“Man in an Orange Shirt” (Michael Samuels, 2017)

Imagen relacionada

En la segunda guerra mundial en Reino Unido, dos hombres, Thomas y Michael, son dos soldados jóvenes que se enamoran y nace una historia de amor entre ellos, en los años 40 del siglo XX. Pero se separan. Más tarde, se vuelven a ver después de la guerra.

Resultado de imagen de man in an orange shirt

Con el transcurso de los años, Thomas es pintor, y Michael va a visitarle. En este encuentro tienen una relación sexual muy especial, hablan de que se habían escrito cartas, pero que no se las habían enviado. Así que las leen ahora en persona cuando se reencuentran, mientras conversan sobre esos hechos.

Resultado de imagen de man in an orange shirt

Un día, le dice que sigue con su novia Flora Agnes, y que se va a casar (para mantener la imagen políticamente correcta en esa sociedad que en la época prohibía y veía mal la homosexualidad).

Thomas, al final, parece que lo acepta, y asiste a la boda. Le regala un cuadro pintado por él y se lo agradece. También le alegra el hecho de que haya acudido al evento.

Resultado de imagen de man in an orange shirt

Daphne y Flora Agnes tienen una conversación sobre sexo en la mesa del comedor. La primera le dice a la otra que le diga que se ponga encima en la cama.

Michael y Flora Agnes tienen sexo esa noche. Pero ella no se siente satisfecha, pues él actúa de una manera primitiva, sin mostrar ninguna sensibilidad con ella. Realizan el coito de una forma automática y sin la comunicación adecuada para el momento. Además ella se encuentra debajo, contrariamente a como lo había dicho su amiga Daphne, y él no tiene una erección porque realmente no se encuentra excitado. Le comenta que estas cosas ocurren, que habrá más ocasiones.

Hablan sobre invitar a Thomas para que conozca a Daphne, que habrá muchas chicas fascinadas por su elegancia y atractivo, pero él le dice que no es muy sociable.

Cuando entra y abre el cajón de la habitación, Flora encuentra las cartas escritas por su marido y las quema.

Un poco más tarde, a Thomas le encierran en la cárcel por haber tenido encuentros en unos baños públicos con otros hombres.

Cuando Michael le visita le dice que no le quiere volver a ver, pero que le haga un favor: que visite a su madre. Le hace caso y va a verla. La madre le dice que tiene una casa en Cassis, en un pueblo tranquilo de Francia, y que cuando salga en un año de la prisión podrían irse a vivir allí: uno pintando y el otro escribiendo.

Imagen relacionada

Pasan los años y Flora ha envejecido, se ha hecho abuela, pierde a su hijo y a su nuera, se queda viuda de Michael, sin saberse muy bien por qué. Y Flora vive con el nieto, que se llama Adam y es gay.

Imagen relacionada

Adam, trabaja de veterinario y le gusta quedar con chicos para tener sexo a través de una aplicación gay del móvil. Eso le crea una adicción. Pierde estabilidad en su rutina diaria y tranquilidad en su vida personal.

Conoce a Steve, un chico que es arquitecto, porque lleva a su mascota a la tienda donde trabaja, y después se enamoran y terminan viviendo juntos.

Resultado de imagen de man in an orange shirt

Flora reconoce a su nieto que su abuelo Michael fue gay como él, y que siempre le había querido a pesar de querer a Thomas, para mantener la situación normalizada y evitar ir a la cárcel.

Adam, el nieto de Michael y de Flora, recupera el cuadro pintado por Thomas con el retrato de su abuelo y ésta le explica todo a Adam.

También le lee la carta que no llegó a quemar ni leyó su abuelo, y cuando va con Steve, se la lee a él, después de haberle pillado chateando con otros chicos en la aplicación de citas gays.

A pesar de todo, Steve le quiere y ve que ambos están enamorados.

Resultado de imagen de man in an orange shirt

Anuncios

Emociones y diversidad funcional

Por circunstancias de la vida y por mi personalidad, me he dedicado al trabajo, sobre todo, en el ámbito social y educativo. Es decir, es el trabajo con personas que trata de prevenir y mejorar las situaciones en riesgo de exclusión social a través de medidas socioeducativas.

