Cambios sociales muy lentos

Sigues creyendo que el mundo tiene mucho que cambiar cuando vas por la calle y pasa un adolescente sin mucho respeto, con su coche a toda velocidad sin cuidado, sin mirar a su alrededor por si hay gente cerca, como si fuera un ser superior, que nunca podría ser, por ese aire de superioridad y falta de respeto hacia los demás.

La falta de empatía es muy habitual en estos casos, al igual que en cualquier momento que se falta el respeto y la tolerancia. Esas personas, que no parecen ponerse en el lugar de los demás, incluso con las minorías o grupos discriminados y rechazados por la norma imperante, no comprenden el mundo con respeto, tolerancia e igualdad en el mundo. Lo ven como algo que pueden dominar y someter con su fuerza física, sin emplear la fuerza emocional, tan importante para poder entender y vivir de manera respetuosa y humana en esta realidad que llaman sociedad.

Algunas personas tienen que aprender a deconstruir sus ideas, llenas de prejuicios y estereotipos negativos, costumbres, como las tradiciones que anulan la libertad de las personas, como sus hábitos aprendidos, su educación, deben deshacer todo ese conjunto de pensamientos y acciones para construir un mundo más saludable y positivo.

Anuncios

Sobre la vida animal doméstica

Unas nécoras, cigalas, cangrejos o lo que sean, ya que no distingo muy bien entre los distintos tipos de marisco, están vivos en el fregadero, viviendo sus últimas horas, desconociendo su porvenir, su futuro incierto. De hecho, su futuro no existe. Esos seres marinos van a ser asesinados, hervidos en la cazuela sin poderse defender.

Es muy duro sentir esa vulnerabilidad para mi. Es algo cruel. Un instante en el que pones el fuego y poco a poco van pereciendo por el calor, poniéndose rojos esos seres cuya meta era vivir en el mar tan tranquilos.

El ser humano con los animales se comporta de un modo extraño. Los asesina para comer o por gusto: véanse los toros, entre otros ejemplos.

Si somos humanos, tenemos razón para discernir en principio la realidad, ¿por qué se cometen tantos actos injustos?