“Los placeres ocultos” (Eloy de la Iglesia, 1977)

Cuando todavía se fumaba dentro de las casas y se escribía a máquina, y la homosexualidad no se veía bien, Eloy de la Iglesia, realizó una historia sobre este asunto, que todavía aún sigue creando discrepancia en algunas personas.

Se sitúa en la sociedad de la transición española, donde los hombres homosexuales eran considerados unos “invertidos” y las mujeres eran seres “invisibles”, causado ésto por el patriarcado y la heteronormatividad.

En aquellos años, los hombres tenían que ocultar su orientación sexual, y contraer matrimonio con mujeres para aparentar su orientación del deseo homosexual, al igual que las personas transexuales…

Un hombre homosexual con dinero y maduro se enamora de un joven de barrio con novia y supuestamente, heterosexual.  Surge una relación homoerótica.

Los Placeres Ocultos | SincroGuia

Escena de la película

Una gran historia adelantada a su época, sobre la crítica social de los estereotipos de los hombres gays, que existían (y aún existen en muchos aspectos), siendo una de las primeras películas que retrata a una persona homosexual, antes que Almodóvar , sin estereotipos y de una manera natural.

Artistas (y demás) ricos

Esta crónica nace de la conversación con una amiga la semana pasada:

Nunca lo pensamos, pero es un poco vergonzoso que tengan tanto dinero algunos de los músicos que nos gustan y que son famosos.

A pesar de ser buenos artistas, y que nos gusten tanto, no deberían cobrar más que los médicos, por ejemplo, al igual que los futbolistas (normalmente más hombres que mujeres), que cobran demasiado dinero por realizar una actividad cultural o deportiva.

El sector de enfermería debería cobrar más que ellos o cualquier persona que trabaja en el ámbito social y humanitario, sanitario o educativo. Esos tres ámbitos, creo que son los más importantes.

Hasta ahora, que ha llegado una pandemia, no se ha visto que realmente son esenciales e imprescindibles.
Me alegro mucho de poder trabajar con uno de los colectivos más vulnerables de la sociedad: las personas migrantes y refugiadas.  Pues ellas, que habitualmente vienen del hemisferio sur del planeta, son las que sufren todos los efectos de las causas extractivistas y destructoras del norte, que se producen en el hemisferio sur en la gran mayoría.
Creo que nunca querría tener mucho dinero ni hacerme rico. Porque entonces, no habría entendido nada en el mundo del amor y la empatía.
No creo que tampoco lo merezca. Porque nadie debería tener tanto. No debería existir tanta desigualdad. Por eso es importante ser consciente.

Regresando al tema de los artistas: esos músicos de los que hablaba, como David gilmour (Pink Floyd) sí serán conscientes de lo que tienen y lo que han conseguido, por ejemplo. Pues no veo que tenga un ego alto, y será humilde, a diferencia de otros como él… Pero aún así, nos hace pensar todo mucho en esa desigualdad que existe entre ellos y otras personas que no tienen tanto dinero.

Los fans lo ven bien porque les gusta cómo cantan, les fascina su música o su arte. Al igual que con el fútbol: a la gente le gusta ver partidos y conocer a sus ídolos, pero sería interesante replantearse las cosas un poco y repensar que son incongruentes.

Por ejemplo, la actriz y activista Jane Fonda. Pero en ese caso también se puede hablar de Bill Gates, Obama y su mujer, Yuval Noah Harari, Amancio Ortega, o incluso, Oprah Winfrey… y tantas otras personas, que con su filatelia ayudan y dicen aportar enormes cantidades monetarias para ayuda humanitaria o solventar (una pequeña parte) de diferentes estratos de desigualdad en el planeta.

Día Internacional contra la LGTBI+fobia

 

Las personas del colectivo LGBTIQ+, que como sus iniciales indican es el conjunto de personas dentro de la diversidad sexual (lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, intersexuales, queer…), han tenido que pasar momentos muy duros siempre hasta hace pocas décadas, que todavía se veía la diversidad sexual como una enfermedad.

Más allá de la religión y la moral, los prejuicios y estereotipos que existen, la historia siempre ha contado desde un punto de vista único: el heterosexual.

Cuando en el mundo (desde el nacimiento de la vida) existen diferentes formas de amar, de sentir y, en definitiva, de ser.

Por eso es necesario visibilizar y denunciar los actos que van contra este derecho humano tan esencial, como es amar.

Porque mientras haya respeto, cada persona debe ser libre para vivir y sentir como desea, sin miedo a ser perseguida o discriminada. Se debe por lo tanto, educar con empatía, en la diversidad para lograr un mundo lleno de tolerancia y respeto.

