Fluidos corporales

En momento determinado,

un fluido que huele a secreción corporal, es un aroma extraño, amargo y/o salado, casi obsceno,

que avanza por el tórax lentamente,

que divaga y alcanza los pezones sin retorno,

es una gran distancia, veloz, ágil.

Observa cómo desciende el líquido por las mucosas nasales,

llegando a los labios, humedeciendo la boca.

Fascinante es lo que dice Eduardo Hernández Santos:

“Puede expresarse libremente con la belleza de su cuerpo, su identidad, en una ciudad hermosa. Ese hombre desnudo es también la referencia a un pasado, o a un sueño donde vivió etapas de mayor libertad en lo personal, en lo espiritual, en los orígenes del mundo”.

Anuncios

La violenta virilidad

Recuerdo que cuando era pequeño en la escuela, y hasta cuando estaba en el instituto (una época de cambios fisiológicos: transición del joven adolescente, en la que surgen grandes metamorfosis físicas y psicológicas que le condicionan bastante en el desarrollo personal), los compañeros de clase, en la hora del recreo, siempre estaban peleando y luchando entre ellos como si fueran héroes o guerreros, como demostrando a ver quién tenía más poder y fuerza. A ver quién era el mejor de todos. Me sentía aterrado y desconcertado ante ese vacío emocional de los demás.

El fútbol era el deporte que más practicaban, y es donde mejor expresaban su virilidad y masculinidad. Es decir, con ese deporte demostraban que eran buenos chicos, hechos y derechos, y se comportaban de una manera normalizada y saludable, como Dios manda, se decía, según las expresiones religiosas de la costumbre y la época tradicional.

Parecía una guerra, una batalla violenta, donde había que ser el mejor, el ganador, el que triunfa. Y había que generar esa violencia agresiva en el comportamiento viril y masculino tan estereotipado por la sociedad. Es lo que la sociedad enseñaba, tanto en centros educativos como en la familia. Se había normalizado todo eso.

A las niñas, sin embargo, se las trataba de manera más suave, menos violenta, entonces se convertían en auténticas princesitas, porque eran más tranquilas y no mostraban esa agresividad común en los chicos, sino una delicada actitud femenina y conducta frágil para esa aceptación social, que tanto se agradecía en la sociedad y en familia.

Los roles y estereotipos sexuales son construidos a lo largo de los años. Desde el nacimiento de un bebé, la familia (y la sociedad, después) condiciona su conducta, sus sentimientos, su manera de expresarse, ya que imita todas las conductas y palabras que se dicen en su entorno. Con el paso del tiempo, va aprendiendo y construyendo lentamente lo que en un futuro llegará a crear su personalidad única, pero, afortunadamente, si consigue ser crítico con lo aprendido, leyendo, viajando, intentando transformar todo ese conjunto de aprendizaje en algo que le sirva y sea lo que quiere y desea para su existencia, se modificará su pensamiento, y podrá lograr deconstruir esas ideas y hábitos transmitidos durante generaciones, y conseguir ser él mismo, un ser auténtico, renovado.

Porque lo más importante es poder sentirse libre de pensar, decir y hacer lo que uno quiera sin presión, sin represión ni miedos, de forma que pueda desear y vivir la realidad de una manera feliz y disfrutando de las vivencias y experiencias de una forma holística.

Cuando era pequeño no era feliz en ese contexto opresivo, porque no sentía que fueran conmigo, no había conexión, con esos juegos ni en esas situaciones que no iban con mi percepción de la vida. Me sentía fuera de lugar. Ahora sé que era positivo, porque pensaba, era disidente, diferente al resto, y tenía mi propia independencia al pensar de otra forma, y no seguir al resto, al ganado. Y que me sirvió para aprender a entenderme, todo ese sufrimiento vivido, fue válido para transformar y comprender y deconstruir muchas vivencias, entenderlas para poder ser lo que ahora soy.

