malas gentes, es diferente. Lo hacen porque hay cosas que no entienden muchas veces.

– Al verme por cam se fue. ¿Qué no entienden? Me dijo: me tengo que ir, y se fue.

– Ay, tranquilo, igual no volverás a saber de él.

– Sé que así acumula mal karma. ¿Crees en el karma?
– No pasa nada.
– Es el ego el que sufre, no yo.
– Mmm sí, karma, puede ser que sí.
– Me interesa mucho la filosofía oriental, la meditación, todo eso. Por eso la mente es importante dominarla… Deep Forest es un grupo que me gusta mucho. Como Enya, Kitaro… y la psicodelia de los sesenta.
– Kitaroooo… ¡Cásate conmigo! ¡Eres el hombre indicado para mi!
– ¿Le conoces?
– Pon fecha y me voy a España… Sí, es muy bueno, y aunque estuvo casado con una hija de los mafiosos Yakuza, me sigue gustando mucho.
-“Tenemos que aprender a ver en la aparente muerte de la semilla su transformación en planta”, dijo Thich Nhat Hanh. Me gusta mucho ese autor vietnamita. He leído de él…
– Lo conocí por Cirque Ingenieux.
– No sabía su historia con la familia Yakuza.
– Thich Nhat Hanh!!! De verdad que nos tenemos que casar…

– Yo también. En este momento estoy leyendo algo más o menos parecido: ‘El Libro Tibetano de la Vida y la Muerte’, de Sogyal Rimpoche. Muy bueno.

– Sí. Osho también, Krisnamurthi… La india es un destino al que quería ir, junto a Japón. El zen, el tao, todo eso desde muy pequeño me ha interesado: leyendo, meditando con incienso en casa. Ahora lo tengo algo olvidado, pero sigo creyendo en ello. Aunque no practico demasido, debería volver a centrar mi ser en ello, porque el mundo actual nos está llevando por el exceso. El hedonismo y el capitalismo está demacrando nuestro ser.

–  (Icono de un sol).

– Paz y amor… ¿Has leído ‘Ami el niño de las estrellas’? Es un libro de un venezolano, llamado Enrique Barrios, que me encanta. Como  ‘Juan Salvador Gaviota’ de Bach. O ‘Siddhartha de Herman Hesse’ y ‘El alquimista’ de Paulo Coelho también…

– Adoro a H. Hesse. Me acuerdo aún cuando leí ‘Demián’. Me dejó como ido por muchos días pensando en que yo encontrara un amigo igual. Y de alguna manera llegó: ahora tengo 12 años de amistad con este sujeto.Y caray, he aprendido muchas cosas.
– ‘Sobre las ruedas’, ‘El lobo estepario’, ‘Demián’… Sí, ese personaje misterioso me identificaba con él. Yo también quería eso, pero nunca lo he logrado. O eso creo… No sé, creo que esa gente espiritual siempre está ahí, pero no sabemos encontrarla o no sucede lo necesario para hallarla… Siempre he creído en el mas allá, en las energías y todo eso; siempre he pensado que la gente así no cometía errores, que eran perfectos, equilibrados, pero sé que no es así, porque muchos producen problemas y se exceden. La gente está desequilibrada en esos ámbitos del mismo modo.
– Luego de algunos años leí ‘Siddhartha’, y comencé a buscar mi propio camino del guerrero.
– Pero siempre desaparece la gente espiritual que acabo encontrándome por el camino. Y no sé por qué. Pensaba que algún día podría encontrar a alguien… y mantener esa relación. Pero resulta difícil…
– Igual opino, la gente comete errores todo el tiempo, pero bueno, es natural, no somos perfectos.
– Es un camino eterno… Al igual que con el sexo mezclado con la espiritualidad, el tantra, etc. Sobre cómo equilibrar la energía sexual, que se dice la más potente.
– Yo me considero muy afortunado por mi familia y mis amigos. Hay gente muy especial. No pude rodearme de mejores personas.
– El sexo y la espiritualidad es algo que me interesa mucho siempre.
– Sí, pero ellos fueron los indicados para mi.
– Mi madre sí lo comprende; mi padre quizá no lo entiende tan bien, pero no importa. Siempre lo tomo como lección karmica, como el yin y el yang en ellos. Dos extremos para aprender en la vida, un aprendizaje continuo… Hacía mucho que no hablaba así con alguien, y eso que durante todos estos años he estado intentando conocer gente. La he ido encontrando pero siempre desaparecen, se acaban desvaneciendo las relaciones, se va perdiendo el contacto. Pero lo acepto… O llegan personas que no creías ni pensabas que fueran como pensabas. Entonces crees que tienen que ser de otra forma porque no te atraen. En el amor, por ejemplo, alguien te atrae físicamente pero no espiritualmente o viceversa. Cómo hallar esa persona serena, ecuánime… Quiza no existe… Es mi búsqueda eterna, mi yo, mi centro.

