“Video games”, descubriendo a Lana del Rey

Es escucharla y transportarme a otro tiempo, me fascina.  Esta canción me marcó mucho en el año 2012, antes de irme a Lisboa.  Aunque estando aquí, en mi habitación ya la escuchaba.

Salió a finales de 2011. Yo la conocí en febrero de 2012 y en marzo me marché a Lisboa. Cuando estaba allí siempre la escuchaba: ésa, born to die… y todas las que iban saliendo o encontrando por youtube.

Fue un sitio maravilloso. Me encantó. Tengo que volver. La escuchaba allí, y no sé por qué…

Sí, esa canción es una pasada, me transporta emocionalmente a otro mundo, como volver a una época primitiva, a la era más salvaje y libre en la naturaleza. Sentimientos de regresar a la infancia donde la inocencia es parte de la naturaleza.

Veíamos películas en lonjas y garajes donde guardaban bicicletas. Realmente eran cines alternativos habilitados para proyectar historias.

Lo inolvidable del recuerdo

Cuando parece que encuentras el anhelo lo pierdes lentamente. Quizá es algo tan vulnerable como una emoción que pasa mientras escuchas Sigur Ros, solo en la soledad de tu habitación. Sientes nostalgia antigua.

¿Por qué nos cuesta decir las cosas tanto? No creo que sea tan difícil ser claros, sencillos, hacer las cosas fáciles. Pero supongo que cada persona tiene un mundo en su interior que descubrir despacio, poco a poco, y algunas no saben cómo hacerlo, cómo recordarlo. Siempre intento encontrar el equilibrio en las cosas, cuando me pregunto o escribo algo, cuando me expreso lo que quiero y cuando hablo y comunico lo que siento dentro a los demás. Es una necesidad innata que tengo por decir al mundo, sacar de mis adentros toda esa palabra herida o desconocida, incluso desaparecida por el paso de los años.

El deseo latente en los momentos románticos que desprende emociones olvidadas.

 

Flotando sobre lo etéreo

El poeta navega entre pensamientos insistentes que no le dejan pensar. Intenta olvidarlos pero no puede. Su mente sigue creando, siguen naciendo sensaciones que flotan alrededor de su cuerpo desnudo.

– Vayamos a otro espacio, a otro mundo, donde las flores tengan un eterno perfume y la felicidad sea infinita, donde podamos charlar, compartir y aprender de todos, y de cada momento de la existencia.

Quiero decirte que todo lo que piensas está en la mente abstracta que tienes. No es lo que puedes sentir en la realidad. Tu creatividad mueve montañas y océanos que alcanzan la inmensa galaxia.

El acto sexual

… Es que lo interesante es encontrar a alguien con el que estar bien  en todos los aspectos. La personalidad, el rol sexual,  el físico, todo en conjunto. Es tan complicado y complejo. Y que haya confianza, comunicación, que sea algo fácil, ¿con tu novio no lo era?

Tampoco se trata de follar, siempre hay más cosas en el sexo, pero conectar a ese nivel, estar al mismo ritmo de alguna manera, es lo importante. Aunque siempre no se puede estar, intentar estar en un nivel de equilibrio emocional adecuado.

Cena y comida con O.

Cenamos ensalada de atún. Delicias vegetales sobre la mesa como: rúcula, canónigos, tomates, ensalzado con salsa de mostaza y miel. No recuerdo haberla probado antes. Está deliciosa.
O. y yo vemos la televisión: una miscelánea de películas que vamos intercalando haciendo zapping. Nada interesante.

Al día siguiente preparamos pasta con queso y albahaca mientras escuchamos canciones en youtube.  vemos trozos de Muchachada Nui con los que reímos mientras comemos. Después tomamos un capuchino.
Más tarde, conduce su Megane y me lleva a casa.

Cena con O. y pensamientos solubles

Esta vez llamamos a un restaurante chino y pedimos como otras veces, por comodidad, que nos lo traigan a casa.
La comida que cocinan en estos lugares (que no tiene de china más que el nombre), como suele ser común, es bastante grasa y no nos agrada demasiado, pero hay que cambiar: no podemos volver a pedir pizza, sushi, pizza… aunque quizá habría sido más saludable repetir sushi, por ese pensamiento de que es crudo, más sano, menos grasiento… Tal vez me equivoque en ese aspecto, pero sin tantas salsas el organismo no sufre de la misma manera. Quizá sea más sano comer eso que lo otro tan condimentado. Es mi opinión. No tengo la pócima para nada. Ni siquiera la tengo de las cosas que parecen ser sencillas para mi, de los temas que parezco conocer mejor. Pues todo es una continua incertidumbre en la vida: desde la vida laboral hasta lo emocional, pasando por las relaciones. Mejor no darle tantas vueltas, me dicen, pero no puedo evitarlo. Son muchos los pensamientos que fluyen en mi mente y no puedo  controlarlos.

Desayunamos fresas y plátano troceados con unos bollos tostados con virutas de chocolate y de bebida, un capuchino soluble.

Visita al hospital, comida y cena

Por la mañana madrugamos para ir a hacer una visita a mi tía en el hospital después de la operación. Parece que la operación ha salido bastante bien. Le han tenido que rapar la cabeza, pero el pelo puede volver a crecer.

Acto seguido, quedo con M. e I. que regresan de San Sebastián, de haber pasado una noche allí, conociendo la ciudad. Al verles me dicen que les ha gustado más Bilbao. Que tiene más vida, que hay más gente. Comemos un bocadillo de tortilla de patata.

Luego voy al curro y quedo con O. Cenamos pizza de nuevo como el primer día, pero esta vez con pimientos verdes y aceitunas, y más tarde vemos Allá Abajo, una serie de televisión.  Después nos dormimos.