Todavía, algunas veces, experimento momentos en los que no me siento a gusto, y experimento sensaciones que no me agradan ni me dan tranquilidad, una tensión. Es un sentimiento adverso y bastante hostil cuando en la calle observas actitudes homófobas, como en alguna situación que algunos sujetos tienen con otras personas que están en el escenario en el que te encuentras, y quieres que eso no suceda. Pero la falta de empatía y respeto por los demás está ausente en su intenso miedo y profunda ignorancia, en su incapacidad de empatizar y respetar a los demás.

Es triste ver, pensar en eso. En todos esos momentos vividos en la infancia y después de la niñez, en la adolescencia. No es sentirse víctima (que sí lo era), pero representarlo, imaginarlo, sentirlo, no es agradable. Haber sufrido emociones negativas, haber sido discriminado de forma habitual, con intensidad no es agradable para ninguna persona.

Tenemos que poder trabajar en ese cambio educativo: amar es amar, transmitir a las personas cariño, cuidarlas con sensibilidad, expresando las emociones de manera normalizada, pues es algo natural.

Es una gran labor, un objetivo urgente, para que desaparezcan esas violencias machistas que siguen existiendo, esas conductas agresivas y patológicas que no respetan las disidencias o minorías, que no tienen paciencia en intentar comprender, aprender de otros puntos de vista, desde otras perspectivas distintas, para poder deconstruir el pasado, lo aprendido, lo ignorado, lo banalizado, todo eso que se ha perdido o se ha robado a lo esencial, a la vida, al amor, a la poesía, a lo romántico y erótico.

Aquellos perfumes antiguos, esos aromas voluptuosos que perdurarán toda la eternidad, esencias que permanecerán por muchos años, ¿acaso podremos ser eternos en esa sensación de paz y serenidad? Será posible mantener ese equilibrio durante tantos años, un tiempo inmemorial, casi infinito, que pueda ir descubriendo, construyendo nuevas formas de sexualidad, de vivir, de expresar, de sentir, de amar, de vivir, de nuevo, cada momento como algo nuevo algo sincero y profundo, intenso, duradero, verdadero.

Sentimientos confusos

“Te amo, voy y vengo,

contra tus caderas, y me retengo,

las olas van y vienen”.

Resultado de imagen de serge gainsbourg

Serge Gainsbourg y Jane Birkin

Es una traducción propia de esa poesía llena de emoción sexual que cantaban Jane Birkin y Serge Gainsbourg en su conocida canción romántica “Je t’aime, moi non plus”,  de finales de los años 60, en París, quizá una de las más sensuales que existen.

El mar se mueve, la marea está tranquila, va a comenzar a subir en unos momentos, irá humedeciendo la arena seca que ha quedado limpia de pensamientos de las personas que han estado tumbadas en ese lugar, ese concentrado espacio lleno de arena y piedras erosionadas, olvidadas por el tiempo durante siglos.

Me siento sereno, tranquilo, cuando percibo “sensaciones prohibidas hechas realidad, transpórtame en el tiempo, ven a otro lugar”, decía aquella canción de Viceversa, un grupo que escuchaba cuando era pequeño, cuando la descubrí en una cinta de cassette que me regalaron unos amigos por mi cumpleaños, que eran mis vecinos, con nueve años.

La realidad te pone obstáculos que resolver cuando menos lo esperas. Las vivencias surgen y se entremezclan entre sí, para poder solventar los conflictos que surgen entre ellas.

Un dulce beso, un suave abrazo, una tierna caricia, todas esas vivencias representan la realidad de lo sensorial y emocional de la sexualidad. Son expresiones naturales del deseo, que si se dan en un entorno adecuado se pueden percibir sensaciones muy profundas y sinceras.

A veces no sabemos cómo enfocarlo, te sientes con sentimientos confusos, sin saber qué es lo adecuado, sin saber qué hacer, pero te dejas llevar, porque lo que importa es la experiencia vivida. Esas emociones que sientes y te hacen sentirte vivo, despierto en el mundo en el que vives. Cuando te encuentras en esa situación cómoda, te sientes feliz, tienes esa emoción que tengo tatuada en la mano izquierda, llamada en griego antiguo/clásico: eudaimonia.