Como ves me he abierto mucho… Pero me has dado buena vibración, onda, o como quieras llamarlo. Y por eso sé que lo entenderás…
– Opino que a veces dejamos que el ego nos hable más de la cuenta, y buscamos a gente que no existe por considerar que es lo que nos merecemos. Sí, entiendo, hablamos el mismo código…

—————————————————————-

– Jarmusch… Me fascina esa película: vampiros vistos desde un punto de vista tan diferente… Nada que ver con el mundo del vampiro.

– No sabes lo mucho que me gusta esa película!!!

– Cultura a tope. Me encanta. Es lo que quiero tener: gente impregnada de voluptuosa cultura.

– Jojojojo full culture XD.
– Una bacanal cultural de arte, música, cine y literatura. Enamorarme de esa gente tan profunda. Entrar (o estar) en éxtasis. Cuesta mucho ver en la realidad gente así, pero sé que sí la hay…

Encuentro fortuito con P. leyendo a Tao Lin

descarga

Una mañana otoñal a finales de octubre, notando el aire fresco, se dirige a coger el tren para ir a clase como cada lunes y miércoles.

El sol va a calentar durante todo el día, porque no se perciben nubes, pero va abrigado porque en esos momentos matinales aún hace frío. Un jersey a rayas moradas y blancas, un vaquero azul marino y unos zapatos marrones, que le agradan bastante, es lo que lleva. Además ha cogido una chaqueta vaquera que al volver a casa la lleva en la mano porque hace demasiado calor.

La mañana parece transcurrir con normalidad y así sucede. Después de la clase, coge la bicicleta pública y, dando un paseo lleno de una euforia primaveral por la alegría del soleado día, se dirige a la biblioteca, donde deja un libro que ha terminado de leer, y coge dos más para llevar.

Uno de los dos se trata de un autor de moda: Tao Lin, un joven escritor norteamericano con antepasados orientales. Ha identificado su nombre, ha leído la sinopsis, y ha pensado que le podría interesar, pues había oído hablar hacía unos días sobre él.

Va leyendo en el tren de vuelta a casa, y de repente, se encuentra con un compañero de clase que hace meses no ve. Se saludan y como ninguno de los dos tiene prisa para llegar a ningún sitio, deciden apearse para tomar algo y hablar durante una hora.

Así lo hacen y reviven recuerdos del pasado. Días casi ya remotos que sólo perviven en la memoria de ambos: una fiesta de despedida, un encuentro romántico, un paseo por la ciudad… Las sonrisas y expresiones de complicidad y confianza aparecen a pesar del tiempo perdido, del instante pasado. Amigos que van y vienen, en esta sociedad donde parece que todo es efímero, decadente.

El presente pasa pronto para dejar paso al futuro, que ya se convierte en presente. Es curioso cómo ocurre, es un misterio eterno. La vacuidad del tiempo se puede llenar con una palabra; la banalidad del momento, con otra. Es la reconstrucción seguida de la destrucción, y vuelta a empezar… Una espiral mágica.

El paso del tiempo es una vulnerabilidad donde los individuos yacen observando las estrellas.