Emails entre Ana e Iker

Un día me responde diciéndome en un email:
Gracias por los links, en algunas cuentas de facebook sí lo dejan abierto, sí que se puede entrar aunque no estés registrado, pero en esa no (me imagino que es la tuya personal).
Hace tiempo tenía una cuenta vacía en facebook que usaba sólo para eso, para poder entrar, pero la eliminé: me llamaba Mikel Truffaut (y pone unas sonrisas, bromeando por el juego de haberse puesto el nombre del director francés).
Pero bueno, ya he visto el otro link, sí, esa era la piscina que había visto que te decía que había patos. !Qué bonita! (se refiere a una película francesa futurista, art déco, de los años 20, de la que escribí el otro día titulada: L´inhumaine).

Metrópolis, la primera vez que la ví fue hace mogollón de años en la cinemateca que había en el museo de Bellas Artes. Flipé, porque no era como ahora que tenemos acceso a clásicos y rarezas por internet, y además con veintipocos años, no había visto nada parecido, me asombró. Fritz Lang aparece ya de mayor, y como personaje en mi segunda película preferida: “El desprecio” (Jean- Luc Godard, 1963).

 

Yo también me alegro mucho de que tengamos una amistad que ha nacido de comprender que la vida vale la pena por las sensaciones y emociones que es capaz despertar la belleza del sentimiento de una película, una imagen, la literatura, y cualquier expresión estética.

Todo nos parece interesante, y el día que eso no pase estaremos muertos. Yo ya sé a qué te refieres; yo también siento eso; yo también me alegro mucho de haberte encontrado, a ti y a tu sensibilidad, a seguir así.

Que descanses y empieces un buen día mañana con tu super desayuno (le había comentado que últimamente he empezado a desayunar avena con bebida de soja- avena, almendra…- con frutas: plátano, kiwi, manzana, uvas pasas; y le añado germen de trigo, levadura de cerveza, canela en polvo… dependiendo del día voy variando los productos).

Besos y un abrazo, Iker.

Buenos días:

Amaneciendo en un día lluvioso y frío, como es habitual en esta época del año aquí, he leído tu mensaje tranquilamente al mirar en la aplicación de gmail que tengo instalada en el móvil.
La verdad es que sí, una atmósfera genial tienen todas estas películas por su narrativa, su formato, su ambiente, su música (su banda sonora), sus actores y actrices… todo en conjunto conforma una obra de culto, para mantenerse en la posteridad.

En la eternidad, claro, supongo, si existe, deben de encontrarse muchas grandes obras del ámbito artístico- cultural, tanto cinematográfico, literario, musical, arquitectónico, incluso de la danza y de las ideas (filósofos) de muchas personas. Creo que lo que nos hace cambiar y disfrutar en la vida, es todo eso que nos conmueve al verlo, oírlo, leerlo… En definitiva, al sentirlo y vivirlo de manera intensa, natural. Es un acto poético en sí mismo, un continuum de hechos muy bonito.
Bueno, y después de todo este pensamiento filosófico, comentarte que la película de ayer no la vimos entera, porque aparte de que se hacía tarde, pues estuvieron hablando bastante antes de proyectarla, duraba dos horas largas, y no nos pareció tan interesante como habíamos pensado.
La historia está bien, y según dicen, es una película precursora de la nouvelle vague francesa, con tiene elementos de ese tipo, pero se me hizo algo pesada. Aunque la decoración y la atmósfera muy buenas en el París y Londres de los años cuarenta de la segunda guerra mundial. Por lo tanto, a la charla posterior no nos quedamos. Quizá alguna otra de las que darán, me guste más…

Espero que pases buen día.

Un abrazo, cuídate.

Anuncios

L’inhumaine (Marcel L’Herbier, 1924)

Una película muda sobre la fascinación que ejerce una famosa artista, Claire Lescot, entre los hombres pero ella no quiere estar con ellos. Aunque lo más destacable del metraje, es el desarrollo tecnológico que se observa en la decoración y la tecnología como radio o televisión de esa época, como el futurismo y el art deco. También está la colaboración del artista Fernand Léger y el arquitecto Rob Mallet-Stevens y el músico Darius Milhaud.

