Sexualidades Diversas

Resultado de imagen de izanez centro municipal de basurto

Ayer estuve en una conferencia con la colaboración de la asociación Fekoor, que trata a personas con diversidad funcional (discapacidad física) e Izanez, una asociación que se dedica a la atención y cultivo de las sexualidades diversas en la discapacidad, en el Centro Municipal de Basurto, en Bilbao.

Resultado de imagen de sexualidades diversas

La charla comenzaba con la introducción y colaboración de Patricia Pérex Coto, una trabajadora social y sexóloga, y Roberto, un trabajador social con diversidad funcional que continuaba (después de ella) dando su punto de vista sobre el asunto en la conferencia.

Comenzaron comentando que todos los seres humanos son sexuados y que tienen el derecho a reconocer la sexualidad como algo natural. Pues creen que es un hecho, no un derecho como tal.

Basándose en que la sexualidad es diversa, muy compleja y que existen incertidumbres en ella, que es un proceso natural y constante, lleno de vivencias, relatos, experiencias que van sucediendo a lo largo de la vida, la sexualidad es un valor a cultivar.

Se centraron en qué mensajes reciben las personas con diversidad funcional, en si se reconocen sus derechos a ser sexuales y si se les facilita poder desarrollar la sexualidad.

También dijeron que lo importante es conocerse, aceptarse y expresarse. Y que el lenguaje nos esclaviza con las palabras que utilizamos, los prejuicios y los miedos que tenemos.

El miedo al sexo está introducido en nuestras mentes por causa de la educación. También gracias a la moral y/o la religión, el concepto de sexo es un tabú aún en la sociedad actual. Se ha visto como un aspecto negativo, y por eso se ha ocultado. Y mucho más en ciertos colectivos sociales como las mujeres, el LGBTIQ+, las personas con diversidad funcional o en minorías étnicas o de cualquier tipo.

Por lo que es importante reconstruirse, promoviendo valores positivos sobre la sexualidad en las personas, respetando sus ritmos individuales y dándoles autonomía, sin tener, por ejemplo, una actitud infantil con ellos.

Por todo ello, se ha negado a estas personas la sexualidad, la erótica. Y se les debe informar y dar las mismas opciones que a las personas que no tienen ningún tipo de discapacidad. Sobre todo esa privacidad e intimidad que en muchas ocasiones no tienen.

La personas no olvidan el deseo porque es algo innato en ellas. Así que se necesita una buena comunicación y tratar la sexualidad como algo natural para promover un desarrollo personal adecuado.

Otro aspecto que tuvieron en cuenta es no dar toda la importancia a lo genital. La sexualidad es amplia y no se limita a la penetración. Existen muchos juegos preliminares y prácticas que nutren esa experiencia sexual, en el caso de tener una enfermedad, en la vejez o la incapacidad. La sexualidad es transversal; el placer es humano al igual que el deseo, universal.

Existen muchos tipos de sentirse hombre o mujer, alejándose de los modelos normativos y heteropatriarcales construidos. Las personas deben sentirse felices de expresar su sexualidad de manera libre.

Anuncios

Amor adolescente en el tren

Esta tarde, mientras iba en el tren sentado, leyendo una novela francesa titulada “La mujer de la libreta roja”, del escritor Antoine Laurain (que trata sobre un hombre que se encuentra un bolso tirado en la calle sin cartera ni teléfono, sin datos para poder saber de quién es, abandonado, sobre un cubo de basura), he observado, como lo hacía en la historia Laurent con Laure -a través de los objetos que se encontraban dentro de su misterioso bolso abandonado, después de haber sido robado a Laure, por algún ladrón sin escrúpulos- a una pareja de adolescentes encariñados, besándose y acariciándose lentamente, de manera inocente.

Imagen relacionada

Al verles así de acaramelados y enamorados, me he emocionado y he notado un enorme sentimiento de empatía por el hecho de lo bonito y romántico que puede ser el amor al principio- y después también.