Compartir con las demás personas que se encuentran en la vida y fomentar ese crecimiento personal para construir una biografía más positiva y llena de emociones, experiencias, sentimientos más humanos, es algo muy interesante.

Creo que lo voy construyendo poco a poco, y voy aprendiendo de todas esas circunstancias que experimento.

 

Liberated: The new sexual revolution (Benjamin Nolot, 2017)

Esto es un documental que muestra las vivencias desde el punto de vista heteronormativo, una serie de biografías de jóvenes heterosexuales, que viajan a Panama City Beach, en Florida, para vivir experiencias sexuales y hablan sobre cómo ven la sexualidad, la violencia en las relaciones que tienen entre ellos, cómo entienden el sexo o el amor en la sociedad actual, donde todo va muy rápido y la velocidad es muy intensa.

En el reportaje aparecen chicos que ven el sexo como algo muy importante, donde el tamaño del pene es algo que valoran mucho, y que las chicas sean vírgenes. Los retos  competitivos que tienen entre ellos para ver quién se folla a más tías en una noche, etc.

Las chicas también quieren sexo al igual que los chicos, pues hoy en día, se ha conseguido una revolución sexual muy intensa y no hay tantos miedos o prejuicios a la hora de tener sexo y desarrollar la sexualidad de una manera normalizada.

Ellos dicen: quedas con ellas, las conoces y seguramente la primera vez tienes sexo con ellas. Es algo fácil. Para los chicos es siempre el objetivo: llevárselas a la cama. Follan y se marchan, sin ningún sentimiento, sin romanticismo o empatía.  Les gusta tener orgasmos, disfrutar de las chicas. Son muy machistas los discursos que hacen porque no empatizan, piensan, ni son críticos con lo que ven, piensan, leen, escuchan o ponen en práctica.

Hablan de lo físico, de lo importante que es éste para conseguir atraer, desear, gustar, tener sexo y conseguir una buena imagen de sí mismos.

La belleza significa ser más guapo que el otro, tener más músculos o dinero. Existe un extremo narcisismo. Es una banalización del sexo, le quitan la importancia que pueda tener como algo más profundo. Para ellos no sirve de nada, es como una cosa más. Puedes hacerlo y no sentir nada, más que sentir un placer instantáneo, efímero. Y así en los futuros líquidos encuentros sexuales.

Resultado de imagen de the new sexual liberation movie

Todas las noches se lían y follan en las playas, sin importarles lo que pueda pasar. Es una fiesta constante cada día. Tres o cuatro chicas cada noche y no creen en encontrar a alguna que les quiera ni en el amor.

Es sólo sexo, no hay amor. Follan y se van con otras. Las cartas que se escribían antes para realizar declaraciones de amor ya no existen. No sirven para nada. No hay amor. Vienen a divertirse sin pensar en el futuro ni en compromisos. Es todo efímero, como la idea del amor líquido, de la posmodernidad del sociólogo Z. Bauman.

Las chicas dicen que el amor es ficticio, que es algo creado por la sociedad. La sociedad actual pasa del amor, porque encontrar un tío para follar es más fácil que tener novio.

Un constante abuso del deseo, como algo ignorado sin importancia de la erótica.

Imagen relacionada

Una chica compara la revolución sexual de los años 60 con la actual, en la que importaban las emociones todavía, porque les importaban las personas, querían estar con ellas. Existían unos sentimientos que, actualmente, dice, no son imprescindibles. Porque ahora ya no importa el amor ni las relaciones. El amor no existe.

Los expertos en el tema, explican que hay ambivalencia entre sexo y amor, y que las relaciones no son como antes, que las mujeres tienen más libertad, porque antes eran ellos los que dirigían si hacer o no el amor, o cuándo hacerlo o no. Por eso,  dicen que no tienen que tener un sentido las relaciones o encuentros sexuales triviales entre los jóvenes.