A continuación, he seleccionado unos pocos videos, que me han parecido interesantes, en los que se visibiliza y normaliza la diversidad sexual.

 

Gobierno de Navarra 2020:

 

Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz 2020:

 

 

Una idea original de Roberto Cortés Maus (RCM)
Con dirección y edición de Producciones MEEB.

Música: Fix you, de Coldplay, versión instrumental:

 

Un video de Cristina Mahelo:

 

Ministerio de Asuntos Exteriores UE y Cooperación:

Crónica del día. La cena y el holocausto

En una conversación con un amigo, el otro día le decía…

Yo he cenado queso con lechuga, pan y crema de cacahuete. De postre, un yogur de soja, con trozos de frutas, que siempre como para cenar.

Hoy he ido a la oficina a trabajar. No he teletrabajado, como normalmente desde marzo hago. He salido a las 15:30 horas y he llegado sobre las cinco a casa porque he dado una pequeña vuelta con mi amigo Carlos, que  me ha invitado a un sandwich y un plátano.

Se lo he agradecido un montón, porque no había comido nada en todo el día (pues se me había olvidado coger la fruta y el tentempié que tenía pensado llevar para media mañana, como en otras ocasiones que voy al trabajo (pero al haber perdido la costumbre en estos meses se me había olvidado)), desde las siete de la mañana que había desayunado…

Luego ya no he salido. Pero como he ido a varios pisos, para que me firmaran unos recibís por el trabajo, me he dado varias vueltas. Siempre con la mascarilla para evitar la posible transmisión del virus. Porque aunque se puede salir ya, hay que prevenir todavía la pandemia.  Por lo que me ha dado el aire y he paseado bastante. Siempre me tengo que mover bastante.
Me ha sorprendido ver por la calle a personas mayores que no llevaban mascarilla. No sé cómo se les ocurre salir así sabiendo que son más vulnerables. He visto como un 50% de gente con mascarilla y otro 50% sin ella. Quizá yo no tenga que decirlo, pero me preocupa esa inconsciencia de la gente. Es importante ser responsables.

En los medios de transporte, en todos, las personas deben llevar mascarillas porque es obligatorio. Pero en la calle, aunque es recomendable hacerlo también, mucha menos gente.
Y se ve que la llevan quitada, colgada en el cuello o sin ella. Supongo que esa gente irá andando y cree que no es importante…
Pero bueno, no he visto demasiada gente en el tren, ni en general, en la calle, en el metro, en el bus, ni siquiera en el tranvía.
Algunas personas también me han sorprendido verlas juntas, sentadas en mesas, en las terrazas de los bares. Que no sé cómo se atreven… Pero el que hizo la ley hizo la trampa, dicen. Veremos qué ocurre en unas semanas. Si aparece un rebrote o no.

No entiendo la gente que va a comprar cosas innecesarias,  cosas que no sean relacionadas con lo esencial y necesario, como la alimentación.
Pero la gente es así. Como borregos inconscientes e insustanciales. Y no tienen remedio.

Porque mucha gente piensa que pierde su vida sino aprovecha al máximo su tiempo. Y en cualquier momento que se pueda hacer algo, lo hará.

Están educados (y programados) para consumir en todo momento, para comprar y deshacerse en el siguiente momento de lo que han adquirido, por aburrimiento, por egoísmo o por yo qué sé qué motivos. La verdad es que si el mundo vuelve al mismo punto en el que se encontraba, nada habrá servido esta pausa extraña en la que nos encontramos desde hace dos meses ya. Si el planeta continúa teniendo este ritmo de vida, de producción y consumo irresponsable, se seguirán destruyendo la naturaleza y vulnerando los derechos humanos, donde existen las democracias construidas en el siglo XX.

El siglo XXI nació acelerado, y continuaba viajando rápido, pero en apenas unos años, empezó a ponerse borroso y más turbio, comenzó a ralentizarse y a agotarse en su camino, hasta que paró. Y ha parado, se ha detenido todo el planeta. Por primera vez en el transcurso del tiempo, de desarrollo industrial y tecnológico, ha tenido que detener ese ritmo alocado.

Espero que la conciencia global renazca y la sociedad avance pero con amor, respeto, responsabilidad y empatía.

Sueño

Sueño que hablo con unos jóvenes sobre que

la palabra diversidad es enriquecedora,

es polivalente,

es muy versátil,

que se puede utilizar para muchas cosas.

Sueño que estoy en el edificio de Zorroza donde vivía de pequeño y bombardeaban unos edificios enfrente, donde hay niños o adolescentes que se metían y morían aplastados.