Mientras tanto, en ese momento, leía que Chloe, la hija de Laurent, el protagonista del libro que estaba leyendo al mismo instante que les miraba de vez en cuando emocionado, encontraba a Laure en su puesto de trabajo gracias a los datos que le dio su padre para que la pudiera encontrar. Laure trabajaba de doradora (restauradora de piezas de arte).

El libro aún no ha terminado de ser leído, pero la historia de amor espero que continúe por mucho tiempo. Me gustaría pensar que seguirán así durante muchos años, embelesados, fascinados por esa magia que es sentir el amor: querer y ser querido de manera correspondida; y distraídos de las preocupaciones, de los conflictos de la vida contemporánea, que sigan soñando con esa maravillosa esperanza y consigan encontrar (y poder mantener) ese fascinante sueño, esa bonita ilusión.

Me gusta pensar en esas sensaciones, sentir que son posibles, que hay personas que sienten de forma auténtica, que viven el instante siendo conscientes de lo humildes y vulnerables o frágiles que somos como personas, como cuerpos finitos.

Quizá el alma exista y sea eterna, pero de momento no lo sabemos. El amor es lo único que nos hace felices y nos salva del odio o el miedo.

Poema del trabajo

A veces me pregunto por qué las cosas en la vida suceden de tal forma que no te lo esperas.

La vida, obviamente, es cambio, movimiento. Sino sería muerte, algo estable y perdido u olvidado en el tiempo. Pero éste tiene un poder enorme en nuestra existencia: es el camino andado, la experiencia, la memoria.

Envías un curriculum para ver si te llaman para realizar una entrevista de trabajo, en un trabajo en el que no tienes experiencia laboral, pero que no te piden que la tengas. Así que estás tranquilo porque te apetecía probar en ese ámbito nuevo, como dependiente de una nueva tienda de calzado en la ciudad, en este caso.

El contrato es de media jornada, unas 22 horas por semana, con el convenio establecido del calzado y piel de la provincia. Horario de mañana. Te contratan seis meses, hasta el 2 de marzo de 2019, desde el día 3 de septiembre, a pesar de que firmas una semana más tarde el contrato.

Todo hasta ahí bien, pero al cabo de dos semanas, de manera inmediata, llegan y te dicen que te rescinden el contrato que acabas de firmar hace unos días, porque aún te encuentras en el período de prueba, que es un mes. Los motivos del despido: que no he superado tal período, porque mi perfil no se corresponde con el deseado por la empresa. Se disculpan diciendo que lo sienten, pero que no se sienten seguros ni tranquilos conmigo en la tienda. Agradecen mi atención y mi disposición. También me dicen que soy muy buena persona y me desean suerte. Todo dicho con respeto, eso sí.

Siempre me había interesado el tema de tienda de moda, ser dependiente de comercio, pero el tema de la caja, del cobrar y andar con dinero, no me ha gustado nunca. También porque soy más de letras que de números y bastante despistado para contabilizar o enumerar. Me pone nervioso tener que hacer operaciones matemáticas, el cálculo.

Pienso que soy una persona crítica, ajena al pensamiento del resto del mundo, regida por la emoción, lo sensible y vulnerable, llena de intensidad y cierta locura, que me lleva a tener grandes ilusiones y poder soñar de forma constante. Creo que es algo positivo, aunque mucha gente no lo comprenda. Y no quiero perder la esperanza de encontrar el anhelado lugar o sentimiento que me haga sonreír, siendo feliz. Es lo más importante: ser coherente, tener un espíritu auténtico, no tener que dar explicaciones a nadie de lo que haces, etc.

“Love, Simon” (Greg Berlanti, 2018)

Simon, es un adolescente gay pero nadie lo sabe en su familia. También va al instituto pero no habla del tema con ninguna persona, ni siquiera con su mejor amiga, que es con la que comparte muchas de sus vivencias.