Dicen que el sexo trivial debería ser una experiencia muy especial para los jóvenes, pero hay que comprender los mensajes que les muestra la sociedad de lo que dicen ser hombre o mujer en la sexualidad a través del porno, la televisión, los videojuegos, las películas de Hollywood. los deportes, que hablan de la masculinidad, que dicen cómo ser hombre, la idea de la virilidad, el poder, el control de los demás: más mujeres, más sexo.

Imagen relacionada

Sale una escena en el cine, donde se ven escenas de chicos en un grupo que no son aceptados si no quieren follar a una chica. Porque les dicen que son unas “nenazas” si no lo hacen. Es el problema de la educación que se ha tenido, centrada en el machismo que discrimina a las personas que no son lo que dicta la norma o la moral.

En todo momento, los hombres que actúan bajo esos estereotipos y prejuicios que han construido por causa de una educación machista, quieren probar su masculinidad y la fuerza que tienen, comparándose con los demás. El estar con la chica más sexy, tener relaciones sexuales con más chicas, les hace sentirse mejor, más poderosos y capaces.

Algunos incluso, no piensan en su salud sexual, y afirman haber tenido sexo sin protección. Es muy grave esa situación, como el  chem sex que algunos hombres.

Otro tema muy recurrente y que siempre está relacionado con la sexualidad en la adolescencia, es la virginidad. Realmente es un concepto erróneo e inexistente, pues nadie es virgen ni deja de serlo. Es una construcción social de que hay que perder la virginidad la primera vez que se tiene una relación sexual con penetración… Pero, entonces, las personas que no tienen sexo con penetración, como las lesbianas, ¿son siempre vírgenes? No tiene ningún sentido el término virginidad. No existe. Sólo es una manera de hacer creer a los hombres, sobre todo, de que son más hombres cuanto antes la pierdan…

El tema de la violación también está reflejado: los hombres al ser educados en la violencia, en que tienen que ser fuertes, suelen ser más capaces de violar y violentar a las mujeres cuando el alcohol o las drogas están presentes en esas situaciones de mayor vulnerabilidad. Las mujeres se sienten presionadas por los hombres en la mayoría de las experiencias. Y realizan cosas que realmente no desean, para quedar bien. Ellas ven que es natural, que se ha normalizado el que las puedan coaccionar y tocar, porque ellos tienen aprendido que es lo normal, manejarlas y dirigirlas.

Es decir, la intromisión sexual se ha introducido como algo natural. Parece que ellos pueden hacer lo que desean con ellas sin pedirles permiso.

Por lo tanto, vivimos en una cultura de la violación, donde estos hechos ocurren de forma habitual y normalizada.

El objetivo, es conseguir una educación en igualdad y en valores humanos, donde el respeto a las personas sea algo imprescindible para deconstruir todas estas conductas que van contra los derechos humanos. Cambiar los patrones y actitudes machistas en conductas de equidad.

Amanecer nublado

El día amanece nuboso, el sol aparece y desaparece cada poco tiempo. También hay sensación de día de invierno, con un ligero viento.

Él se despierta pronto, de una manera extraña, con una sensación de que no he dormido demasiado. En realidad es cierto, pues ha madrugado, y la noche anterior se ha quedado hasta muy tarde viendo un documental sobre la guerra civil española. Un documental realizado en color, algo insólito hasta ahora. Pues como la vida real es en color, y no en blanco y negro, una serie de personas creativas, ha decidido elaborar una reestructuración de imágenes de la época con sonidos reales pero adaptados y mejorados en calidad sonora y visual.

Él desayuna y se viste con un chubasquero para ir a andar. De momento no llueve, pero cuando va llegando a la playa de La Arena, empieza a lloviznar. Al cabo de un rato, deja de llover y sale el sol, rodeado de nubes en todo momento. Se observa el arcoíris también, que está en su máximo esplendor. Aunque unos minutos más tarde, va desapareciendo lentamente, hasta no visualizarse.

