No sólo duelen los golpes

No sólo duelen los golpes:

Una mujer llamada Pamela Palenciano, habla de su experiencia amorosa, teatralizando el intercambiando de los roles de género que existen en la sociedad patriarcal, recreando de forma humorística pero crítica, de su novio o ella, sobre cómo ha sido educada, dejando la educación siempre a la mujer de lado, invisibilizada, sumisa, pasiva, sin valorarla, con miedo cuando va por la calle, y oprimiéndola, no dejándole la libertad para elegir en su propia vida.

Existen diferentes violencias, al igual que diferentes mujeres y hombres. Y no se puede contestar a esa violencia con más violencia. Porque el respeto a la equidad es necesario, es urgente.

Realmente este sistema oprime a todas las personas que no entran dentro de la norma, porque es desigual y discriminatorio, pues a los hombres, por ejemplo, por causa de los roles de género que determinan y separan, por la existencia de los prejuicios y estereotipos construidos culturalmente, no les permite expresar sus emociones, cuando es algo necesario y saludable para cualquiera. Sin embargo, para las mujeres es lo “normal” expresarlas.

Por eso, el feminismo, donde las mujeres (y hombres) que luchan por cambiar esta forma de vida normativa, esta legislación injusta, debe tener esa importancia para lograr la auténtica igualdad en la sociedad entre todas las personas y que se cumplan los derechos humanos.

También critica el amor romántico, que es algo falso e irreal, creado por el cine y los cuentos, entre otras cosas, donde todas las relaciones son ideales, cuando en la vida real no es así. Las relaciones suelen tener desequilibrios, conflictos, no son perfectas. Pero el maltrato y las violencias de cualquier tipo, no son normales, ni algo natural que se deba permitir.

El amor debe de ser algo constructivo, un proceso continuo, de respeto, de aprendizaje entre las personas, que son las responsables de las relaciones.

Por eso, lo que dice ella, es que las mujeres han sido ignoradas y maltratadas durante toda la historia de la Humanidad y se deberían equiparar, proteger y valorar de la misma manera que a los hombres.

Y es que esa frase que dice ella es verdadera: “el amor de verdad no duele”.

 

Redacción realizada para el curso de Intervención con Mujeres maltratadas y en riesgo de Exclusión Social.

Anuncios

Cambios sociales muy lentos

Sigues creyendo que el mundo tiene mucho que cambiar cuando vas por la calle y pasa un adolescente sin mucho respeto, con su coche a toda velocidad sin cuidado, sin mirar a su alrededor por si hay gente cerca, como si fuera un ser superior, que nunca podría ser, por ese aire de superioridad y falta de respeto hacia los demás.

La falta de empatía es muy habitual en estos casos, al igual que en cualquier momento que se falta el respeto y la tolerancia. Esas personas, que no parecen ponerse en el lugar de los demás, incluso con las minorías o grupos discriminados y rechazados por la norma imperante, no comprenden el mundo con respeto, tolerancia e igualdad en el mundo. Lo ven como algo que pueden dominar y someter con su fuerza física, sin emplear la fuerza emocional, tan importante para poder entender y vivir de manera respetuosa y humana en esta realidad que llaman sociedad.

Algunas personas tienen que aprender a deconstruir sus ideas, llenas de prejuicios y estereotipos negativos, costumbres, como las tradiciones que anulan la libertad de las personas, como sus hábitos aprendidos, su educación, deben deshacer todo ese conjunto de pensamientos y acciones para construir un mundo más saludable y positivo.

“The Swedish Theory of Love” (Erik Gandini, 2015)

Erik Gandini es un director italiano/sueco que ha realizado un documental titulado en castellano: “La teoría sueca del amor”. Trata sobre el individualismo que se vive actualmente en uno de los países más desarrollados del mundo: Suecia, y sobre los problemas que eso crea en la sociedad.

Imagen relacionada

Escena del documental de varios habitantes en Suecia

Suecia tiene el modelo de vida más alto del planeta, según algunos estudios. Pero viven en soledad, por ser autónomos e independientes. Sufren más depresión que en Etiopía, por ejemplo, donde viven con muy poco y aun así sonríen y viven la vida de una manera más feliz.