Resultado de imagen de love simon

Un día comienza a tener una conversación por internet, vía messenger, con un chico del centro escolar al que va. Simon se pone el nick de Jacques, y el otro desconocido con el que habla es Blue. Durante varias semanas se intercambian palabras escritas a través de un mundo virtual,  sentimientos y deseos que ambos tienen, pero que por miedo, no exteriorizan: se quedan entre ellos.

Parece que con el tiempo sienten una mayor atracción al hablar de tantas cosas y conectar tan bien. Tienen ganas de conocerse algún día para poder sentir en persona cómo se sienten en realidad.

Resultado de imagen de love simon

Al final, se acaban conociendo para romper ese misterio que están viviendo y saber quiénes son en realidad. Blue resulta ser Bram, un compañero de clase del que  Simon desconocía que fuera gay. Y con la compañía de sus amigos, se besan apasionadamente en la noria del parque de atracciones al que van.

Un dato curioso: Keiynan Lonsdale,  el actor que interpreta a Bram en la película, salió del armario tras realizar la película. Después explicaba que le había venido bien hacer esa película, con la que se implicaba de una manera más personal.

“Una mujer fantástica” (Sebastián Lelio, 2017)

Marina y Orlando viven juntos. Ella es bailarina y cantante, pero también transexual. Él tiene muchos años más que ella.

Resultado de imagen de mujer fantastica pelicula

Un día él se encuentra mal y le lleva al hospital, pero después de un tiempo perece por un aneurisma.

La familia de Orlando no acepta a Marina, pues considera que ella no pertenece a la familia y que es una aberración esa relación. De hecho, le acusan de posible asesina, culpable de la muerte de Orlando.

Resultado de imagen de mujer fantastica

Marina se siente rechazada y está desconsolada por el hecho de que no la aceptan, aunque mucho más aún, por considerarla culpable de esa muerte. Cuando ella realmente siente que él ha sido su pareja porque se querían y no algo imaginado o inventado por ella para aprovecharse.

Resultado de imagen de mujer fantastica pelicula

Pero pocas personas la respetan. Básicamente, su profesor de baile que le asesora y algunos de sus amigos.

Tras la incineración de Orlando, ella continúa su vida como una gran mujer, con el perro y sigue con la música, cantando una ópera feliz.

Resultado de imagen de mujer fantastica pelicula

“Theo y Hugo, París 5:59″(Olivier Ducastel, Jacques Martineau, 2015)

Resultado de imagen de theo y hugo en paris

Una noche, en un pub nocturno de ambiente gay de París, lleno de luces de neón y música electrónica, dos chicos se encuentran en un cuarto oscuro, donde todos beben alcohol y se drogan teniendo relaciones sexuales sin ningún tipo de precaución, sin utilizar preservativo.

Resultado de imagen de theo y hugo en paris

El instinto libidinoso o sexual básico no les deja ser conscientes del peligro que pueden tener las prácticas sexuales de riesgo, como la penetración sin utilizar un preservativo. Juegan, se ríen y hablan sin pensar en las posibles consecuencias desfavorables futuras.

Resultado de imagen de theo y hugo en paris

Theo y Hugo se observan profundamente en un momento dado en el lugar. Y después de un rato, abandonan a la pareja sexual con la que se encuentran en ese instante, y se empiezan a acariciar y a besar de manera salvaje.

Esa intensidad les hace llegar a la penetración anal, sin utilizar protección, por lo que corren el riesgo de alguna transmisión sexual, ya que uno de ellos es portador del VIH.

Por lo tanto, siendo conscientes ya de lo ocurrido, deciden asistir a realizarse una prueba médica para evitar así un posible contagio.

Resultado de imagen de theo y hugo en paris

Después salen a dar una vuelta por las calles de París, y con un intenso diálogo se van conociendo poco a poco. Ese paseo por las calles solitarias y la conversación constante entre los dos, recuerda a la película “Antes del amanecer” de Richard Linklater que hizo en el año 1995, como protagonistas Julie Delpy y Ethan Hawke, con la existencia de esos momentos románticos donde parece despertar, vislumbrar, nacer el amor para siempre.