Sigue caminando por la playa hasta llegar a Pobeña. Bebe agua de la fuente que hay al final del puente, y empieza a subir las escaleras para dirigirse al paseo del acantilado. Arriba ya, después de atravesar unos charcos de agua que están llenos de barro y hojas (se lamenta un poco de ello porque sus zapatillas se manchan y mojan) empieza a llover bastante. Y piensa en regresar hacia atrás, pero decide seguir durante un rato más. Realmente, quiere seguir, desea experimentar el lado salvaje en la naturaleza, como ha vivido y sentido en otras ocasiones: el hecho de mojarse mientras la lluvia cae, es una gran sensación de libertad, dejando atrás los miedos y tensiones emocionales, mojándose el cuerpo y la cabeza, aun a pesar de llevar ropa impermeable.

IMG_20190611_145229

Fotografía de un calendario

Cuando llega al punto intermedio entre Pobeña y Cobarón, decide pararse y observar el entorno lluvioso que hoy existe en el lugar, porque normalmente lo ve soleado, o sin lluvia. Entonces, decide realizar algunas instantáneas para recordar el momento y regresar.

Cuando baja las escaleras, a paso ligero, y llega al aparcamiento, pasea por el humedal que hay y piensa en la fotografía, que cree que es de los años 70, tomada a una mujer y un niño, vestidos con la ropa de la época: ella con una falda y una chaqueta como de lana o punto, con el pelo largo rubio, y el niño, con unos pantalones cortos, al otro lado del puente pequeño que separa el mar de la marisma boscosa.

Al regresar, mira su teléfono, y entabla una conversación por el WhatsApp con un conocido que conoce desde hace tiempo, y le dice que vuelve a casa, que está sudado pero que no puede ducharse porque están haciendo obras en su baño.

Suena el timbre. Se abre la puerta. Entra en su casa. La televisión se encuentra encendida: están dando algún programa de entretenimiento, nada importante.

Él le dice que quiere besarle, él le besa suavemente.
Es un erotismo trascendental, donde lo intenso y voluptuoso aparecen y se desarrollan.

Es una relación sapiosexual, donde la conversación sucede de manera natural, fluida y es profunda e intensa.

Experiencias vitales

Conversaciones entre dos personas desconocidas:

– Aparte del sexo profundo y banal, ese que ahora está de moda, ¿qué aficiones tienes? Aunque creo que siempre ha estado relacionado de alguna manera, con modas de tiempos diferentes.

Le comento que casi todas mis inquietudes son culturales como: el cine, el arte, la literatura, la música, la danza o el teatro. También los planes en el exterior como la playa, el monte, comer y cenar fuera, viajar. Que además de todo eso, el conocer diferentes culturas y lugares creo que es algo muy interesante para entender el mundo y la diversidad, tanto sexual como cultural.

Le digo que compartir esos planes, en muchas ocasiones, me da más orgasmos que una eyaculación precoz promiscua de las que actualmente se tienen.

Cada cosa en su espacio y tiempo, me dice.

Le digo que eso es cierto, que es algo natural. Porque el sexo, una palabra que aún todavía es bastante tabú, como algo oculto y escondido dentro de la sociedad en la que vivimos, es algo natural. Sí, lo es. A pesar de que muchas personas que han estudiado y viajado por diferentes lugares del mundo, lo nieguen y lo juzguen como algo negativo, manteniendo prejuicios que deberían haber desaparecido hace tiempo por existir los valores de respeto y tolerancia, por ejemplo.

Esta persona dice que quiere encontrar a alguien para follar, no para hacer el amor, algo espontáneo, sin medida, sin espera ni paciencia. Pero el sexo, junto a la locura,  es una parte que puede ser constructiva y creativa en la vida. De todos las perspectivas sexuales se puede aprender, de todas las personas se puede observar cómo funcionamos como seres humanos, a través de las emociones, de los pensamientos y relatos que han sido vividos o que podrán vivirse en otros momentos de un futuro, que siempre suele ser incierto, un paisaje de sueños no vividos pero soñados.

