Cambios sociales muy lentos

Sigues creyendo que el mundo tiene mucho que cambiar cuando vas por la calle y pasa un adolescente sin mucho respeto, con su coche a toda velocidad sin cuidado, sin mirar a su alrededor por si hay gente cerca, como si fuera un ser superior, que nunca podría ser, por ese aire de superioridad y falta de respeto hacia los demás.

La falta de empatía es muy habitual en estos casos, al igual que en cualquier momento que se falta el respeto y la tolerancia. Esas personas, que no parecen ponerse en el lugar de los demás, incluso con las minorías o grupos discriminados y rechazados por la norma imperante, no comprenden el mundo con respeto, tolerancia e igualdad en el mundo. Lo ven como algo que pueden dominar y someter con su fuerza física, sin emplear la fuerza emocional, tan importante para poder entender y vivir de manera respetuosa y humana en esta realidad que llaman sociedad.

Algunas personas tienen que aprender a deconstruir sus ideas, llenas de prejuicios y estereotipos negativos, costumbres, como las tradiciones que anulan la libertad de las personas, como sus hábitos aprendidos, su educación, deben deshacer todo ese conjunto de pensamientos y acciones para construir un mundo más saludable y positivo.

Anuncios

Vestimenta de la mujer islámica

Un día en la playa:

Después de que un día en la playa observé a un matrimonio musulmán con su hijo, me puse a pensar en el tema de la vestimenta de las mujeres islámicas y las diferencias que existen dentro de los distintos tipos de vestimenta que llevan.

Según llegaron, el padre y el niño se metieron al agua para jugar con las olas. En cambio, la mujer se quedó en la arena sentada observándoles desde fuera. ¿Es injusto que ella no se pueda bañar como lo hacen ellos? Pienso que es una decisión que ella misma debería tomar.

La mujer era islámica, ya que iba vestida tapada con un traje desde la cabeza a los pies: creo que llevaba un burkini, un vestido de baño (surgió de una idea muy popular que fue creada en el año 2003, por Aheda Zanetti, una diseñadora australiana de origen libanés). Es un vestido de mujer adaptado para ir a la playa, pero aun así, no se metió en el agua. Quizá fue decisión propia el no entrar con ellos, o quizá una creencia suya.

Al igual que el chador, únicamente cubre el cuerpo, pero no la cara. Sin embargo, el burka cubre todo el cuerpo y la cabeza. También existe otro tipo de ropa tradicional llamada niqab, que cubre todo menos los ojos para que puedan ver. Y lo que muchas mujeres más jóvenes llevan es el hiyab, el velo que cubre solamente la cabeza. Quizá es algo que se acostumbra a ver más en las mujeres que viven en países europeos y occidentales que se sienten más libres, por ejemplo, al no llevar ni burka ni chador.

Durante su larga historia, la cultura árabe parece que ha mantenido siempre ciertas costumbres basadas en tradiciones machistas construidas por el poder del hombre y el  poder omnipresente del dios Alláh.

Aunque también, y seguro que no por ese motivo, hasta hace poco tiempo, muchas mujeres, por ejemplo, del mediterráneo se ocultaban la cabeza con pañuelos por costumbre o moda. Por lo tanto, no es algo sólo de esa etnia, ya que ocurre con las mujeres que viven o profesan una religión y las que no.

La historia explica que, según Alláh, el dios musulmán, estas mujeres deben llevar el cuerpo y la cara tapados para mantenerse libres del deseo y posible pecado de los hombres.

Dice el Corán:

33:(59) ¡Oh Profeta! Di a tus esposas, a tus hijas y a las demás mujeres creyentes, que deben echarse por encima sus vestiduras externas cuando estén en público: esto ayudará a que sean reconocidas como mujeres decentes y no sean importunadas. Pero [aun así,] ¡Dios es en verdad indulgente, dispensador de gracia!

Una decía: “queremos que los hombres dejen de tratarnos como objetos sexuales, como siempre han hecho. Queremos que ignoren nuestra apariencia y que estén atentos a nuestras personalidades y mentes. Queremos que nos tomen por serio y que nos traten igual y no nos persigan por el cuerpo y lo físico.”