La historia continúa hasta el amanecer, cuando la ciudad despierta lentamente, y ellos siguen soñando… Inmersos en conversaciones con personas en el metro…

 

“Man in an Orange Shirt” (Michael Samuels, 2017)

Imagen relacionada

En la segunda guerra mundial en Reino Unido, dos hombres, Thomas y Michael, son dos soldados jóvenes que se enamoran y nace una historia de amor entre ellos, en los años 40 del siglo XX. Pero se separan. Más tarde, se vuelven a ver después de la guerra.

Resultado de imagen de man in an orange shirt

Con el transcurso de los años, Thomas es pintor, y Michael va a visitarle. En este encuentro tienen una relación sexual muy especial, hablan de que se habían escrito cartas, pero que no se las habían enviado. Así que las leen ahora en persona cuando se reencuentran, mientras conversan sobre esos hechos.

Resultado de imagen de man in an orange shirt

Un día, le dice que sigue con su novia Flora Agnes, y que se va a casar (para mantener la imagen políticamente correcta en esa sociedad que en la época prohibía y veía mal la homosexualidad).

Thomas, al final, parece que lo acepta, y asiste a la boda. Le regala un cuadro pintado por él y se lo agradece. También le alegra el hecho de que haya acudido al evento.

Resultado de imagen de man in an orange shirt

Daphne y Flora Agnes tienen una conversación sobre sexo en la mesa del comedor. La primera le dice a la otra que le diga que se ponga encima en la cama.

Michael y Flora Agnes tienen sexo esa noche. Pero ella no se siente satisfecha, pues él actúa de una manera primitiva, sin mostrar ninguna sensibilidad con ella. Realizan el coito de una forma automática y sin la comunicación adecuada para el momento. Además ella se encuentra debajo, contrariamente a como lo había dicho su amiga Daphne, y él no tiene una erección porque realmente no se encuentra excitado. Le comenta que estas cosas ocurren, que habrá más ocasiones.

Hablan sobre invitar a Thomas para que conozca a Daphne, que habrá muchas chicas fascinadas por su elegancia y atractivo, pero él le dice que no es muy sociable.

Cuando entra y abre el cajón de la habitación, Flora encuentra las cartas escritas por su marido y las quema.

Un poco más tarde, a Thomas le encierran en la cárcel por haber tenido encuentros en unos baños públicos con otros hombres.

Cuando Michael le visita le dice que no le quiere volver a ver, pero que le haga un favor: que visite a su madre. Le hace caso y va a verla. La madre le dice que tiene una casa en Cassis, en un pueblo tranquilo de Francia, y que cuando salga en un año de la prisión podrían irse a vivir allí: uno pintando y el otro escribiendo.

Imagen relacionada

Pasan los años y Flora ha envejecido, se ha hecho abuela, pierde a su hijo y a su nuera, se queda viuda de Michael, sin saberse muy bien por qué. Y Flora vive con el nieto, que se llama Adam y es gay.

Imagen relacionada

Adam, trabaja de veterinario y le gusta quedar con chicos para tener sexo a través de una aplicación gay del móvil. Eso le crea una adicción. Pierde estabilidad en su rutina diaria y tranquilidad en su vida personal.

Conoce a Steve, un chico que es arquitecto, porque lleva a su mascota a la tienda donde trabaja, y después se enamoran y terminan viviendo juntos.

Resultado de imagen de man in an orange shirt

Flora reconoce a su nieto que su abuelo Michael fue gay como él, y que siempre le había querido a pesar de querer a Thomas, para mantener la situación normalizada y evitar ir a la cárcel.

Adam, el nieto de Michael y de Flora, recupera el cuadro pintado por Thomas con el retrato de su abuelo y ésta le explica todo a Adam.

También le lee la carta que no llegó a quemar ni leyó su abuelo, y cuando va con Steve, se la lee a él, después de haberle pillado chateando con otros chicos en la aplicación de citas gays.

A pesar de todo, Steve le quiere y ve que ambos están enamorados.