Un ejemplo de un colectivo que puede estar en riesgo de exclusión es el de la diversidad funcional, que es el de las personas con una capacidad diferente, un modo distinto de ver las cosas a las que el mundo está acostumbrado a nivel sensorial, físico o intelectual, aunque para mucha gente es considerada una discapacidad,  una dificultad o un problema vital que prefiere ignorar y discriminar.

Siempre me  ha parecido muy interesante tratar de respetar y tolerar las diferencias, tanto culturales, sexuales o personales (física, intelectual…).

La labor humana y la conciencia social de poder cambiar el mundo para mejorarlo con una actitud generosa, por ejemplo, haciendo voluntariado,  permite sentirse feliz y realizado. Y, si además es posible dedicar ese tiempo también a través del trabajo, se puede conseguir una gran satisfacción personal por ello.

El amor es algo vital, es la base de todo eso. Y ahí está trabajando el amor, de manera consciente y libre, de un modo natural, sin miedos ni inseguridades.

Por eso creo que he sido siempre muy sensible y he tenido muchas ganas de poder ayudar a las personas con dificultades o conflictos en sus vidas, para mejorar sus relatos y experiencias, potenciar sus realidades, en definitiva, sus vidas y a ellas mismas. Pienso que la inteligencia más importante es la emocional, porque las emociones, sobre todo en los hombres, no se han desarrollado y se han escondido e ignorado por la educación machista que ha existido.

Creo que es importante expresar lo que se siente siempre con respeto y naturalidad, siendo y sintiendo lo que cada persona nota en cada momento. De esa manera, la humanidad se convierte en auténtica, transparente, verdadera, espontánea y sincera.

Se suele decir que si una persona es colaborativa, en cualquier ámbito, es solidaria, generosa, más cercana y abierta, es más sencillo lograr objetivos que mejoren y creen una evolución positiva personal y universal. Creo que es algo verdadero, pues si se piensa en cierto sentido, se logra un resultado similar.

Como decía alguien: creer es crear. Si se dirige energía con una intención positiva para conseguir ciertos objetivos, lo más probable es que se logren con esa intención en esa dirección. Por lo tanto, quizá tenga un resultado más efectivo algo si se pone en una dirección deseable.

Ayer, en el trabajo volví a reencontrarme con ese tipo de personas, que están como ausentes, el llamado trastorno del espectro autista o autismo (TEA). A mi me parece inadecuado nombrar trastorno a una manera diferente de vivir y de sentir de ciertas personas, que desde la infancia hasta que son adultos experimentan la realidad de una manera distinta a lo que se suele representar.

Estas personas no se relacionan demasiado con los demás, parece que la empatía está ausente, como su mirada. No parecen comprender el lenguaje no verbal, ni son capaces   de tener una socialización con las demás personas, realizan movimientos estereotipados y repetitivos (para ellas tendrá algún sentido, seguramente), y tampoco anticipan el peligro de una situación, como un bebé que desconoce el sentido del peligro.

Pero sí creo que sienten las emociones (a su manera especial, única, diferente) como el amor y la tristeza, también que tienen miedo, que sonríen, que son felices en su realidad. Es un trabajo enorme el del integrador/educador por empatizar, entender y respetar sus momentos, ritmos, necesidades y deseos al igual que cualquier persona.

Actualmente, con el largo recorrido evolutivo de la ciencia y la tecnología de estos años, se va aceptando más y se comprende mejor el concepto de diversidad funcional. Se va entendiendo que hay diferentes tipos de personas, que hay  que amarlas por cómo son a todas por igual. Del mismo modo que ocurre con la diversidad sexual o cultural, (la transexualidad ya no se considera como un trastorno, pero recientemente lo han pasado a considerar como una “incongruencia de género”, algo que no se comprende tampoco, pues no representa la realidad que es: diversidad sexual humana) entre otras minorías sociales y humanas, ya que se siguen reproduciendo y existiendo prejuicios y estereotipos, discriminando a las personas que tiene esas diferencias.

El valor humano del amor es lo esencial, y como decía el Principito:

Resultado de imagen de lo invisible a los ojos

“lo esencial, es invisible a los ojos”

Relaciones abiertas, ¿más sinceras?

Como decían los dos chicos en el cyber programa de Youtube, en el siguiente enlace: “The Tripletz”, las relaciones abiertas pueden ser incluso un signo de sinceridad y lealtad mayor que las relaciones monógamas o cerradas, donde los prejuicios y situaciones llenas de inseguridades y celos crean conflictos entre las dos personas de la relación.

