Flotando sobre lo etéreo

El poeta navega entre pensamientos insistentes que no le dejan pensar. Intenta olvidarlos pero no puede. Su mente sigue creando, siguen naciendo sensaciones que flotan alrededor de su cuerpo desnudo.

– Vayamos a otro espacio, a otro mundo, donde las flores tengan un eterno perfume y la felicidad sea infinita, donde podamos charlar, compartir y aprender de todos, y de cada momento de la existencia.

Quiero decirte que todo lo que piensas está en la mente abstracta que tienes. No es lo que puedes sentir en la realidad. Tu creatividad mueve montañas y océanos que alcanzan la inmensa galaxia.

21 de agosto de 2016

(…) Masaje en diferentes ritmos con aceite de mandarina, es algo masculino y  fresco… Y no huele a aceite terapéutico ni a baño de cafetería.

Una cosa es que surja, pero no busco sexo. Me puede llenar más besarte que tener sexo.

No sé. Es que el sexo es un tema simple.

Justo lo estaba pensando, los preliminares. Es algo más, sí, básico y primario, algo animal, intenso, salvaje. Pero, por ejemplo, besarte sí me molaría, pero no es un acto del todo sublime, como la conexión…

Claro que el sexo está bien…

La mente alma…

No es algo que busque de primeras, pero como somos cuerpos físicos tenemos que desarrollarlo y canalizarlo de alguna manera.

El acto sexual

… Es que lo interesante es encontrar a alguien con el que estar bien  en todos los aspectos. La personalidad, el rol sexual,  el físico, todo en conjunto. Es tan complicado y complejo. Y que haya confianza, comunicación, que sea algo fácil, ¿con tu novio no lo era?

Tampoco se trata de follar, siempre hay más cosas en el sexo, pero conectar a ese nivel, estar al mismo ritmo de alguna manera, es lo importante. Aunque siempre no se puede estar, intentar estar en un nivel de equilibrio emocional adecuado.

Decadencias

Ese ambiente pasado y decadente me fascina. 

Me fascinan las ruinas, verlas todas superpuestas en ese lugar insípido y olvidado por la historia.

Me encantan los espacios que habitan en las ruinas, espacios solitarios y abandonados. Entendía que todo era perfecto en ese sitio, y que recordaba el pasado como si fuera presente demolido.

Una cita inesperada

Saliendo del trabajo quedo con Iñaki, un chico de Vitoria que ha venido a la playa de Muskiz a pasar la tarde y que luego se queda de fiesta en Santurtzi. Nos reunimos a las siete cuando salgo del trabajo y empezamos a charlar de todo un poco. Me comenta que la semana pasada había estado con otro chico pasando la noche de fiesta. 

Estuvimos con mis amigos también y me divertí bastante. Luego fuimos a la playa pero no hacía muy buena temperatura para meterse en el agua y estar allí, así que nos quedamos hablando en el coche y después me trajo a casa. Fue un día diferente y de emociones especiales. estuvimos a gusto y me pareció una persona muy interesante con la que se podía hablar de muchos temas.

Poesía psicodélica

​    …  me voy a perder  un rato por jardines suculentos donde las aguas tibias y frescas se mezclan en lo salvaje. El camino psicalíptico  me lleva hacia rutas salvajes.

… y se recuerdan experiencias del pasado en un pasaje psicodélico. Conversando con mi amigo Miguel, que vive en J., encuentro un alivio sintomático muy positivo. Me relajo y llego a calmar mis emociones que se comvierten en sentimientos tan fugazmente tranquilos.

Intentando encontrarme

¿Por qué es tan difícil estar tranquilo? Sentir que alguien me cuida, me quiere, me ama… 

Siento incansablemente esa intensidad que me llena cada momento de la vida. Esa ansiedad por lograr momentos intensos profundos, por conseguir un estado de eterna felicidad que sé que no existe, pero lo anhelo desesperadamente. 

No me canso de intentar lograr algo que me evada de la realidad, de soñar cada momento, de inventar situaciones y paisajes lejanos, pasados y abstractos que me llenen de alegría y satisfacción.Y cubrir mi mente de sensaciones frescas donde mi cuerpo se sienta bien em cada momento. Es una idea idealizada del mundo que me rodea, una paranoia.