Resultado de imagen de man in an orange shirt

Emociones y diversidad funcional

Por circunstancias de la vida y por mi personalidad, me he dedicado al trabajo, sobre todo, en el ámbito social y educativo. Es decir, es el trabajo con personas que trata de prevenir y mejorar las situaciones en riesgo de exclusión social a través de medidas socioeducativas.

Un ejemplo de un colectivo que puede estar en riesgo de exclusión es el de la diversidad funcional, que es el de las personas con una capacidad diferente, un modo distinto de ver las cosas a las que el mundo está acostumbrado a nivel sensorial, físico o intelectual, aunque para mucha gente es considerada una discapacidad,  una dificultad o un problema vital que prefiere ignorar y discriminar.

Siempre me  ha parecido muy interesante tratar de respetar y tolerar las diferencias, tanto culturales, sexuales o personales (física, intelectual…).

La labor humana y la conciencia social de poder cambiar el mundo para mejorarlo con una actitud generosa, por ejemplo, haciendo voluntariado,  permite sentirse feliz y realizado. Y, si además es posible dedicar ese tiempo también a través del trabajo, se puede conseguir una gran satisfacción personal por ello.

El amor es algo vital, es la base de todo eso. Y ahí está trabajando el amor, de manera consciente y libre, de un modo natural, sin miedos ni inseguridades.

Por eso creo que he sido siempre muy sensible y he tenido muchas ganas de poder ayudar a las personas con dificultades o conflictos en sus vidas, para mejorar sus relatos y experiencias, potenciar sus realidades, en definitiva, sus vidas y a ellas mismas. Pienso que la inteligencia más importante es la emocional, porque las emociones, sobre todo en los hombres, no se han desarrollado y se han escondido e ignorado por la educación machista que ha existido.

Creo que es importante expresar lo que se siente siempre con respeto y naturalidad, siendo y sintiendo lo que cada persona nota en cada momento. De esa manera, la humanidad se convierte en auténtica, transparente, verdadera, espontánea y sincera.

Se suele decir que si una persona es colaborativa, en cualquier ámbito, es solidaria, generosa, más cercana y abierta, es más sencillo lograr objetivos que mejoren y creen una evolución positiva personal y universal. Creo que es algo verdadero, pues si se piensa en cierto sentido, se logra un resultado similar.

Como decía alguien: creer es crear. Si se dirige energía con una intención positiva para conseguir ciertos objetivos, lo más probable es que se logren con esa intención en esa dirección. Por lo tanto, quizá tenga un resultado más efectivo algo si se pone en una dirección deseable.

Ayer, en el trabajo volví a reencontrarme con ese tipo de personas, que están como ausentes, el llamado trastorno del espectro autista o autismo (TEA). A mi me parece inadecuado nombrar trastorno a una manera diferente de vivir y de sentir de ciertas personas, que desde la infancia hasta que son adultos experimentan la realidad de una manera distinta a lo que se suele representar.

Estas personas no se relacionan demasiado con los demás, parece que la empatía está ausente, como su mirada. No parecen comprender el lenguaje no verbal, ni son capaces   de tener una socialización con las demás personas, realizan movimientos estereotipados y repetitivos (para ellas tendrá algún sentido, seguramente), y tampoco anticipan el peligro de una situación, como un bebé que desconoce el sentido del peligro.

Pero sí creo que sienten las emociones (a su manera especial, única, diferente) como el amor y la tristeza, también que tienen miedo, que sonríen, que son felices en su realidad. Es un trabajo enorme el del integrador/educador por empatizar, entender y respetar sus momentos, ritmos, necesidades y deseos al igual que cualquier persona.