Resultado de imagen de the tripletz relaciones abiertas

Escena del programa “The Tripletz”

En una relación abierta, en este caso mejor llamada sincera, en principìo no existen tantos problemas de celos y miedos a infidelidad, pues al no haber prohibición de ocultar las cosas que se hacen, se cree en el otro y se confía, pues se cuenta con sinceridad y lealtad. La fidelidad sexual no es tan importante en este tipo de relaciones porque se pueden mantener con otras personas, sin saber o sabiendo el otro lo que hace. Si se habla entre las dos personas de lo que se puede hacer y qué no, dónde están los límites de la relación, realmente son relaciones sinceras y llenas de honestidad. Por ello, no existirán conflictos porque estará todo construido de una manera natural y verdadera.

Sueño: encuentros inconscientes

 

En la habitación, por la noche me encontraba durmiendo, cuando un indómito sueño nació entre emociones inconscientes:

Esto ocurrió en una decadente ciudad sin nombre, aún muy inexplorada todavía, una tarde aquel verano dulce y tierno, cuando el calor agota y no deja apenas respirar con ese aire tan bochornoso, tan denso. Un espacio algo casi insoportable.

En la escena aparecía un joven innombrable, que se encuentra viajando durante más de treinta minutos en un viejo y destartalado tren, algo inquieto y turbado por sus pensamientos, hablando por teléfono para quedar con él, un amante desconocido.

Sólo se conocían desde hacía dos horas, cuando por casualidades de la vida, se habían encontrado en una aplicación de móvil para conocer gente y/o ligar, que estaban muy de moda en esa época.

Cuando llegó a su destino, fue a la estación, que también se encontraba en un estado deteriorado al igual que el tren, con una decoración de años atrás, y como estaba bastante nervioso por la ansiedad de conocerle, le avisó y le dijo que se encontraba cerca ya, para asegurarse de que había llegado y no le iba a hacer esperar. Esa constante impaciencia que tenía era patológica y le creaba muchos conflictos con las relaciones humanas, que muchas veces terminaban de forma acertada.

Estoy nervioso. Es la primera vez que nos vamos a ver- pensó dudando.

Aunque lo desconocía, el otro también lo estaba.  Pero como ambos ignoraban la situación no podían saberlo.

Era una situación nueva porque no había estado antes con esa persona, a pesar de haberla vivido en otras ocasiones anteriormente. Siempre es una experiencia diferente, novedosa, sorprendente el conocer a alguien nuevo.

Él había soñado esa noche que encontraría a un chico sencillo, tierno y dulce como él, con el que estaría hablando en una solitaria y hermosa playa, compartiendo momentos inolvidables, de esos que se podrían recordar hasta que la memoria desaparezca.

Pero antes de que terminara el relato completo del sueño, me desperté y ya no supe qué final podría haber tenido… En ese momento, como cuando vivencias algo positivo, pierdes la ilusión y la esperanza, pensando que nunca ocurrirá. Pero piensas que hay que seguir alimentándolas a éstas siendo optimista, creyendo en ellas.

Abusos por homosexualidad

Todavía siguen existiendo muchos prejuicios y estereotipos sociales sobre la homosexualiad y, en general, sobre la diversidad sexual y las minorías étnicas. Continúa estando presente en la mente del inconsciente colectivo el miedo al qué dirán los demás. Todavía sigue teniendo mucha importancia en nuestra sociedad.

A pesar del avance generacional que ha habido en la educación, se sigue teniendo mucha desconfianza hacia lo que no se considera habitual o normal. Existen obstáculos a la hora de relacionarse y tratar temas sobre la homosexualidad, la bisexualidad o la transexualidad… Es decir, aunque se ha empezado a aceptar de manera generalizada la diversidad sexual y a las minorías, rechazadas hasta ahora, se siguen discriminando e ignorando a las personas que no entran dentro de la “norma”, en la heteronormatividad.

Por lo que siempre se ha pensado que alguien homosexual estaba enfermo (hasta el año 1973, hace unas pocas décadas lo consideraba la ciencia) pero sin ningún motivo real.