Resultado de imagen de la inhumana

Es una obra cinematográfica previa al expresionismo alemán, en el que películas como Metrópolis de Fritz Lang, representaban una distopía urbana.

Visita a Santander

Como ahora no trabajo y tengo más tiempo libre, decidí salir de aquí; dejar, abandonar mi habitación durante dos días para despejarme del polvo, por haber estado sin salir de este mundo, por haber estado trabajando en ese horario a jornada completa, complicado para poder hacer planes diferentes. Y como hacía mucho que no hacía una escapada corta a un lugar cercano, decidí irme a Santander a visitar a un amigo.

Cuando llegué, después de dejar la mochila (pues acostumbro a llevar poco equipaje en los viajes por comodidad), dimos una vuelta por el barrio pesquero, que no conocía aún, y comimos unas rabas y unas gambas, en El Vivero, un restaurante muy conocido de la zona.

Resultado de imagen de el vivero santander

El Vivero, Santander

Después nos acercamos a La Gallofa, una mezcla de pastelería, panadería y heladería, para tomar un zumo natural. Aunque yo no quise tomar nada porque estaba lleno, y sólo pidió uno él.

Resultado de imagen de la gallofa santander

La Gallofa

El lugar era acogedor, y la decoración me gustó bastante. Se veía que estaba cuidada y que era un sitio bastante habitual de la gente que vive ahí y de los turistas que lo visitan a diario.

Me gusta perderme por las calles de las ciudades cuando las recorro sin saber por dónde voy. Es una sensación única que me hace sentirme tranquilo y feliz en ese momento de libertad, al estar andando por espacios nuevos y conocer a gente diferente.

Resultado de imagen de bowie

David Bowie

 

Resultado de imagen de amy winehouse

Amy Winehouse

Resultado de imagen de maria jimenez joven

María Jiménez

Imagen relacionada

Rocío Jurado

Por la mañana, antes de haber salido a comer, en el salón de la casa, decorado con cuadros y pinturas de los artistas que más adora como David Bowie, María Jiménez y Rocío Jurado, que no las conozco demasiado, pero para él son unas diosas maravillosas; al igual que Amy Winehouse, que la tiene en un cuadro colgada, una especie de collage con flores, en forma de calavera y con la melena alborotada, como solía salir en escenario, su cabeza revuelta, perdida en sueños que se han transportado a otros planos…

Ponemos música, y escuchando una recopilación de canciones de Mecano, me pongo a bailar y a saltar como si me hubiera tomado alguna sustancia estupefaciente o fuera un ritual mágico de alguna tribu salvaje de la selva o África.Estas cosas representan muchas de las ilusiones y sueños que tenemos y de las que nos gustaría poder tener o experiencias que vivir, acercándonos más a nuestros sueños, a todas esas ilusiones que anhelamos desde que éramos más pequeños, cuando no existian tantos miedos o las responsabilidades eran escasas o no existían, siendo temores menores.

Toda esa iconografía cultural que tenemos y que nos fascina nos conmueve, nos revuelve y nos hace ser más felices, mientras vemos esas películas, observamos esos cuadros y pinturas, leemos esas historias en libros de papel, de manera analógica o digital, aunque, evidentemente, aún preferimos lo analógico, pues podemos oler el aroma del papel (olor a nuevo o viejo/antiguo, que es como avainillado, según leí hace tiempo en un lugar) disfrutando del placer del tacto y el olfato.

 

 

 

 

 

 

 

Joy Division (o Ian Curtis)

Ian Kevin Curtis, artista, poeta oscuro, enigmático, siempre jugando con la muerte, describiéndola en versos, fuera y en compañía de su propio grupo llamado Joy Division; narrando paisajes desolados, abandonadas naves industriales en el Manchester de finales de los años 70; poemas, palabras llenas de misterio hacia el lado menos luminoso de la vida, o ¿quizá era para él la luminosa fuerza que le hacía ser tan creativo?