El acto sexual, como algo biológico es un hecho natural de reproducción entre hombres y mujeres sexuados. Pero el sexo va más allá de este hecho natural: el placer de sentir los cuerpos, la capacidad de empatizar con el deseo de otras personas, más allá del género con el que se identifiquen. Tenemos la libertad de poder ser como queramos, como sintamos la identidad en nuestra existencia. Aunque muchas personas lo nieguen y no permitan que esa orientación del deseo sea libre, es algo por lo que se sigue luchando en todo momento. Es un derecho humano universal que se obvia pero luego no se cumple.

Todos los acontecimientos que vivimos son parte de nuestra historia personal, de nuestra experiencia vivida. Nada es bueno o malo, sólo la moral juzga. Lo más bonito es estar abierto a cualquier experiencia nueva y descubrir que de algo que desconocemos podemos obtener muchos beneficios para enriquecernos a un nivel más personal.

Sexualidades Diversas

Resultado de imagen de izanez centro municipal de basurto

Ayer estuve en una conferencia con la colaboración de la asociación Fekoor, que trata a personas con diversidad funcional (discapacidad física) e Izanez, una asociación que se dedica a la atención y cultivo de las sexualidades diversas en la discapacidad, en el Centro Municipal de Basurto, en Bilbao.

Resultado de imagen de sexualidades diversas

La charla comenzaba con la introducción y colaboración de Patricia Pérex Coto, una trabajadora social y sexóloga, y Roberto, un trabajador social con diversidad funcional que continuaba (después de ella) dando su punto de vista sobre el asunto en la conferencia.

Comenzaron comentando que todos los seres humanos son sexuados y que tienen el derecho a reconocer la sexualidad como algo natural. Pues creen que es un hecho, no un derecho como tal.

Basándose en que la sexualidad es diversa, muy compleja y que existen incertidumbres en ella, que es un proceso natural y constante, lleno de vivencias, relatos, experiencias que van sucediendo a lo largo de la vida, la sexualidad es un valor a cultivar.

Se centraron en qué mensajes reciben las personas con diversidad funcional, en si se reconocen sus derechos a ser sexuales y si se les facilita poder desarrollar la sexualidad.

También dijeron que lo importante es conocerse, aceptarse y expresarse. Y que el lenguaje nos esclaviza con las palabras que utilizamos, los prejuicios y los miedos que tenemos.

El miedo al sexo está introducido en nuestras mentes por causa de la educación. También gracias a la moral y/o la religión, el concepto de sexo es un tabú aún en la sociedad actual. Se ha visto como un aspecto negativo, y por eso se ha ocultado. Y mucho más en ciertos colectivos sociales como las mujeres, el LGBTIQ+, las personas con diversidad funcional o en minorías étnicas o de cualquier tipo.

Por lo que es importante reconstruirse, promoviendo valores positivos sobre la sexualidad en las personas, respetando sus ritmos individuales y dándoles autonomía, sin tener, por ejemplo, una actitud infantil con ellos.

Por todo ello, se ha negado a estas personas la sexualidad, la erótica. Y se les debe informar y dar las mismas opciones que a las personas que no tienen ningún tipo de discapacidad. Sobre todo esa privacidad e intimidad que en muchas ocasiones no tienen.

La personas no olvidan el deseo porque es algo innato en ellas. Así que se necesita una buena comunicación y tratar la sexualidad como algo natural para promover un desarrollo personal adecuado.

Otro aspecto que tuvieron en cuenta es no dar toda la importancia a lo genital. La sexualidad es amplia y no se limita a la penetración. Existen muchos juegos preliminares y prácticas que nutren esa experiencia sexual, en el caso de tener una enfermedad, en la vejez o la incapacidad. La sexualidad es transversal; el placer es humano al igual que el deseo, universal.

Existen muchos tipos de sentirse hombre o mujer, alejándose de los modelos normativos y heteropatriarcales construidos. Las personas deben sentirse felices de expresar su sexualidad de manera libre.