Actualmente, con el largo recorrido evolutivo de la ciencia y la tecnología de estos años, se va aceptando más y se comprende mejor el concepto de diversidad funcional. Se va entendiendo que hay diferentes tipos de personas, que hay  que amarlas por cómo son a todas por igual. Del mismo modo que ocurre con la diversidad sexual o cultural, (la transexualidad ya no se considera como un trastorno, pero recientemente lo han pasado a considerar como una “incongruencia de género”, algo que no se comprende tampoco, pues no representa la realidad que es: diversidad sexual humana) entre otras minorías sociales y humanas, ya que se siguen reproduciendo y existiendo prejuicios y estereotipos, discriminando a las personas que tiene esas diferencias.

El valor humano del amor es lo esencial, y como decía el Principito:

Resultado de imagen de lo invisible a los ojos

“lo esencial, es invisible a los ojos”

Relaciones abiertas, ¿más sinceras?

Como decían los dos chicos en el cyber programa de Youtube, en el siguiente enlace: “The Tripletz”, las relaciones abiertas pueden ser incluso un signo de sinceridad y lealtad mayor que las relaciones monógamas o cerradas, donde los prejuicios y situaciones llenas de inseguridades y celos crean conflictos entre las dos personas de la relación.

Resultado de imagen de the tripletz relaciones abiertas

Escena del programa “The Tripletz”

En una relación abierta, en este caso mejor llamada sincera, en principìo no existen tantos problemas de celos y miedos a infidelidad, pues al no haber prohibición de ocultar las cosas que se hacen, se cree en el otro y se confía, pues se cuenta con sinceridad y lealtad. La fidelidad sexual no es tan importante en este tipo de relaciones porque se pueden mantener con otras personas, sin saber o sabiendo el otro lo que hace. Si se habla entre las dos personas de lo que se puede hacer y qué no, dónde están los límites de la relación, realmente son relaciones sinceras y llenas de honestidad. Por ello, no existirán conflictos porque estará todo construido de una manera natural y verdadera.

Sueño: encuentros inconscientes

 

En la habitación, por la noche me encontraba durmiendo, cuando un indómito sueño nació entre emociones inconscientes:

Esto ocurrió en una decadente ciudad sin nombre, aún muy inexplorada todavía, una tarde aquel verano dulce y tierno, cuando el calor agota y no deja apenas respirar con ese aire tan bochornoso, tan denso. Un espacio algo casi insoportable.

En la escena aparecía un joven innombrable, que se encuentra viajando durante más de treinta minutos en un viejo y destartalado tren, algo inquieto y turbado por sus pensamientos, hablando por teléfono para quedar con él, un amante desconocido.

Sólo se conocían desde hacía dos horas, cuando por casualidades de la vida, se habían encontrado en una aplicación de móvil para conocer gente y/o ligar, que estaban muy de moda en esa época.

Cuando llegó a su destino, fue a la estación, que también se encontraba en un estado deteriorado al igual que el tren, con una decoración de años atrás, y como estaba bastante nervioso por la ansiedad de conocerle, le avisó y le dijo que se encontraba cerca ya, para asegurarse de que había llegado y no le iba a hacer esperar. Esa constante impaciencia que tenía era patológica y le creaba muchos conflictos con las relaciones humanas, que muchas veces terminaban de forma acertada.

Estoy nervioso. Es la primera vez que nos vamos a ver- pensó dudando.

Aunque lo desconocía, el otro también lo estaba.  Pero como ambos ignoraban la situación no podían saberlo.

Era una situación nueva porque no había estado antes con esa persona, a pesar de haberla vivido en otras ocasiones anteriormente. Siempre es una experiencia diferente, novedosa, sorprendente el conocer a alguien nuevo.

Él había soñado esa noche que encontraría a un chico sencillo, tierno y dulce como él, con el que estaría hablando en una solitaria y hermosa playa, compartiendo momentos inolvidables, de esos que se podrían recordar hasta que la memoria desaparezca.

Pero antes de que terminara el relato completo del sueño, me desperté y ya no supe qué final podría haber tenido… En ese momento, como cuando vivencias algo positivo, pierdes la ilusión y la esperanza, pensando que nunca ocurrirá. Pero piensas que hay que seguir alimentándolas a éstas siendo optimista, creyendo en ellas.