Y que yo decía a los que estaban conmigo hablando que iban a morir muchos niños… Pero era como en unos edificios nuevos, azules, de empresas que no habían llegado a funcionar, que no habían llegado ni a utilizar porque fueron abandonadas antes de iniciar su actividad.

En el sueño, todavía aparecía un lugar como si fuera la zona de la estación de Galindo, vista desde arriba, desde el parque de “Las Camporras”, oficialmente llamado, Ondejeda, de Sestao.

Pero realmente, aparecía la imagen de que estaba en el balcón, en la terraza de mi casa en Zorroza (Bilbao), por lo que tendría que ser la “placa” donde jugábamos, al lado de la cervecera de Joaquín. Aunque en el sueño, aparecía en Sestao, como otro espacio diferente .

En el mundo onírico siempre se mezclan los lugares y objetos o hecho sin sentido real. Eso es algo muy habitual en el mundo onírico. Es algo surreal.

Más tarde, ví cómo bombardeaban nuestro edificio.

Y, de repente, me despierto.

The cranberries

La música es una de mis aficiones favoritas desde que tengo uso de razón.

Desde que soy pequeño siempre he escuchado canciones de grupos y cantantes solistas, tanto en castellano como en inglés. Aunque también en euskera, fracés, árabe u otros idiomas.

Para mí, una banda que siempre me ha gustado mucho proviene de Limerick, en Irlanda, llamada “The Cranberries”, formada por tres chicos y una chica, que era la cantante principal.

“No need to argue” fue el primer compact disc (CD) que compré. Fue en el corte inglés, acompañado de mi madre, cuando tenía 10 años, en el año 1994, que es cuando salió al mercado.

Ese disco para mí es (y será siempre) inmortal, y quedará para toda la eternidad en mi memoria, como el mejor disco de la banda. Como suele decirse, no hay nada escrito sobre los gustos, porque son subjetivos.

Tengo muchas emociones y sentimientos con sus canciones. Me marcaron mucho a esa edad y hasta el día de hoy cuando las vuelvo a escuchar. La voz de Dolores O´Riordan es maravillosa. Desafortunadamente ella falleció hace un tiempo, dos años aproximadamente (el pasado 15 de enero de 2018), y ahora ya no volverá a ser lo mismo el grupo sin ella.

Pero al menos, siempre quedarán esas canciones y esos discos posteriores que realizaron con ella.

Crónica del día. Documental sobre la fruta

El otro día vi un reportaje sobre lo que comemos. En concreto sobre la fruta, y el proceso industrial que existe en la elaboración de los yogures, compotas y mermeladas.

Desde la recolección en el campo, en el sector primario de la agricultura, hasta que es trasladada a fábricas donde la transforman, en el sector secundario: añadiendo mucha cantidad de azúcar, en la mayoría de los casos, y etiquetando los botes, con frases como: “sin azúcares añadidos” o ” extracto natural de la pulpa”, con los que la publicidad nos atrapa para que los consumamos. Pues si observamos atentamente el bote, en la etiqueta, el tanto por ciento de fruta es muy bajo, a saber, el 30% o 40%.

En pocos casos suele ser del 60% o más. Eso quiere decir que lo demás es azúcar añadido, como bien explicaban en el documental expertos en el ámbito de la alimentación.

Por lo tanto, lo más recomendable es fijarse bien en el bote,  observar cuánta cantidad de fruta tiene realmente, para poder realizar un consumo saludable, y sobre todo, responsable con el medio ambiente, evitando envases, por ejemplo, de plástico.

Crónica: El teletrabajo

La siguiente, es una respuesta que he tenido a una conversación con unas amigas que habían comentado de hacer una videollamada hoy por la mañana, pero en la que no he podido participar por causa del teletrabajo.

Les he escrito lo siguiente:

Hola, acabo de leer los mensajes que habéis escrito. Estaba trabajando y no he podido atenderlos. A veces se trabaja más a través del teletrabajo, que cuando se está de manera presencial (oficina u otros lugares). Para que luego se diga que la gente se escaquea.
Al trabajar desde casa, muchas veces, se pasa el tiempo, y no se es consciente de la realidad.

Luego es cierto que siempre nos quejamos del transporte, lo de tener que ir de un sitio a otro, y que como en casa no se trabaja de la misma manera. Pero no es así.

Como siempre, todo tiene sus pros y sus contras. Es saber gestionar bien el tiempo para que el trabajo se realice de manera eficaz.
Tal vez, se puede perder más el tiempo. Aunque en casa pueden pasar las horas, te pueden dar las mil haciendo cosas, paradójicamente. Por el hecho de que no miras igual tanto la hora. Por lo tanto, te olvidas del tiempo.