También se decía, en general, que estas personas, cuando trabajan con la infancia, en el ámbito educativo, o en el social, son más proclives a cometer abusos, y tener más posibilidades de ser violadores, maltratadores y/o cometer actos de ese tipo en centros escolares, sociales o de cualquier ámbito.

Todos esos pensamientos son falsos y no permiten que la sociedad avance hacia la aceptación, respeto y tolerancia de estos colectivos excluidos y rechazados.  Porque no hay ninguna teoría que lo confirme.

Lo más importante es educar desde la infancia en valores que defiendan la libertad de elegir lo que se desea, lo que se quiere/siente que se es en la vida. Y no se debería haber permitido herir y hacer sufrir a personas que tienen esa diferencia, pues todos somos únicos y aportamos distintas opciones en cada realidad.

La diferencia aumenta las capacidades de las personas. Por lo tanto, ésta enriquece y aporta más creatividad en la sociedad.

“En la gama de los grises” (Claudio Marcone, 2015)

Un arquitecto llamado Bruno, que vive con su mujer y su hijo, no se encuentra con muchos ánimos. Se siente algo desanimado, triste y vacío. En su trabajo le va bien, pero decide desconectar de su familia durante un tiempo para buscar el sentido a su vida.

Imagen relacionada

En ese nuevo momento de su vida, Bruno conoce a un empresario que le aconseja el apoyo para la creación de un símbolo de la ciudad de Santiago de Chile, que sea algo universal. Y lo hace con la colaboración de un historiador, abiertamente gay y desenfadado, llamado Fer, un joven con el que comienza a investigar sobre los lugares menos conocidos de la ciudad para elaborar el proyecto.

Resultado de imagen de en la gama de los grises

Entre ambos surge cierta atracción, y una relación sexual, con la cual Fer se siente a gusto, pero Bruno tiene miedos: todavía recuerda cuando era más joven y sentía atracción hacia otros chicos, se siente confuso ante esa atracción. Pues está casado con una mujer y tiene un hijo de ocho años a los que quiere. Así que se pregunta si de verdad existen los grises, porque hasta ahora creía que sólo había negros o blancos.

Resultado de imagen de en la gama de los grises

El director recorre con su cámara las calles de Santiago, descubriendo el espectador zonas desconocidas de la ciudad. Enfocando los edificios fríos y altos, distantes, da a entender cómo se siente Bruno ante la nueva realidad, que está bastante desorientado, como si fuera una metáfora de la realidad que está viviendo.

Entonces, se da cuenta de que tiene que aceptar que en la vida siempre no se puede controlar todo lo que sucede, y que las situaciones algunas veces surgen de formas espontáneas. Se tiene que plantear que quizá la vida que tenía no era la adecuada, la que más feliz le hacía y necesite un cambio.

EN LA GAMA DE LOS GRISES 02

“Call me by your name” (Luca Guadagnino, 2017)

Imagen relacionada

Estamos en el norte de Italia, en el verano de 1983, donde una familia con su hijo de 17 años, disfruta del soleado momento estival.

Elio, es un joven sensible muy inquieto por la cultura, pasa el tiempo relajado, escribiendo, leyendo y tocando a Bach en el piano, sin mucho que hacer en su casa de campo. El padre es profesor de arqueología y trabaja investigando la época clásica de la historia. La madre es traductora.

Resultado de imagen de call me by your name

Como cada año, en el verano, llega un estudiantepara colaborar con el padre en su estudio de la historia. Esta vez es Oliver, un atractivo joven, algo más mayor que Elio, el invitado al lugar para llevar a cabo la investigación.

Cuando Elio y él se conocen, comienzan a charlar y descubren que tienen muchas inquietudes similares. Van a pasear en bicicleta, se bañan en el río, van a descubrir lugares y se relajan sentados en los cafés del pueblo… Y, poco a poco, en esos encuentros que tienen, Elio va descubriendo su despertar sexual y con ello el sentimiento del amor.

Resultado de imagen de call me by your name

Oliver siente también una gran atracción hacia Elio. Son como dos almas gemelas rodeadas de un mágico mundo creado por ellos mismos, un paraíso veraniego cálido, tierno y dulce. Se muestran risueños y divertidos en sus palabras y acciones.