“Una relación abierta” (Brian Crano, 2017)

Anna y Will son una pareja estable, romántica, que desde la adolescencia vive  sin conflictos, enamorada y sin haber estado con más personas ni haber tenido otras relaciones.

Por la recomendación de unas amistades, comienzan a tener, antes de comprometerse de manera estable, relaciones sexuales con otras personas, para ver si realmente se quieren lo suficiente.

Resultado de imagen de una relacion abierta pelicula

Lo hacen y se sienten bien, pues ven esa libertad, de una pareja abierta, donde se cuentan todo lo que hacen, sin la existencia de secretos, de manera auténtica y verdadera.

Anna conoce a un músico con el que realiza sus fantasías, al igual que Will, su novio, que con una amante divorciada que conoce en la tienda donde trabaja, se da cuenta, por ejemplo, de que le habría gustado escupir a su novia pero nunca lo había hecho.

Sienten una especie de libertad, un sentimiento de amor, de tranquilidad, de bondad, de alegría y desapego. Viven el presente sabiendo que es lo correcto en ese momento, que es una experiencia diferente en la que pueden descubrir y aprender con sensaciones nuevas, eliminando los miedos que con la pareja se tienen para no herir o defraudar.

Con el tiempo, después de varias citas, el amante de Anna le dice que quiere conocerla mejor, cree que lo pueden intentar en serio, que se pueden enamorar, pero ella le dice que no, que es sólo sexo.

Después Will y Anna parecen felices en un bar, mientras hablan sobre lo bien que están juntos, que los flirteos no llevan a ningún lado, y que esos experimentos no han servido más que para ver que se aman. También comentan los planes de futuro. De hecho, él le regala un anillo de compromiso. Ella no se lo espera: se sorprende.

Tras eso,  le lleva a la casa que ha construido para vivir juntos y ser felices, pero ella le rechaza devolviéndole el anillo y le abandona.

Creo que ella ha perdido la ilusión y la esperanza de conseguir tener el amor verdadero. Que ha dejado de alguna manera de soñar y de ser idealista, y ha comprendido que la vida, domo el amor, no es algo eterno, que puede terminar, por lo que una relación puede estropearse al igual que tener momentos de alegría y no tan felices.

 

“Theo y Hugo, París 5:59″(Olivier Ducastel, Jacques Martineau, 2015)

Resultado de imagen de theo y hugo en paris

Una noche, en un pub nocturno de ambiente gay de París, lleno de luces de neón y música electrónica, dos chicos se encuentran en un cuarto oscuro, donde todos beben alcohol y se drogan teniendo relaciones sexuales sin ningún tipo de precaución, sin utilizar preservativo.

Resultado de imagen de theo y hugo en paris

El instinto libidinoso o sexual básico no les deja ser conscientes del peligro que pueden tener las prácticas sexuales de riesgo, como la penetración sin utilizar un preservativo. Juegan, se ríen y hablan sin pensar en las posibles consecuencias desfavorables futuras.

Resultado de imagen de theo y hugo en paris

Theo y Hugo se observan profundamente en un momento dado en el lugar. Y después de un rato, abandonan a la pareja sexual con la que se encuentran en ese instante, y se empiezan a acariciar y a besar de manera salvaje.

Esa intensidad les hace llegar a la penetración anal, sin utilizar protección, por lo que corren el riesgo de alguna transmisión sexual, ya que uno de ellos es portador del VIH.

Por lo tanto, siendo conscientes ya de lo ocurrido, deciden asistir a realizarse una prueba médica para evitar así un posible contagio.

Resultado de imagen de theo y hugo en paris

Después salen a dar una vuelta por las calles de París, y con un intenso diálogo se van conociendo poco a poco. Ese paseo por las calles solitarias y la conversación constante entre los dos, recuerda a la película “Antes del amanecer” de Richard Linklater que hizo en el año 1995, como protagonistas Julie Delpy y Ethan Hawke, con la existencia de esos momentos románticos donde parece despertar, vislumbrar, nacer el amor para siempre.