Allí trabaja un médico sueco, que con su buena intención y sabiduría, y muy pocos recursos materiales y económicos, realiza intervenciones quirúrgicas y cura a muchos pacientes del lugar.

Imagen relacionada

Médico trabajando en Etiopía

En esta sociedad en la que vivimos, parece que todo es perecedero, porque se construyen los objetos y las relaciones de manera frágil, por lo que tienden a desaparecer o desgastarse de forma constante, obsolescencia programada lo llaman.

Imagen relacionada

Pasajeros en un metro de Suecia

También está en el documental entrevistado Z. Bauman, el gran sociólogo, que trata el tema del mundo líquido, el amor líquido, el trabajo o, en general, la vida líquida, donde todo es bastante efímero y volátil.

A causa del neoliberalismo, creado por el creciente capitalismo se han llegado a crear conflictos en las sociedades más desarrolladas, del llamado primer mundo. Actualmente, la gente de clase más baja, con dificultades económicas en éste, se denomina el cuarto mundo, pues carecen de muchos recursos al igual que en el llamado tercer mundo.

Resultado de imagen de la teoria sueca del amor

Zygmunt Bauman

Por lo tanto, se debería pensar en cómo se puede modificar este desequilibrio, este desajuste humano, a la hora del crecimiento económico en la sociedad. Si en realidad sólo existe un interés económico- político de los que gobiernan y/o si se está haciendo de manera inadecuada.

Y me pregunto si realmente el mundo se quiere construir con valores humanos como el amor, justicia, respeto, tolerancia y democracia para lograr una igualdad real entre todas las culturas tan diversas que existen en el planeta.

La censura y el franquismo

El totalitarismo es un sistema de poder dominante sobre una sociedad a través de la propaganda y la manipulación con una policía secreta o ciertos grupos secretos, que anulan la libertad de expresión y los derechos individuales de las personas.

Resultado de imagen de totalitarismo

El fascismo, franquismo, nazismo… Todas esas palabras que hablan de totalitarismos, dictaduras que censuran, anulan o asesinan las ideas y las vidas de millones de personas, no se entenderían con la existencia de un pensamiento crítico, en el que cada persona pensara de manera autónoma, libre.

Aún hoy en día, las sociedades viven dentro de una censura en muchos ámbitos, de cualquier tipo: laboral, familiar/ personal o en el entorno de la vida social.

Se supone que la democracia y la justicia, elaborados términos muy valorados, se han construido para conseguir la igualdad de las personas en el mundo. Sin embargo, todavía no es posible hablar de haberlos logrado, pues continúan siendo restringidos en muchos lugares y anulados en otros tantos.

Oksana Shachko

Las ideas de igualdad no dejarán de ser sueños utópicos, quizá inalcanzables, mientras exista un mundo construido por el poder y el interés político.
Ojalá algún día se consigan todos los derechos humanos: la libertad, la igualdad, la tolerancia, el respeto, la empatía… y tantos valores que se anhelan.

Resultado de imagen de Oksana Shachko

Oksana Shachko, una activista y artista plástica (Jmelnytsky, Ucrania, 31 de enero de 1987-París, Francia, 23 de julio de 2018), se ha suicidado porque ha dejado de creer en la igualdad, en la idea de un futuro más justo con la mujer y las minorías sexuales y culturales o sociales.

Una lucha que comenzó en la agrupación Femen, en 2008, que desde Ucrania se marchó a Francia en 2013, donde continuó su intensa lucha por los derechos desnudándose para protestar contra el sistema capitalista, xenófobo, homófobo y machista existente.

Esperemos que gracias a todas las personas como ella, que luchan y terminan o no con sus vidas, la sociedad sea más consciente y avance en el logro de los derechos que aún no se han conseguido.

Ojalá algún día nadie tenga que terminar con su vida por ninguna causa social. Pues parece que hasta que alguien no se ha suicidado  para la obtención o aceptación de algún derecho humano, hasta ese momento no se lograban.