Resultado de imagen de call me by your name

Hay un deseo que poco a poco se va realizando con encuentros de besos, en el lago Garda, en la belleza por el descubrimiento del amor. Viven experiencias muy románticas, mientras leen textos de filosofía y dialogan sobre cultura en ese lugar decorado con antiguas esculturas y pinturas de la antigüedad que su padre ha  coleccionado y conservado a lo largo de los años por su profundo interés en el arte.

Resultado de imagen de call me by your name

Es todo un juego de seducción intelectual, como comentan algunos críticos de cine, una especie de cortejo entre distante y frío, hasta que sus cuerpos se entremezclan y juegan a amarse de manera romántica. El homoerotismo se ve claramente en las escenas que se sugieren cuando están haciendo planes juntos, en la piscina, sentados en las mesas del café, en el coche, en la habitación… Demuestran un amor oculto que, al principio, les cuesta mostrar, pero que más tarde lo expresan conjuntamente.

Resultado de imagen de call me by your name

Las imágenes son muy sensuales y la arquitectura de las escenas es impresionantemente bella. Todo parece estar medido al máximo, al menos para mí, en mi opinión, es una historia llena de sentimientos y emociones verdaderas, que emociona a cualquier persona que la visualiza. La empatía que llena las mentes de alegría y luz.

Resultado de imagen de call me by your name

La película es un estudio muy interesante del desarrollo emocional y psicológico de Elio ante la presencia de Oliver. El director muestra cómo se siente descubriendo su sexualidad de esa manera tan curiosa: con el contacto de un extraño que llega a su casa sin saber qué está sintiendo por él. Demuestra una delicadeza y pasión enormes entre los dos cuando se besan, se hablan, se abrazan y se expresan con gestos.

La banda sonora es otro punto interesante para comentar: realizada por Sufjan Stevens, un compositor indie folk, que ha realizado “Mystery of love” y “Visions of Gideon”, dos canciones muy poéticas y apropiadas para la película.

Resultado de imagen de call me by your name

 

“Un verano con Mónica” (Ingmar Bergman, 1953)

Resultado de imagen de un verano con monica  cafe

Cartel de la película

El encuentro de estos dos jóvenes comienza en un café, cuando empiezan a charlar sobre sus vidas poco interesantes y aburridas mientras toman algo de bebida y sobre el futuro ideal maravilloso que desean vivir. Poco a poco se van enamorando.

Parecen tener mucho en común, pues él es un chico llamado Harry, de 19 años, que trabaja en un almacén de vidrios en el que no está contento, y una chica llamada Mónica, que no aguanta a su padre porque es un alcohólico y violento.

Resultado de imagen de un verano con monica

Mónica tumbada descansando

Harry llega tarde habitualmente al trabajo y un día le echan; Mónica ha discutido con su padre, por lo que decide irse con Harry a la barca que él tiene. Ambos dejan sus trabajos porque están descontentos con la vida que tienen y deciden irse. Y sin pasar muchos días, deciden irse de viaje por el mar un verano para vivir una gran aventura en un ambiente libre y sin responsabilidades adultas. Un entorno idílico que parece no terminar, hasta que empiezan los conflictos.

Verano con Monica (1)

Bailando juntos en el embarcadero

Ella ya demuestra desde el principio, cuando le pregunta a ver si van al cine juntos para conocerse mejor, tener un carácter egoísta y narcisista con los demás. Él parece más tranquilo, tímido, pero algo más maduro para asumir los problemas de la vida.

En el trayecto se dan cuenta de que ella está embarazada y no se quedan nada sorprendidos, pues lo ven como algo natural. Deciden que quieren tener el bebé y casarse, como cualquier familia por tradición, de manera mutua. Proyectan realizar los planes de una familia tradicional: él trabajará y estudiará para conseguir un trabajo estable, y ella cuidará del hogar y de su hija.

Resultado de imagen de un verano con monica

Aunque cuando regresan, después de tener al bebé, es la tía la que cuida a la niña, pues él se pone a estudiar de manera asidua para ser ingeniero y poder mantenerla a ella y a su hija. Así que realiza numerosos viajes por ello, y no tienen tiempo de verse apenas. Mientras ella, se queda sola en Estocolmo, que aburrida, empieza a frecuentar bares por la noche conociendo a distintos hombres.

