Lo inolvidable del recuerdo

Cuando parece que encuentras el anhelo lo pierdes lentamente. Quizá es algo tan vulnerable como una emoción que pasa mientras escuchas Sigur Ros, solo en la soledad de tu habitación. Sientes nostalgia antigua.

¿Por qué nos cuesta decir las cosas tanto? No creo que sea tan difícil ser claros, sencillos, hacer las cosas fáciles. Pero supongo que cada persona tiene un mundo en su interior que descubrir despacio, poco a poco, y algunas no saben cómo hacerlo, cómo recordarlo. Siempre intento encontrar el equilibrio en las cosas, cuando me pregunto o escribo algo, cuando me expreso lo que quiero y cuando hablo y comunico lo que siento dentro a los demás. Es una necesidad innata que tengo por decir al mundo, sacar de mis adentros toda esa palabra herida o desconocida, incluso desaparecida por el paso de los años.

El deseo latente en los momentos románticos que desprende emociones olvidadas.

 

Anuncios

Antinoo

ImagenHáblame de aquel verde y oloroso atardecer, cuando tendida junto a la ribera escuchaste la risa de Antinoo desde la barca dorada de Adriano; y cómo lamiste la corriente calmando tu sed y contemplaste con ardor y avidez el cuerpo de marfil de aquel joven y singular esclavo, con una granada en los labios!

Sensuales palabras describen encuentros amorosos entre dos hombres del Olimpo de los Dioses:

La lluvia, afuera, enfría el alma de Adriano.
El joven yace muerto.
En el lecho profundo, sobre él todo desnudo,
la oscura luz del eclipse de la muerte se vertía.
A los ojos de Adriano, su dolor era miedo

Fernando Pessoa, ‘Antinous’.

Rosas

Rosa: flor roja, amarilla, rosa, blanca,

eres de muchos colores,

de muchas variedades;

muchos salones adornas, bella y salvaje,

hiriendo los corazones,con tus espinas dolientes,

engulles la dulzura de nuestros corazones;

aromas intensos,

de eternas pasiones;

tiempos pasados que viven en grandes jardines y salones.