Resultado de imagen de ian curtis

Ian Kelvin Curtis singing

Seguramente, él sabía hacia dónde se dirigía su imaginación al crear esas arquitecturas tan emotivas y especiales.

Cuando canta la canción Decades, cuando dice: where have they been?, el sonido de la melodía me conmueve y desgarra, emociones con una enorme intensidad salvaje.

Unas melodías anhelantes que invaden nuestra mente hasta inciertos caminos que recorren caminos indefinidos y sin tiempo.

 

Visita al museo Guggenheim

Hoy ha tocado asistir al museo Guggenheim de Bilbao, que hacía tiempo no lo visitaba. Tenía ganas de ver las nuevas exposiciones que han inaugurado.

Imagen relacionada

Comenzamos la visita por la videoinstalación de Amie Siegel (Chicago, 1974), que realiza un trabajo de video y sonido, un relato instrumental, sonoro, en el que un conjunto de personas representa una existencia vacía, decadente, unida en una especie extraña de amor, felicidad y armonía, pero detenida en un entorno natural, salvaje, con elementos futuristas, pero también con una decoración que podría ser similar al pop art de finales de los años 60 y principios de los 70, es decir, una atmósfera bastante hippie, mostrando un ambiente de libertad pero al mismo tiempo muy extraño.

 

Imagen relacionada

 

Una distopía, una sociedad decadente, que está anclada en una incertidumbre por el futuro, sin esperanza, y el temor a la muerte próximos.

Resultado de imagen de amie siegel

Después de esta exposición,  el arte y el espacio, donde el escultor vasco Chillida y el filósofo Heidegger se encuentran para compartir el espacio en diferentes tiempos. Explican cómo interactúan en el museo los diferentes materiales y contextos

Desayuno nutritivo

Desde hace días me preparo un desayuno con avena, manzana, kiwi, plátano, añado canela en polvo, jengibre natural, pasas, germen de trigo, levadura de cerveza con bebida de soja, avena, almendra, avellana o arroz, dependiendo de lo que tenga.

Me hace sentir mucho más saludable que comiendo otro tipo de bollería como palmeras, napolitanas, magdalenas o galletas.

Un desayuno con frutas y avena proporciona nutrientes necesarios (vitaminas y minerales), es más saludable que las grasas saturadas de la bollería industrial que se vende.

Un dia especial

Ayer quedé con mi amiga Olaia para comer después de que saliera del trabajo a las tres de la tarde.

Comimos en el Sirimiri, un restaurante al que nunca habíamos ido antes. Como siempre, nos gusta conocer lugares nuevos, pues probamos a comer en ese que teníamos en mente hacía tiempo.

El menú estuvo muy bien: para empezar unas ensaladas con verduras, de segundo plato, pechugas de pollo con pimientos rojos, ella churrasco con patatas fritas, y de postre piña natural ambos, que nos gusta comer porque es muy saludable por su vitamina C.

Me gusta ir a sitios diferentes a comer, conocer diversos lugares para aumentar el conocimiento de los distintos y descubrir otros ambientes gastronómicos para enriquecerme.

Después fuimos a tomar algo al Marvelous, un sitio muy agradable para tomar infusiones y tés y charlar un rato. Tomamos una infusión de jengibre y manzana (citrus ginger) y un té negro con vainilla, añadiendo leche.

Imagen relacionada

Marvelous, C/ Heros 18, Bilbao

Más tarde fuimos a la Alhóndiga (Azkuna Zentroa) a ver un concierto en vivo de Leonore Boulanger, una artista francesa, que va acompañada a la percusión/ teclado y a la guitarra con Jean-Daniel Botta y Laurent Sériès, los otros dos miembros del grupo.

Imagen relacionada

 

Se trata de música experimental, en la que los sonidos transmiten emociones, sensaciones producidas por objetos encontrados sin mucho sentido aparente, como en un ready made, cuando Duchamp reproducía esculturas y obras artísticas de manera azarosa, pero pensando en el significado que podían tener. Objetos que en principio no tienen relación pero se les da.