Resultado de imagen de un verano con monica

Harry y Mónica de vacaciones

Entonces, por casualidades de la vida, él llega antes de lo previsto, y se encuentra con un tipo que sale de su casa. Entiende que su mujer ha estado viéndose con más hombres. Cuando entra dentro discuten y le dice qué como han llegado a ese punto. Pero realmente ella no está preparada, quizá, para ser madre, ni llevar esa vida siendo tan joven. Coge su bolso y sale, cerrando enfadada la puerta, parece que se marcha.

En la escena final, Harry recuerda feliz todos esos momentos pasados del verano, con su hija en brazos, delante del almacén de vidrios donde trabajaba…

Resultado de imagen de un verano con monica pelicula

Es la primera película que le hace conocido como director de cine. Es el difícil paso de la adolescencia a la vida adulta de dos jóvenes  y el amor efímero que está destinado a perecer por la inmadurez.

Se intuye la influencia que tendrá en la nouvelle vague francesa, por ejemplo, en algunas escenas como cuando están de vacaciones y sonríen felices, ese espíritu libre de la pareja, en películas como “Jules et Jim” , o cuando Mónica va por el campo corriendo con el guiso robado de una familia, como un animal salvaje, se ve la ineludible influencia posterior en “L´enfant sauvage”  de Truffaut.

Las posibilidad infinitas de amar

La poesía y la vida dicen que el amor debe ser bienestar. Pero el bienestar es estar bien. Y, ¿qué es estar bien? Estar bien significa no depender de alguien, no sentir miedo ni celos cuando se está en una relación, del tipo que sea. Si se está bien, se está en paz con el mundo y con todas las cosas. Esa sensación de tranquilidad es la deseada, la amada y adecuada para sentirse una persona serena. Pero, ¿por qué se tienen miedos e inseguridades? Ese momento cuando se siente miedo, inseguridad, desconfianza es cuando se va hacia otros lugares donde la paz no habita, donde los sueños se empiezan a debilitar porque están débiles sus bases; la creencia de que son posibles va desapareciendo, se piensa que no son muy posibles y se pierde la esperanza de encontrar el camino hacia donde se encuentran.

Hay que entender que la vida es un proceso de desarrollo en el que intervienen muchos factores: sociales, culturales, biológicos, familiares, personales, laborales, de todo tipo. Es un conjunto de características que por sí solas no pueden transformarse ni evolucionar. Aunque lo importante es encontrar el equilibrio en ello para aprender. Todo se basa en un constante aprendizaje.

Actitud destructiva

Esto se está convirtiendo en mi pequeño diario: el que tuve y perdí; en el que escribía, pero que abandoné cierto día hace más de diez años ya.
A veces recuerdo las cosas que pensaba, y todavía las pienso. Sigo meditando demasiado las cosas para una mente con funciones habituales. Creo que debería bajar el nivel de pensamientos que surgen en ella, pues sucumben y se lían de manera descontrolada.

Vivir de manera salvaje sin pensar (en inglés podría traducirse algo así como: “be wild and don’t mind”) es una forma bastante impulsiva e intensa de reaccionar ante los hechos que vivimos en la existencia. Esa intensidad puede ser casi algo mortal, porque puede transformarse en algo positivo o negativo. En mi caso, a veces, surge lo negativo, que es muy explosivo. Y peligroso.

Cuando bebo no razono demasiado. Hago las cosas de forma desordenada y sin sentido. Mi corazón no actúa del mismo modo. Y luego me arrepiento de haber actuado con esa actitud destructiva.

Tenemos aún que aprender mucho sobre la voluntad, la inteligencia emocional, la tendencia de crear pensamientos que no permiten que construyamos algo que nos haga llegar a tener una evolución adecuada. Una sensación sana.

Aparece I. que estaba desaparecido en combate desde hace semanas, que me había dicho para quedar y tomar algo, sólo hablar. De repente, entre todo este surrealismo, llega un mensaje al Whatsapp diciéndome a ver si podemos quedar esta tarde. Soy tan sensible a eso…

… Después del reencuentro es renovarse o morir. Empezar de nuevo. Esa es mi propuesta. Tengo que aprender muchas cosas de esto. Desde el 16 de noviembre, y más allá incluso, hasta hoy, día 26 de abril, he repetido ciertas conductas negativas, destructivas conmigo mismo. Creando mucho daño en mí y en los demás. Un proyecto de amistad duradera con I., después de haber conversado sobre el asunto de manera constructiva.