La llegada del Coronabismo (parte 7)

Crítica sobre la pandemia:

El otro día, en el perfil de un amigo, en las redes sociales, leí un comentario en Facebook, donde comentaba que estaba cansado de la gente que tiene ideas homófobas o xenófobas y machistas. Es decir, decía que estaba enfadado con las personas que dicen comentarios contra los derechos LGTBIQ+, el feminismo, o las personas que sufren discriminaciones por cualquier motivo, en general, por no ser personas normativas (dentro de la heterosexualidad y el patriarcado hegemónico en el que vivimos). También mencionaba el tema de la política y su crítica a los que gobiernan por su mala gestión de la pandemia mundial actual y consecuente crisis sanitaria.

Él decía que cualquier persona que estuviera en contra de los derechos de todas esas personas, es decir, que fuera intolerante y fascista, que le borrara de su perfil de Facebook. Pues no quería tener a personas agregadas como amigos si no tenían esa visión respetuosa y plural que él tiene sobre esos colectivos y/o minorías sociales. Al igual que pedía, que les quitaran de su perfil, los que estuvieran a favor de los partidos de ideología de derecha, como Vox, PP, a los que él no consideraba amigos.

La crítica constructiva tiene que ser siempre necesaria y urgente. Sin embargo, mucha gente no tiene pensamiento crítico (como decía la filósofa Hanna Arendt), y es un problema, porque se dejan llevar por las opiniones que leen o les dicen en su entorno tanto familiar, laboral, social…

Y yo le comenté que, desde mi punto de vista, es necesario aceptar y decir que realmente no se está gestionando nada bien, que el sistema está colapsado hace muchos años, pero que ahora ha reventado, ya ha explotado, porque ya no se puede sostener este capitalismo y consumo extremos. Y que es importante modificar la manera de producir sin destruir todos los recursos de la naturaleza existentes.

Según algunas personas, en las que me incluyo: el cambio climático es más peligroso que el virus, seguramente.

Y el miedo sobre todo.

Cuestionamientos diversos

A mí me parece que es muy positivo plantearse la masculinidad y el ser hombre, de otras maneras diferentes a las normativas, deconstruirse para volver a construirse de diversas formas.
Creo que es interesante que cambien los roles de género y la masculinidad (y por supuesto del mismo modo, la feminidad), como un concepto absoluto y limitado que siempre ha sido desde tiempos hegemónicos. Es imprescindible dar a conocer que existen diferentes formas de expresión, tanto de la orientación del deseo como de la identidad sexual, tener otros conceptos más saludables, de lo que somos como hombres, siendo cisgénero como no siéndolo, y dando la libertad de elegir o ser lo que se quiera, porque de esta manera se podrá evolucionar  y se podrán ampliar los horizontes, como con la perspectiva de género, permitiendo vivir a todas las personas en libertad.
Hay una frase que me gusta mucho que dice: “hemos perdido el norte por dejar de mirar al sur”.
Creo que es lo que dicen algunas personas, que viven dentro de este mundo globalizado, que rechaza y excluye al que no tiene poder económico o es de cierta clase social y cultural, diferente a la construida desde el punto de la normativa del mundo occidental. Porque, de hecho, existen muchas otras realidades diferentes, y todas son igual de válidas y respetables.
Desde una coeducación, similar desde la infancia, se deberían respetar a todas las personas por igual, poniendo ejemplos de formas distintas de vivir, como de comprender la condición y existencia humanas, porque en ello está la diversidad. Eliminando el ego del privilegio, de unas personas sobre otras, y volviendo a pensar siempre en cuando no se tenía… Incluso sin haberlo tenido nunca, porque ahí está la verdadera humildad y la sabiduría (desde los hombres heterosexuales que son conscientes, por ejemplo, hasta las mujeres heterosexuales que respetan a las personas transexuales, sin pensar en si las van a poder violar o no por haber hombres antes de su transición)…

“Demián” de Herman Hesse

Emil discierne y aprende, tras reflexionar, gracias a los diálogos filosóficos que tiene con Demián, que la vida tiene un mundo permitido, el bueno, y otro prohibido, el considerado negativo, escondido, pero que hay que aceptar y saber gestionar ambos, integrándolos como una totalidad natural del ser humano que es.

Resultado de imagen de demian ediciones mexicanos unidos

Se va dando cuenta, gracias a la influencia educativa y experimental con su amigo Demián, de que lo que considera malo o negativo, lo que es un pecado (por causa de lo prohibitivo y pecaminoso aprendido de la religión) es humano del mismo modo que lo considerado bueno o positivo. Y que, en general, los profesores, los padres y los religiosos… en definitiva, el mundo los adultos, lo prohibido, lo tienen reprimido y no dejan experimentarlo. Porque tienen miedo no son capaces de gestionarlo ni aceptarlo como parte vital.

Discierne también que es importante para él ser feliz entender todas esas cuestiones de las que dudaba por ignorancia. Que no debe dejarse influenciar por lo aprendido, que debe reconstruir su propia existencia y ser libre de prejuicios y miedos de los que ha sido preso hasta haber conocido a su amigo Demián.

Es una novela escrita en el año 1919, por Herman Hesse, que leí en 2007 por primera vez, y la segunda vez que he tomado contacto ha sido ahora, en septiembre del año 2018,  Y no sé por qué, pero es el momento en el que visto la enorme relación que ha tenido siempre la religión en la literatura, desde tiempos muy antiguos. Y que aún ahora, sigue teniendo en muchos textos, aunque ya menos por la existencia de una sociedad más laica.