La historia continúa hasta el amanecer, cuando la ciudad despierta lentamente, y ellos siguen soñando… Inmersos en conversaciones con personas en el metro…

 

“Man in an Orange Shirt” (Michael Samuels, 2017)

Imagen relacionada

En la segunda guerra mundial en Reino Unido, dos hombres, Thomas y Michael, son dos soldados jóvenes que se enamoran y nace una historia de amor entre ellos, en los años 40 del siglo XX. Pero se separan. Más tarde, se vuelven a ver después de la guerra.

Resultado de imagen de man in an orange shirt

Con el transcurso de los años, Thomas es pintor, y Michael va a visitarle. En este encuentro tienen una relación sexual muy especial, hablan de que se habían escrito cartas, pero que no se las habían enviado. Así que las leen ahora en persona cuando se reencuentran, mientras conversan sobre esos hechos.

Resultado de imagen de man in an orange shirt

Un día, le dice que sigue con su novia Flora Agnes, y que se va a casar (para mantener la imagen políticamente correcta en esa sociedad que en la época prohibía y veía mal la homosexualidad).

Thomas, al final, parece que lo acepta, y asiste a la boda. Le regala un cuadro pintado por él y se lo agradece. También le alegra el hecho de que haya acudido al evento.

Resultado de imagen de man in an orange shirt

Daphne y Flora Agnes tienen una conversación sobre sexo en la mesa del comedor. La primera le dice a la otra que le diga que se ponga encima en la cama.

Michael y Flora Agnes tienen sexo esa noche. Pero ella no se siente satisfecha, pues él actúa de una manera primitiva, sin mostrar ninguna sensibilidad con ella. Realizan el coito de una forma automática y sin la comunicación adecuada para el momento. Además ella se encuentra debajo, contrariamente a como lo había dicho su amiga Daphne, y él no tiene una erección porque realmente no se encuentra excitado. Le comenta que estas cosas ocurren, que habrá más ocasiones.

Hablan sobre invitar a Thomas para que conozca a Daphne, que habrá muchas chicas fascinadas por su elegancia y atractivo, pero él le dice que no es muy sociable.

Cuando entra y abre el cajón de la habitación, Flora encuentra las cartas escritas por su marido y las quema.

Un poco más tarde, a Thomas le encierran en la cárcel por haber tenido encuentros en unos baños públicos con otros hombres.

Cuando Michael le visita le dice que no le quiere volver a ver, pero que le haga un favor: que visite a su madre. Le hace caso y va a verla. La madre le dice que tiene una casa en Cassis, en un pueblo tranquilo de Francia, y que cuando salga en un año de la prisión podrían irse a vivir allí: uno pintando y el otro escribiendo.

Imagen relacionada

Pasan los años y Flora ha envejecido, se ha hecho abuela, pierde a su hijo y a su nuera, se queda viuda de Michael, sin saberse muy bien por qué. Y Flora vive con el nieto, que se llama Adam y es gay.

Imagen relacionada

Adam, trabaja de veterinario y le gusta quedar con chicos para tener sexo a través de una aplicación gay del móvil. Eso le crea una adicción. Pierde estabilidad en su rutina diaria y tranquilidad en su vida personal.

Conoce a Steve, un chico que es arquitecto, porque lleva a su mascota a la tienda donde trabaja, y después se enamoran y terminan viviendo juntos.

Resultado de imagen de man in an orange shirt

Flora reconoce a su nieto que su abuelo Michael fue gay como él, y que siempre le había querido a pesar de querer a Thomas, para mantener la situación normalizada y evitar ir a la cárcel.

Adam, el nieto de Michael y de Flora, recupera el cuadro pintado por Thomas con el retrato de su abuelo y ésta le explica todo a Adam.

También le lee la carta que no llegó a quemar ni leyó su abuelo, y cuando va con Steve, se la lee a él, después de haberle pillado chateando con otros chicos en la aplicación de citas gays.

A pesar de todo, Steve le quiere y ve que ambos están enamorados.

Resultado de imagen de man in an orange shirt