Poema del trabajo

A veces me pregunto por qué las cosas en la vida suceden de tal forma que no te lo esperas.

La vida, obviamente, es cambio, movimiento. Sino sería muerte, algo estable y perdido u olvidado en el tiempo. Pero éste tiene un poder enorme en nuestra existencia: es el camino andado, la experiencia, la memoria.

Envías un curriculum para ver si te llaman para realizar una entrevista de trabajo, en un trabajo en el que no tienes experiencia laboral, pero que no te piden que la tengas. Así que estás tranquilo porque te apetecía probar en ese ámbito nuevo, como dependiente de una nueva tienda de calzado en la ciudad, en este caso.

El contrato es de media jornada, unas 22 horas por semana, con el convenio establecido del calzado y piel de la provincia. Horario de mañana. Te contratan seis meses, hasta el 2 de marzo de 2019, desde el día 3 de septiembre, a pesar de que firmas una semana más tarde el contrato.

Todo hasta ahí bien, pero al cabo de dos semanas, de manera inmediata, llegan y te dicen que te rescinden el contrato que acabas de firmar hace unos días, porque aún te encuentras en el período de prueba, que es un mes. Los motivos del despido: que no he superado tal período, porque mi perfil no se corresponde con el deseado por la empresa. Se disculpan diciendo que lo sienten, pero que no se sienten seguros ni tranquilos conmigo en la tienda. Agradecen mi atención y mi disposición. También me dicen que soy muy buena persona y me desean suerte. Todo dicho con respeto, eso sí.

Siempre me había interesado el tema de tienda de moda, ser dependiente de comercio, pero el tema de la caja, del cobrar y andar con dinero, no me ha gustado nunca. También porque soy más de letras que de números y bastante despistado para contabilizar o enumerar. Me pone nervioso tener que hacer operaciones matemáticas, el cálculo.

Pienso que soy una persona crítica, ajena al pensamiento del resto del mundo, regida por la emoción, lo sensible y vulnerable, llena de intensidad y cierta locura, que me lleva a tener grandes ilusiones y poder soñar de forma constante. Creo que es algo positivo, aunque mucha gente no lo comprenda. Y no quiero perder la esperanza de encontrar el anhelado lugar o sentimiento que me haga sonreír, siendo feliz. Es lo más importante: ser coherente, tener un espíritu auténtico, no tener que dar explicaciones a nadie de lo que haces, etc.

Amistad versus sexo

Conocer alguien tranquilo y sencillo con conversación e inquietudes diversas como: la naturaleza, el senderismo, el monte, pasear por la playa, la meditación, la filosofía, la psicología, la antropología, el arte, la pintura, la música, la literatura, el cine, los viajes, la historia, conocer las diversas culturas que existen…
Alguien con el que pueda haber conexión para poder aprender juntos. No es que busque algo serio de primeras, porque mucha gente se asusta, pero la intención es poder compartir con alguien, que puedan aportarse cosas mutuas de manera recíproca y ver si eso puede continuar en el tiempo.
Me gusta dialogar, pero a veces se puede dudar de todo y no saber qué decir ni qué buscar por aquí: siendo borde te pueden ver como una persona no deseable, y siendo agradable te pueden tomar como demasiado inocente o bueno.. Gente normal masculina sencilla natural tranquila, sea sana y que mantenga conversación. Y si tenemos en común cosas mejor si puede ser algo mas que amistad genial, pero sexo por sexo no quiero encontrar.
Prefiero una buena amistad con el tiempo que sexo de un día y si te he visto ni me acuerdo. Por todo este rollo que suelto parece que tengo las cosas claras, pero tampoco es así. como todos tengo dudas y me equivoco mucho. Así que mejor ser uno mismo ante todo de forma natural: siendo honesto y sincero, porque creo que es una de las mejores maneras de vivir. Supongo que todo ocurre por algo y que si tiene que ser lo que sea será.

Pensamiento sobre lo que somos

A Coruña, 31122014

A Coruña, enero 2014

 

Desde algún lugar, desde alguna parte escondida, oculta por el pensamiento consciente…

Intentando encontrar un lugar, llegando casi a alcanzarlo;

lograrlo es algo inevitable, aunque sea por unos segundos.

Noches de insomnio.

La noche se hace eterna cuando crees en algo pero no sucede.

Le preguntaba una noche para ver si quería quedar para tomar algo pero sólo quería dormir.

Somos los libros que hemos leído, las películas que hemos visto, las canciones que amamos.

Somos nuestros amigos y nuestros maestros.

Los viajes que hicimos y los amores que tuvimos.

La paz espiritual anhelada

Imagen

La paz espiritual anhelada, recuperada y abandonada, desaparece entre pensamientos sin sentido. Si es que tiene algo sentido… El ser es interpretado como símbolo de la paz y de la ecuanimidad mental y espiritual. Siento que a veces me enveneno con ello. Demasiada paz no es sana tampoco. Demasiada angustia tampoco. Entonces, el punto intermedio, ¿dónde se encuentra? Estaba pensando que no llegaría al punto de poder conocerlo, pero lo conocí. Aunque, como casi siempre, todo fluye, cambia, se desvanece, desaparece poco a poco…

Filosofando

Nada especial.

Realmente me divierto cuando: viendo películas canto; mientras tocando la guitarra,  espero a que llegue, o que encuentre, lo mejor en mi vida; meditando y soñando en mi mundo imaginario.

No creo que la vida sea absurda. Estamos aquí por algún propósito universal… O esa idea tengo. Todo de lo que se habla no dejan de ser teorías subjetivas.